El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

El 68 % de alimentos marinos están contaminados con microplásticos

A largo plazo estas partículas pueden afectar el intestino de los seres humanos     El lujo de comer alimentos […]

A largo plazo estas partículas pueden afectar el intestino de los seres humanos

 

 

El lujo de comer alimentos provenientes del mar se ve ahora amenazado por la posibilidad de estar consumiendo microplásticos, partículas diminutas que llegan a los océanos provenientes de productos como dentífricos  y cremas exfoliantes. El caso ha sido expuesto por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) este martes 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente.

 

Según un informe de la organización ecologista Greenpeace, este material perjudicial está en al menos 170 especies marinas como mejillones, ostras, atunes y la caballa.

 

Por su parte, la OCU reveló que han encontrado microplásticos en 69 de los 102 alimentos de origen marino que han estudiado, entre los que había muestras de sal, moluscos y crustáceos.

 

El daño que ocasiona el consumo de microplásticos en especies marinas es ampliamente conocido. Estas diminutas partículas son ingeridas por los animales que sufren consecuencias como daños en los intestinos que no pueden procesarlas, generan deterioro en los aparatos reproductivos, debilitamiento e incluso causan su muerte.

 

En el caso de los seres humanos, el plástico es procesado y eliminado por el intestino, pero su consumo prolongando puede tener las mismas consecuencias que en los animales.

 

De acuerdo a lo explicado por la OCU, las muestras de sal, mejillones, almejas, chirlas, langostinos, langosta y gambas contenían principalmente microfibras y microfilms. En el caso de la sal, dos tercios de la muestras contenían microplásticos “provenientes del medio ambiente y no del envase o el método de obtención”, ya que “no existen diferencias significativas entre los resultados de la sal envasada en plástico, cristal o cartón, ni entre la procesada industrialmente y la procesada manualmente”.

 

En este sentido, la OCU, encargada de defender los derechos de los consumidores a través de una sociedad de compra transparente y justa, exhorta a que los moluscos se sometan a un tratamiento de depuración en el caso de que vayan a ser consumidos por humanos. A pesar de que este trabajo ya se hace, aún hay un 71 % de microfibras en las muestras.

Te podría interesar: Día mundial del medio ambiente: en 30 años habrá más plásticos que peces en el mar

 

Más que un problema ambiental

Esta situación se hace más imperante en un momento en el que la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha advertido sobre la proliferación de plástico en los océanos. Asimismo, la OCU hace un llamamiento porque es un problema que va más allá de lo ambiental y se convierte en un factor que afecta la salud pública.”La presencia de plásticos en el mar no es solo un problema ambiental, sino que afecta ya a actividades económicas como el turismo o la pesca”.

Por lo tanto, la organización se ha unido al llamamiento que se le hace a cada consumidor: reducir el uso de plástico, comprando al mayor, usando bolsas ecológicas, evitando el uso de pajitas y vasos desechables. Y además sustituir los productos de hiegene que lleven microesferas o envases en plástico.

6 junio, 2018
A largo plazo estas partículas pueden afectar el intestino de los seres humanos

 

 

El lujo de comer alimentos provenientes del mar se ve ahora amenazado por la posibilidad de estar consumiendo microplásticos, partículas diminutas que llegan a los océanos provenientes de productos como dentífricos  y cremas exfoliantes. El caso ha sido expuesto por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) este martes 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente.

 

Según un informe de la organización ecologista Greenpeace, este material perjudicial está en al menos 170 especies marinas como mejillones, ostras, atunes y la caballa.

 

Por su parte, la OCU reveló que han encontrado microplásticos en 69 de los 102 alimentos de origen marino que han estudiado, entre los que había muestras de sal, moluscos y crustáceos.

 

El daño que ocasiona el consumo de microplásticos en especies marinas es ampliamente conocido. Estas diminutas partículas son ingeridas por los animales que sufren consecuencias como daños en los intestinos que no pueden procesarlas, generan deterioro en los aparatos reproductivos, debilitamiento e incluso causan su muerte.

 

En el caso de los seres humanos, el plástico es procesado y eliminado por el intestino, pero su consumo prolongando puede tener las mismas consecuencias que en los animales.

 

De acuerdo a lo explicado por la OCU, las muestras de sal, mejillones, almejas, chirlas, langostinos, langosta y gambas contenían principalmente microfibras y microfilms. En el caso de la sal, dos tercios de la muestras contenían microplásticos “provenientes del medio ambiente y no del envase o el método de obtención”, ya que “no existen diferencias significativas entre los resultados de la sal envasada en plástico, cristal o cartón, ni entre la procesada industrialmente y la procesada manualmente”.

 

En este sentido, la OCU, encargada de defender los derechos de los consumidores a través de una sociedad de compra transparente y justa, exhorta a que los moluscos se sometan a un tratamiento de depuración en el caso de que vayan a ser consumidos por humanos. A pesar de que este trabajo ya se hace, aún hay un 71 % de microfibras en las muestras.

Te podría interesar: Día mundial del medio ambiente: en 30 años habrá más plásticos que peces en el mar

 

Más que un problema ambiental

Esta situación se hace más imperante en un momento en el que la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha advertido sobre la proliferación de plástico en los océanos. Asimismo, la OCU hace un llamamiento porque es un problema que va más allá de lo ambiental y se convierte en un factor que afecta la salud pública.”La presencia de plásticos en el mar no es solo un problema ambiental, sino que afecta ya a actividades económicas como el turismo o la pesca”.

Por lo tanto, la organización se ha unido al llamamiento que se le hace a cada consumidor: reducir el uso de plástico, comprando al mayor, usando bolsas ecológicas, evitando el uso de pajitas y vasos desechables. Y además sustituir los productos de hiegene que lleven microesferas o envases en plástico.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *