El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Acusan a mujer de matar a sus dos hijas después de realizar búsquedas en internet relacionadas con homicidios perfectos

Foto: People La mujer de 23 años que fue detenida el pasado jueves, perpetró el primer asesinato en el año […]

Foto: People

La mujer de 23 años que fue detenida el pasado jueves, perpetró el primer asesinato en el año 2015 y el segundo dos años más tarde

 

Stephany Lafountain, de 23 años de edad, residente en Estados Unidos, era madre de dos niñas que “murieron en circunstancias extrañas”, una en septiembre del año 2015 y la otra en noviembre del año 2017. En el primer caso, la misma madre llamó a la Policía local para pedir ayuda cuando su hija de cuatro meses, mostró señales de no respirar.

Debido a que la madre había llamado a las autoridades, el caso de la pequeña no fue investigado como homicidio, sino como un accidente, sin embargo poco más de dos años después, en noviembre del año 2017, el caso se repitió.

Esa noche, Lafountain volvió a llamar a los servicios de emergencia para pedirles ayuda con su otra hija, que tampoco respiraba, factor que llamó la atención de la Policía, que comenzó a investigar la muerte de las dos pequeñas por homicidio.

La muerte de ese bebé no fue investigada como un homicidio en ese momento, pero las similitudes en los dos casos provocaron que los investigadores ampliaran su investigación, dijo la Policía en un comunicado de prensa.

“Esto es solo una tragedia inimaginable”, dijo el jefe de Policía de Fairbanks, Eric Jewkes. “Tenemos dos bebés que fueron asesinadas por su madre. ¿Cómo podemos siquiera imaginar eso?”.

La mujer de 23 años que fue detenida, perpetró el primer asesinato en el año 2015 y el segundo dos años más tarde dando la voz de alerta en ambas ocasiones con el mismo procedimiento. La madre llamaba a los servicios de emergencia avisando de que sus hijas “ya no respiraban”. La investigación se alargó nueve meses y las sospechas de la policía cogieron forma a raíz de la muerte de la hija mayor, en noviembre del año 2017.

En aquella ocasión, la pareja de la acusada se encontraba fuera del hogar, en servicio militar. Lafountain le llamó después de avisar a emergencias y este regresó a casa donde practicó a la pequeña primeros auxilios.

Después, la niña fue trasladada al hospital de la ciudad, donde murió a los cuatro días debido a la falta de oxígeno irradiado al cerebro. Este último deceso llevó a la policía a investigar la muerte de la bebé de cuatro meses y, aunque no se ha podido esclarecer qué pasó de manera oficial, sí se ha confirmado su muerte por asfixia.

 

Te puede interesar: Un anciano mata a su esposa de dos puñaladas

 

De hecho,  las búsquedas realizadas en internet por Lafountain fueron “asfixia y ahogamiento”, “la mejor forma de asfixia” o “¿Se detectará el ahogamiento en la autopsia?”.

“Esto es una tragedia inconcebible. “Hay una familia, y por supuesto, hay un bebé que ha sufrido en la oscuridad, en el silencio”, dijo el portavoz de la policía después de conocerse más datos.

Ambas autopsias demostraron que las pequeñas “gozaban de buena salud, no padecían anomalía, así como enfermedades o lesiones”, detalló.

Tras ampliar su investigación, las autoridades se dieron cuenta que fue la madre la que había asfixiado a sus dos niñas con sus propias manos, después de realizar búsquedas en Internet relacionadas con homicidios “perfectos” donde los culpables no son detenidos debido a la falta de pruebas.

Según fuentes locales, las autoridades tardaron 9 meses a partir de noviembre del año 2017 para acumular suficiente evidencia para arrestar a Lafountain, que está acusada de homicidio en primer y segundo grado de sus hijas.

La menor identificada únicamente como C.P., murió con síntomas de asfixia en el año 2015, mientras que su hermana, J.L., falleció en el año 2017 por falta de oxígeno en el cerebro. Las necropsias de ambas mostraron que su muerte fue provocada por alguien más, y que no había anormalidades genéticas, lesiones o enfermedades que causaran su muerte.

Ahora la madre deberá ser defendida por un abogado de oficio, pero el jefe de la Policía de Fairbanks, Eric Jewkes, dijo que la muerte de las dos pequeñas es “una tragedia inimaginable”.

Cuando las autoridades buscaron pistas en el ordenador  de la acusada, encontraron preguntas como “16 pasos para matar a alguien y no ser atrapado”, “ahogamiento y forense” y “ahogamiento y asfixiar”. El caso de Stephany Lafountain sigue abierto.

6 septiembre, 2018

Foto: People

La mujer de 23 años que fue detenida el pasado jueves, perpetró el primer asesinato en el año 2015 y el segundo dos años más tarde

 

Stephany Lafountain, de 23 años de edad, residente en Estados Unidos, era madre de dos niñas que “murieron en circunstancias extrañas”, una en septiembre del año 2015 y la otra en noviembre del año 2017. En el primer caso, la misma madre llamó a la Policía local para pedir ayuda cuando su hija de cuatro meses, mostró señales de no respirar.

Debido a que la madre había llamado a las autoridades, el caso de la pequeña no fue investigado como homicidio, sino como un accidente, sin embargo poco más de dos años después, en noviembre del año 2017, el caso se repitió.

Esa noche, Lafountain volvió a llamar a los servicios de emergencia para pedirles ayuda con su otra hija, que tampoco respiraba, factor que llamó la atención de la Policía, que comenzó a investigar la muerte de las dos pequeñas por homicidio.

La muerte de ese bebé no fue investigada como un homicidio en ese momento, pero las similitudes en los dos casos provocaron que los investigadores ampliaran su investigación, dijo la Policía en un comunicado de prensa.

“Esto es solo una tragedia inimaginable”, dijo el jefe de Policía de Fairbanks, Eric Jewkes. “Tenemos dos bebés que fueron asesinadas por su madre. ¿Cómo podemos siquiera imaginar eso?”.

La mujer de 23 años que fue detenida, perpetró el primer asesinato en el año 2015 y el segundo dos años más tarde dando la voz de alerta en ambas ocasiones con el mismo procedimiento. La madre llamaba a los servicios de emergencia avisando de que sus hijas “ya no respiraban”. La investigación se alargó nueve meses y las sospechas de la policía cogieron forma a raíz de la muerte de la hija mayor, en noviembre del año 2017.

En aquella ocasión, la pareja de la acusada se encontraba fuera del hogar, en servicio militar. Lafountain le llamó después de avisar a emergencias y este regresó a casa donde practicó a la pequeña primeros auxilios.

Después, la niña fue trasladada al hospital de la ciudad, donde murió a los cuatro días debido a la falta de oxígeno irradiado al cerebro. Este último deceso llevó a la policía a investigar la muerte de la bebé de cuatro meses y, aunque no se ha podido esclarecer qué pasó de manera oficial, sí se ha confirmado su muerte por asfixia.

 

Te puede interesar: Un anciano mata a su esposa de dos puñaladas

 

De hecho,  las búsquedas realizadas en internet por Lafountain fueron “asfixia y ahogamiento”, “la mejor forma de asfixia” o “¿Se detectará el ahogamiento en la autopsia?”.

“Esto es una tragedia inconcebible. “Hay una familia, y por supuesto, hay un bebé que ha sufrido en la oscuridad, en el silencio”, dijo el portavoz de la policía después de conocerse más datos.

Ambas autopsias demostraron que las pequeñas “gozaban de buena salud, no padecían anomalía, así como enfermedades o lesiones”, detalló.

Tras ampliar su investigación, las autoridades se dieron cuenta que fue la madre la que había asfixiado a sus dos niñas con sus propias manos, después de realizar búsquedas en Internet relacionadas con homicidios “perfectos” donde los culpables no son detenidos debido a la falta de pruebas.

Según fuentes locales, las autoridades tardaron 9 meses a partir de noviembre del año 2017 para acumular suficiente evidencia para arrestar a Lafountain, que está acusada de homicidio en primer y segundo grado de sus hijas.

La menor identificada únicamente como C.P., murió con síntomas de asfixia en el año 2015, mientras que su hermana, J.L., falleció en el año 2017 por falta de oxígeno en el cerebro. Las necropsias de ambas mostraron que su muerte fue provocada por alguien más, y que no había anormalidades genéticas, lesiones o enfermedades que causaran su muerte.

Ahora la madre deberá ser defendida por un abogado de oficio, pero el jefe de la Policía de Fairbanks, Eric Jewkes, dijo que la muerte de las dos pequeñas es “una tragedia inimaginable”.

Cuando las autoridades buscaron pistas en el ordenador  de la acusada, encontraron preguntas como “16 pasos para matar a alguien y no ser atrapado”, “ahogamiento y forense” y “ahogamiento y asfixiar”. El caso de Stephany Lafountain sigue abierto.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *