El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

280 toneladas de residuos industriales se vierten cada día en el río más contaminado del mundo

A finales del año 2008 el Banco Asiático de Desarrollo concedió un paquete de préstamos al gobierno de Indonesia por […]

A finales del año 2008 el Banco Asiático de Desarrollo concedió un paquete de préstamos al gobierno de Indonesia por valor de más de 500 millones de dólares.

 

El río Citarum que recorre la isla de Java, en Indonesia, proporciona el 80 % de suministro de agua a la capital, Yakarta. Soporta una población de 28 millones de personas y ofrece un 20 % del producto interior bruto de Indonesia.

La rápida urbanización e industrialización a lo largo de su cuenca en los últimos 20 años ha desembocado en un incremento bestial de aguas residuales sin tratamiento, residuos sólidos y afluentes industriales, que afectan a la salud pública y amenaza gravemente la subsistencia de las familias de pescadores pobres.

En muchos casos, estos pescadores continúan subsistiendo gracias al río, pero han tenido que cambiar la pesca por la búsqueda de residuos reciclables. Como se puede ver en las fotografías, las pequeñas barcas con las que antes lanzaban sus redes, ahora les sirven para surcar el mar de basura y recoger todo lo reutilizable.

Pese a lo aterrador y triste de la situación del río y de la gente que subsiste gracias a él, no todo está perdido todavía. La contaminación está en la parte baja del río, en los aledaños de la capital y todo el resto del río está en perfectas condiciones.

“Siento picores en las manos y mi cosecha está dañada”, cuenta el hombre de 54 años. “La polución afecta a mi arroz. Si sigo, voy a perder dinero. Si no sigo, no tendré otro trabajo para alimentar a mi familia”.

La contaminación ha ido empeorando con el paso del tiempo. En los años 80, una nueva zona industrial creció en torno a la pequeña ciudad de Majalaya, a 170 km al este de la capital, Yakarta. Fábricas téxtiles se instalaron allí en una superficie de 2.000 hectáreas y se crearon empleos, pero el coste medioambiental ha sido altísimo.

Cerca de 280 toneladas de residuos industriales se vierten cada día en el río, según datos oficiales, y numerosos habitantes acostumbran a tirar la basura en sus aguas.

 

Te puede interesar: El 52 % de las tortugas marinas ha comido plástico

 

“Cuando llueve y mi casa se inunda, el olor es horrible”, cuenta uno de ellos, Achmad Fachrureza, mientras navega por el Citarum a bordo de una lancha neumática, en medio de botellas de plástico, envases de poliestireno y todo tipo de desperdicios.

Ese hombre de 57 años trabajaba como agente de seguridad en una fábrica textil cerca de su casa, pero perdió su empleo tras hacer preguntas sobre el sistema de gestión de los residuos de la empresa.

A finales del año 2008 el Banco Asiático de Desarrollo concedió un paquete de préstamos al gobierno de Indonesia por valor de más de 500 millones de dólares para la restauración y limpieza de la cuenca del río. El paquete será entregado de forma gradual durante los próximos quince años y apoyará proyectos para el saneamiento y la construcción de plantas de tratamiento de residuos en la cuenca del río y para abastecer de agua potable a las familias pobres que utilizan el río contaminado para la pesca, el baño y la lavandería e incluso para su consumo propio.

Teniendo en cuenta que estas montañas de basura son el único modo de subsistencia de centenares de familias, los préstamos también estarán dirigidos a crear 25.000 hectáreas de campos de arroz, entregando una hectárea por familia, de lo cual saldrán 25.000 familias de agricultores nuevas.

27 septiembre, 2018

A finales del año 2008 el Banco Asiático de Desarrollo concedió un paquete de préstamos al gobierno de Indonesia por valor de más de 500 millones de dólares.

 

El río Citarum que recorre la isla de Java, en Indonesia, proporciona el 80 % de suministro de agua a la capital, Yakarta. Soporta una población de 28 millones de personas y ofrece un 20 % del producto interior bruto de Indonesia.

La rápida urbanización e industrialización a lo largo de su cuenca en los últimos 20 años ha desembocado en un incremento bestial de aguas residuales sin tratamiento, residuos sólidos y afluentes industriales, que afectan a la salud pública y amenaza gravemente la subsistencia de las familias de pescadores pobres.

En muchos casos, estos pescadores continúan subsistiendo gracias al río, pero han tenido que cambiar la pesca por la búsqueda de residuos reciclables. Como se puede ver en las fotografías, las pequeñas barcas con las que antes lanzaban sus redes, ahora les sirven para surcar el mar de basura y recoger todo lo reutilizable.

Pese a lo aterrador y triste de la situación del río y de la gente que subsiste gracias a él, no todo está perdido todavía. La contaminación está en la parte baja del río, en los aledaños de la capital y todo el resto del río está en perfectas condiciones.

“Siento picores en las manos y mi cosecha está dañada”, cuenta el hombre de 54 años. “La polución afecta a mi arroz. Si sigo, voy a perder dinero. Si no sigo, no tendré otro trabajo para alimentar a mi familia”.

La contaminación ha ido empeorando con el paso del tiempo. En los años 80, una nueva zona industrial creció en torno a la pequeña ciudad de Majalaya, a 170 km al este de la capital, Yakarta. Fábricas téxtiles se instalaron allí en una superficie de 2.000 hectáreas y se crearon empleos, pero el coste medioambiental ha sido altísimo.

Cerca de 280 toneladas de residuos industriales se vierten cada día en el río, según datos oficiales, y numerosos habitantes acostumbran a tirar la basura en sus aguas.

 

Te puede interesar: El 52 % de las tortugas marinas ha comido plástico

 

“Cuando llueve y mi casa se inunda, el olor es horrible”, cuenta uno de ellos, Achmad Fachrureza, mientras navega por el Citarum a bordo de una lancha neumática, en medio de botellas de plástico, envases de poliestireno y todo tipo de desperdicios.

Ese hombre de 57 años trabajaba como agente de seguridad en una fábrica textil cerca de su casa, pero perdió su empleo tras hacer preguntas sobre el sistema de gestión de los residuos de la empresa.

A finales del año 2008 el Banco Asiático de Desarrollo concedió un paquete de préstamos al gobierno de Indonesia por valor de más de 500 millones de dólares para la restauración y limpieza de la cuenca del río. El paquete será entregado de forma gradual durante los próximos quince años y apoyará proyectos para el saneamiento y la construcción de plantas de tratamiento de residuos en la cuenca del río y para abastecer de agua potable a las familias pobres que utilizan el río contaminado para la pesca, el baño y la lavandería e incluso para su consumo propio.

Teniendo en cuenta que estas montañas de basura son el único modo de subsistencia de centenares de familias, los préstamos también estarán dirigidos a crear 25.000 hectáreas de campos de arroz, entregando una hectárea por familia, de lo cual saldrán 25.000 familias de agricultores nuevas.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *