El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial de los Derechos de la Infancia

Apagaron las luces: lámparas halógenas en Europa fuera de circulación

La retirada de este tipo de producto consiste en ir eliminando progresivamente productos dañinos con el medio ambiente   El […]

La retirada de este tipo de producto consiste en ir eliminando progresivamente productos dañinos con el medio ambiente

 

El 1 de septiembre del año 2018 venció el plazo para el alumbrado halógeno, por lo que no se podrán poner en el mercado este tipo de lámparas. La Unión Europea viene trabajando desde el año 2009 en la implementación de un calendario cuyo objetivo es la progresiva eliminación de los productos de iluminación tradicional, como las bombillas halógenas, que son mucho más ineficientes que las nuevas tecnologías.

El principal objetivo de la normativa europea es promover la eficiencia energética en el sector de la Iluminación en todo el territorio de la Unión Europea y la retirada de este tipo de producto consiste en ir eliminando progresivamente productos dañinos con el medio ambiente.

La Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (ANFALUM) está satisfecha con el correcto cumplimiento de la normativa europea que llevan a cabo sus fabricantes y prevé que la medida mejorará la competitividad del sector, en plena expansión digital.

 “El alumbrado doméstico halógeno actual supone entre el 30% y el 40% del parque actual. Esto es debido a la progresiva implantación del LED en el mercado, que desde hace varios años consecutivos ya supera en España el 60% del mismo”, afirma el Director General de ANFALUM, Alfredo Berges.

Las nuevas tecnologías de la iluminación, concretamente el LED, dentro de la llamada iluminación inteligente (smartlighting) suponen ahorros de entre un 50 % y un 60 %. Si además usamos instalaciones de calidad y sistemas inteligentes de alumbrado (detección, reguladores, etc), el ahorro puede llegar hasta el 80-90 % con respecto a la iluminación tradicional.”

La Comisión Europea ha indicado que la sustitución de los halógenos por LED permitirá un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción del recibo de la luz de un 15 %.

 

Te puede interesar: ¿Por qué es mejor utilizar bombillas Led?

En este sentido, Berges añade que “el ahorro energético pasa por utilizar productos de calidad, que alumbren bien, que sean más eficientes y más ecológicos, pero también es necesario que estén diseñados, instalados y efectuado el mantenimiento de las instalaciones, de la mano de profesionales cualificados”.

Un estudio de la ONG European Enviroment Bureau establece que el precio medio de una bombilla halógena ronda los 1,8 euros frente a los 5,5 euros de una LED. Si la vida media de la primera es de unos dos años y la de la segunda de unos 15, al final las cuentas salen. Aproximadamente, entre siete u ocho halógenas equivalen a una LED.

Incandescentes y halógenas quedaron así desterradas del mercado en beneficio de las LED y las conocidas como de bajo consumo, las compactas fluorescentes. Estas, aunque más eficaces que las tradicionales, no se pueden equiparar a las LED en cuanto a niveles de contaminación -contienen mercurio- y consumo. Además, cuentan con varios inconvenientes como que tarden un tiempo en llegar a su máxima potencia.

Por eso las LED se presenta como la mejor opción en prácticamente todos los sentidos. Aunque Xavier Perpiña, investigador del CSIC en el Instituto de Microelectrónica de señala también el coste más elevado del reciclaje de las mismas.

Asimismo, las lámparas LED tienen una vida útil de entre 20.000 y 30.000 horas. Esto, comparado con las halógenas, supone una diferencia de cinco o seis veces más.

 

4 septiembre, 2018

La retirada de este tipo de producto consiste en ir eliminando progresivamente productos dañinos con el medio ambiente

 

El 1 de septiembre del año 2018 venció el plazo para el alumbrado halógeno, por lo que no se podrán poner en el mercado este tipo de lámparas. La Unión Europea viene trabajando desde el año 2009 en la implementación de un calendario cuyo objetivo es la progresiva eliminación de los productos de iluminación tradicional, como las bombillas halógenas, que son mucho más ineficientes que las nuevas tecnologías.

El principal objetivo de la normativa europea es promover la eficiencia energética en el sector de la Iluminación en todo el territorio de la Unión Europea y la retirada de este tipo de producto consiste en ir eliminando progresivamente productos dañinos con el medio ambiente.

La Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (ANFALUM) está satisfecha con el correcto cumplimiento de la normativa europea que llevan a cabo sus fabricantes y prevé que la medida mejorará la competitividad del sector, en plena expansión digital.

 “El alumbrado doméstico halógeno actual supone entre el 30% y el 40% del parque actual. Esto es debido a la progresiva implantación del LED en el mercado, que desde hace varios años consecutivos ya supera en España el 60% del mismo”, afirma el Director General de ANFALUM, Alfredo Berges.

Las nuevas tecnologías de la iluminación, concretamente el LED, dentro de la llamada iluminación inteligente (smartlighting) suponen ahorros de entre un 50 % y un 60 %. Si además usamos instalaciones de calidad y sistemas inteligentes de alumbrado (detección, reguladores, etc), el ahorro puede llegar hasta el 80-90 % con respecto a la iluminación tradicional.”

La Comisión Europea ha indicado que la sustitución de los halógenos por LED permitirá un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción del recibo de la luz de un 15 %.

 

Te puede interesar: ¿Por qué es mejor utilizar bombillas Led?

En este sentido, Berges añade que “el ahorro energético pasa por utilizar productos de calidad, que alumbren bien, que sean más eficientes y más ecológicos, pero también es necesario que estén diseñados, instalados y efectuado el mantenimiento de las instalaciones, de la mano de profesionales cualificados”.

Un estudio de la ONG European Enviroment Bureau establece que el precio medio de una bombilla halógena ronda los 1,8 euros frente a los 5,5 euros de una LED. Si la vida media de la primera es de unos dos años y la de la segunda de unos 15, al final las cuentas salen. Aproximadamente, entre siete u ocho halógenas equivalen a una LED.

Incandescentes y halógenas quedaron así desterradas del mercado en beneficio de las LED y las conocidas como de bajo consumo, las compactas fluorescentes. Estas, aunque más eficaces que las tradicionales, no se pueden equiparar a las LED en cuanto a niveles de contaminación -contienen mercurio- y consumo. Además, cuentan con varios inconvenientes como que tarden un tiempo en llegar a su máxima potencia.

Por eso las LED se presenta como la mejor opción en prácticamente todos los sentidos. Aunque Xavier Perpiña, investigador del CSIC en el Instituto de Microelectrónica de señala también el coste más elevado del reciclaje de las mismas.

Asimismo, las lámparas LED tienen una vida útil de entre 20.000 y 30.000 horas. Esto, comparado con las halógenas, supone una diferencia de cinco o seis veces más.

 

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *