El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial de la Diabetes

120 instituciones acuerdan mayor transparencia en el uso de animales para experimentos

El 80 % de los animales usados en España para la investigación científica son roedores   Cerca de 90 instituciones […]

El 80 % de los animales usados en España para la investigación científica son roedores

 

Cerca de 90 instituciones públicas y privadas en el año 2016 firmaron un acuerdo de transparencia sobre el uso de animales en experimentación científica en España.  Actualmente alrededor de 120 instituciones pasaron a ser parte de este acuerdo.

El objetivo es precisamente abrir las puertas de los laboratorios y mostrar cómo se trabaja, las garantías y controles que tiene esta labor investigadora de cara al bienestar animal e informar de los beneficios que se derivan para la sociedad.

El documento fue presentado por la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) -que aúna alrededor de 40.000 investigadores- junto con la Asociación Europea de Investigación Animal (EARA), que controlará el cumplimiento de los compromisos en todos y cada uno de los centros firmantes, entre los que se cuentan organismos públicos de investigación como el CSIC; universidades como la Autónoma y la Complutense de Madrid o las de Barcelona, Valencia, Sevilla o Santiago de Compostela y centros de investigación como CNIO y CNIC, además de empresas y hospitales.

“Todo comenzó en Reino Unido en el año 2012. Los grupos animalistas contrarios a la experimentación animal habían sido muy eficaces colocando su mensaje a la sociedad. Por ese motivo, surgió la necesidad de contrarrestar esa desinformación en torno a la investigación con animales”, explica Lluís Montoliu, investigador del centro del CSIC., que coordina la iniciativa.

“Hay que hablar con claridad de que experimentamos con animales y proveer de información adecuada. El colectivo investigador no ha sido suficientemente transparente o claro”, dice el científico a modo de autocrítica.

En el año 2015, una iniciativa ciudadana llamada Stop Vivisection recogió más de un millón de apoyos para pedir a la Comisión Europea el fin de la experimentación científica con animales. La campaña fue rechazada, pero para los investigadores fue motivo de preocupación. Este movimiento sigue activo.

“El progreso biomédico está en riesgo en Europa, hay que ser claros”, asegura Juan Lerma, investigador principal en el Instituto de Neurociencias de Alicante y coordinador de la comisión para el estudio del uso de animales en investigación científica de la Cosce. En Europa, esta práctica científica está extraordinariamente regulada.

 

Te puede interesar: Los científicos trabajan en una vacuna que protegería un 80 % ante el brote de ébola

 

Tres comités revisan los experimentos antes de que un experimento científico que precise el uso de animales comience siquiera a andar.

En primer lugar, un comité local evalúa que el uso de animales en el experimento es pertinente.

Después, otro independiente y externo -llamado en la jerga órgano habilitado- se encarga de ir al detalle: ¿Cuántos animales se van a usar? ¿Es necesario utilizar esa cantidad? ¿Qué medidas (anestesias y analgesias) se tomarán para evitar el sufrimiento animal?.

 Y, por último, otro comité más administrativo -la autoridad competente- otorga o no la autorización para el experimento. En España, este último paso lo dan las consejerías de Medio Ambiente o de Sanidad de las Comunidades Autónomas. Todo este trámite puede demorar el inicio del experimento entre tres y cuatro meses.

El 80 % de los animales usados en España para la investigación son roedores y, aunque se utilizan algunos jerbos o cobayas, la mayor parte de ellos son ratones y ratas. Los peces, sobre todo por el uso del pez cebra, también son bastante utilizados.

Los que mayor rechazo social generan que son los perros, gatos o primates, son lo que menos se usan y apenas habrá centenares o pocos miles en toda España”, explica Montoliu. En España, la última estadística disponible del año 2014 revela que se usaron 800.000 animales para experimentación científica.

“Un estudio realizado en Reino Unido reveló que sólo los gatos domésticos matan cada año cinco millones de animales, más de los que se usan en todo el país para experimentación”, asegura Lerma.

18 septiembre, 2018

El 80 % de los animales usados en España para la investigación científica son roedores

 

Cerca de 90 instituciones públicas y privadas en el año 2016 firmaron un acuerdo de transparencia sobre el uso de animales en experimentación científica en España.  Actualmente alrededor de 120 instituciones pasaron a ser parte de este acuerdo.

El objetivo es precisamente abrir las puertas de los laboratorios y mostrar cómo se trabaja, las garantías y controles que tiene esta labor investigadora de cara al bienestar animal e informar de los beneficios que se derivan para la sociedad.

El documento fue presentado por la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) -que aúna alrededor de 40.000 investigadores- junto con la Asociación Europea de Investigación Animal (EARA), que controlará el cumplimiento de los compromisos en todos y cada uno de los centros firmantes, entre los que se cuentan organismos públicos de investigación como el CSIC; universidades como la Autónoma y la Complutense de Madrid o las de Barcelona, Valencia, Sevilla o Santiago de Compostela y centros de investigación como CNIO y CNIC, además de empresas y hospitales.

“Todo comenzó en Reino Unido en el año 2012. Los grupos animalistas contrarios a la experimentación animal habían sido muy eficaces colocando su mensaje a la sociedad. Por ese motivo, surgió la necesidad de contrarrestar esa desinformación en torno a la investigación con animales”, explica Lluís Montoliu, investigador del centro del CSIC., que coordina la iniciativa.

“Hay que hablar con claridad de que experimentamos con animales y proveer de información adecuada. El colectivo investigador no ha sido suficientemente transparente o claro”, dice el científico a modo de autocrítica.

En el año 2015, una iniciativa ciudadana llamada Stop Vivisection recogió más de un millón de apoyos para pedir a la Comisión Europea el fin de la experimentación científica con animales. La campaña fue rechazada, pero para los investigadores fue motivo de preocupación. Este movimiento sigue activo.

“El progreso biomédico está en riesgo en Europa, hay que ser claros”, asegura Juan Lerma, investigador principal en el Instituto de Neurociencias de Alicante y coordinador de la comisión para el estudio del uso de animales en investigación científica de la Cosce. En Europa, esta práctica científica está extraordinariamente regulada.

 

Te puede interesar: Los científicos trabajan en una vacuna que protegería un 80 % ante el brote de ébola

 

Tres comités revisan los experimentos antes de que un experimento científico que precise el uso de animales comience siquiera a andar.

En primer lugar, un comité local evalúa que el uso de animales en el experimento es pertinente.

Después, otro independiente y externo -llamado en la jerga órgano habilitado- se encarga de ir al detalle: ¿Cuántos animales se van a usar? ¿Es necesario utilizar esa cantidad? ¿Qué medidas (anestesias y analgesias) se tomarán para evitar el sufrimiento animal?.

 Y, por último, otro comité más administrativo -la autoridad competente- otorga o no la autorización para el experimento. En España, este último paso lo dan las consejerías de Medio Ambiente o de Sanidad de las Comunidades Autónomas. Todo este trámite puede demorar el inicio del experimento entre tres y cuatro meses.

El 80 % de los animales usados en España para la investigación son roedores y, aunque se utilizan algunos jerbos o cobayas, la mayor parte de ellos son ratones y ratas. Los peces, sobre todo por el uso del pez cebra, también son bastante utilizados.

Los que mayor rechazo social generan que son los perros, gatos o primates, son lo que menos se usan y apenas habrá centenares o pocos miles en toda España”, explica Montoliu. En España, la última estadística disponible del año 2014 revela que se usaron 800.000 animales para experimentación científica.

“Un estudio realizado en Reino Unido reveló que sólo los gatos domésticos matan cada año cinco millones de animales, más de los que se usan en todo el país para experimentación”, asegura Lerma.

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *