El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

19 de octubre: Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama

¡Cuidate! prevenir es Vivir.   Cada año se celebra el Día Mundial de lucha contra el Cáncer de Mama con […]

¡Cuidate! prevenir es Vivir.

 

Cada año se celebra el Día Mundial de lucha contra el Cáncer de Mama con el fin de informar y sensibilizar a la población acerca de esta enfermedad que mata a miles de mujeres en el mundo.

La sensibilización sobre el Cáncer de Mama, se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, y este contribuye a aumentar la atención y el apoyo a la detección temprana, el tratamiento y los cuidados paliativos de esta enfermedad.

Se producen alrededor de 1,38 millones de nuevos casos y 458.000 muertes por cáncer de mama, siendo el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

Hay tantas personas en el mundo buscando la manera de luchar contra la batalla de la enfermedad del cáncer de Mama, pensando cada día en que el tratamiento no funcionó, porque no te aceptaron en el estudio clínico en el que tantas esperanzas habías puesto o porque las pruebas radiológicas nos dan la mala noticia del avance de la enfermedad.

¿Cuántas de nosotras sabemos tan bien lo que se siente?

Muchos intentan combatir ese estado. Sí, estado porque solo dura un tiempo y luego se transforma en algo mucho mejor, si se permite que enseñe la lección que toca.

La enfermedad ha dado un buen impacto, enseñando a vivir el presente de muchos, a hacer menos cosas y a disfrutarlas más. Piénsalo, ¿cuánta energía ganarías para tu vida diaria si te preocuparas menos y rieras un poco más? ¿Cuántas obligaciones innecesarias te exiges al final del día? La crisis nos ha enseñado a vivir con menos cosas, ¿tenemos que esperar también a tener una enfermedad grave para aprender a vivir con menos angustia? Todo pasa. Y el milagro se produce en ti. Si te aferras, sólo tendrás lo que quepa en un puño. Abre tus manos, celebra la vida, y pasarán por ellas toda la arena del desierto.

Antes los pacientes de cáncer vivían su enfermedad en silencio, pero hoy cada vez más deciden compartir su caso.

Hablar de cáncer hoy es hablar de transformación. Si bien todavía queda un largo camino para entender el mal en todas sus dimensiones, gracias a los avances médicos ya no es necesariamente un sinónimo de muerte. Y eso lo entienden millones de personas que lo padecen y, en lugar de ocultarse, han decidido contarle al mundo cómo la enfermedad las ha cambiado.

Cuando un famoso habla de cáncer permite que la gente no se sienta tan extraña y se cuestione: “Si le dio al presidente, a mí también me puede pasar”. Eso abre unos espacios para que cualquier paciente se sienta con el derecho a expresarse, despertando la solidaridad de tantos voluntarios que quieren ayudar.

 

Por ejemplo: Lorena Meritano, actriz, 43 años

“La vida cambia y uno cambia con ella. Todo empezó en marzo cuando vinimos a Buenos Aires con mi esposo, Ernesto Calzadilla, a comprar una obra de teatro que yo planeaba hacer este año en Colombia. Aproveché para someterme a mi chequeo de salud anual y en ese momento los resultados salieron perfectos, pero en abril noté una bolita en el seno. Gracias a Dios me di cuenta, porque de no ser así, solo me habría vuelto a hacer los exámenes de rutina hasta el próximo año. De regreso a Bogotá me hicieron los estudios correspondientes y entonces nos enteramos de que tenía un tumor. A las dos biopsias nos dijeron que era un cáncer agresivo. Tocaba actuar pronto. Viajamos otra vez a Argentina –donde nací y vive mi familia– y a las dos semanas ya tenía programada la cirugía. Tres días antes del procedimiento ya eran dos tumores. El cáncer se expandía rápidamente. Lograron extirparlos, pero una semana después los médicos me dieron la mala noticia de que tenían que practicarme una mastectomía y extraerme todos los ganglios. Fueron dos operaciones y ahora estoy en quimioterapia: me faltan 14 de 16. Al salir del quirófano quise verme sin seno enseguida. Ya se me cayó el pelo y aunque me da miedo morir, no he dejado que ese temor me gane la batalla un solo día. Tengo fe, fuerza y amor. Decidí abrazar la enfermedad porque, ¿quién soy para luchar contra ella? Acepto la posibilidad de sanarme y de crecer en este proceso. Todavía hay gente que le tiene pavor a la palabra cáncer, pero en mi caso me ha llenado de energía compartir mi experiencia. Espero que los demás aprendan la importancia de prevenir, de informarse y de hacerse el autoexamen y los controles de rutina. Y sobre todo, entiendan que se cura, detectado a tiempo y tratado de manera convencional”.

 

La única cosa que tenemos que temer, es al miedo mismo. Por lo que la única cosa que deberías de tener miedo es de no ir a hacerte tus “mamografías”.

 

19 octubre, 2018

¡Cuidate! prevenir es Vivir.

 

Cada año se celebra el Día Mundial de lucha contra el Cáncer de Mama con el fin de informar y sensibilizar a la población acerca de esta enfermedad que mata a miles de mujeres en el mundo.

La sensibilización sobre el Cáncer de Mama, se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, y este contribuye a aumentar la atención y el apoyo a la detección temprana, el tratamiento y los cuidados paliativos de esta enfermedad.

Se producen alrededor de 1,38 millones de nuevos casos y 458.000 muertes por cáncer de mama, siendo el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

Hay tantas personas en el mundo buscando la manera de luchar contra la batalla de la enfermedad del cáncer de Mama, pensando cada día en que el tratamiento no funcionó, porque no te aceptaron en el estudio clínico en el que tantas esperanzas habías puesto o porque las pruebas radiológicas nos dan la mala noticia del avance de la enfermedad.

¿Cuántas de nosotras sabemos tan bien lo que se siente?

Muchos intentan combatir ese estado. Sí, estado porque solo dura un tiempo y luego se transforma en algo mucho mejor, si se permite que enseñe la lección que toca.

La enfermedad ha dado un buen impacto, enseñando a vivir el presente de muchos, a hacer menos cosas y a disfrutarlas más. Piénsalo, ¿cuánta energía ganarías para tu vida diaria si te preocuparas menos y rieras un poco más? ¿Cuántas obligaciones innecesarias te exiges al final del día? La crisis nos ha enseñado a vivir con menos cosas, ¿tenemos que esperar también a tener una enfermedad grave para aprender a vivir con menos angustia? Todo pasa. Y el milagro se produce en ti. Si te aferras, sólo tendrás lo que quepa en un puño. Abre tus manos, celebra la vida, y pasarán por ellas toda la arena del desierto.

Antes los pacientes de cáncer vivían su enfermedad en silencio, pero hoy cada vez más deciden compartir su caso.

Hablar de cáncer hoy es hablar de transformación. Si bien todavía queda un largo camino para entender el mal en todas sus dimensiones, gracias a los avances médicos ya no es necesariamente un sinónimo de muerte. Y eso lo entienden millones de personas que lo padecen y, en lugar de ocultarse, han decidido contarle al mundo cómo la enfermedad las ha cambiado.

Cuando un famoso habla de cáncer permite que la gente no se sienta tan extraña y se cuestione: “Si le dio al presidente, a mí también me puede pasar”. Eso abre unos espacios para que cualquier paciente se sienta con el derecho a expresarse, despertando la solidaridad de tantos voluntarios que quieren ayudar.

 

Por ejemplo: Lorena Meritano, actriz, 43 años

“La vida cambia y uno cambia con ella. Todo empezó en marzo cuando vinimos a Buenos Aires con mi esposo, Ernesto Calzadilla, a comprar una obra de teatro que yo planeaba hacer este año en Colombia. Aproveché para someterme a mi chequeo de salud anual y en ese momento los resultados salieron perfectos, pero en abril noté una bolita en el seno. Gracias a Dios me di cuenta, porque de no ser así, solo me habría vuelto a hacer los exámenes de rutina hasta el próximo año. De regreso a Bogotá me hicieron los estudios correspondientes y entonces nos enteramos de que tenía un tumor. A las dos biopsias nos dijeron que era un cáncer agresivo. Tocaba actuar pronto. Viajamos otra vez a Argentina –donde nací y vive mi familia– y a las dos semanas ya tenía programada la cirugía. Tres días antes del procedimiento ya eran dos tumores. El cáncer se expandía rápidamente. Lograron extirparlos, pero una semana después los médicos me dieron la mala noticia de que tenían que practicarme una mastectomía y extraerme todos los ganglios. Fueron dos operaciones y ahora estoy en quimioterapia: me faltan 14 de 16. Al salir del quirófano quise verme sin seno enseguida. Ya se me cayó el pelo y aunque me da miedo morir, no he dejado que ese temor me gane la batalla un solo día. Tengo fe, fuerza y amor. Decidí abrazar la enfermedad porque, ¿quién soy para luchar contra ella? Acepto la posibilidad de sanarme y de crecer en este proceso. Todavía hay gente que le tiene pavor a la palabra cáncer, pero en mi caso me ha llenado de energía compartir mi experiencia. Espero que los demás aprendan la importancia de prevenir, de informarse y de hacerse el autoexamen y los controles de rutina. Y sobre todo, entiendan que se cura, detectado a tiempo y tratado de manera convencional”.

 

La única cosa que tenemos que temer, es al miedo mismo. Por lo que la única cosa que deberías de tener miedo es de no ir a hacerte tus “mamografías”.

 

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *