El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

La baja fecundidad española sigue siendo un tema de estudio

Los cuatro retos son el empleo, la demografía, el desafío territorial y el medioambiente “La muy baja fecundidad española ‘apenas […]

Los cuatro retos son el empleo, la demografía, el desafío territorial y el medioambiente

“La muy baja fecundidad española ‘apenas 1,3 hijos por mujer’ no es una consecuencia inevitable del desarrollo económico, aumento del nivel educativo y de la participación laboral femenina, o de los cambios en las estructuras y relaciones familiares, sino que está ligada a la creciente precarización laboral de los jóvenes (y no tan jóvenes), el escaso apoyo público a las responsabilidades de crianza de los menores de tres años, las dificultades para conciliar vida laboral, personal y familiar a lo largo del curso de vida, y a la persistente desigualdad de género en el trabajo de cuidados”.

Así lo destacaron los científicos sociales, quienes realizaron una investigación con la finalidad de buscar el motivo del porqué las mujeres en España tienen su primer hijo a partir de los 40 años.

Este informe lleva más de 25 años analizando la realidad social y es una referencia para conocer cómo ha cambiado el país. Los cuatro retos son el empleo, la demografía, el desafío territorial y el medioambiente. “Entre los países europeos sólo Alemania, Grecia, Eslovenia y Suecia muestran niveles más elevados de secularización”, afirman.

El capítulo en el que se analiza la situación de la natalidad y la distancia entre la fecundidad deseada y fecundidad real sugiere la existencia de barreras importantes que impiden a las personas hacer realidad sus deseos reproductivos. Ha sido realizado por cuatro mujeres del máximo nivel científico, entre ellas Teresa Castro Martín, doctora en Sociología por la Universidad de Wisconsin (EEUU), que trabajó en la división de Población de Naciones Unidas en Nueva York y ahora es profesora en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

 

Te puede interesar: Tasa de fecundidad se reducirá en el mundo en las próximas décadas

 

“En 1980 las mujeres españolas tenían su primer hijo, en promedio, a los 25 años. En 2016, la edad media de la primera maternidad se aproxima a los 31 años. Del total de nacimientos que tuvieron lugar este último año, más del 30% correspondieron a mujeres de 35 o más años y casi el 7% a mujeres de 40 o más años”, detallan.

El 70 % de las mujeres de 35 años en España no tiene hijos, así lo mostraron los cálculos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), que explica que a esa edad la fertilidad de la mujer “cae en picado”, por lo que muchas de ellas tienen que recurrir a los tratamientos de reproducción asistida para ser madres.

Los datos del Registro Nacional de Actividad de la SEF en el año 2015 nacieron un total de 36.318 bebés por técnicas de reproducción asistida, de los que 29.366 nacieron en España un 7 % del total de alumbramientos.

Asimismo los datos señalan que los 6.952 bebés restantes corresponderían a parejas o personas que han viajado hasta España para someterse a esos tratamientos, debido a la buena reputación de los profesionales en esta materia y a que la legislación es más flexible en asuntos como por ejemplo la donación de óvulos.

Esta tendencia a tener el primer hijo a edades cada vez más tardías no es en modo alguno exclusiva de las mujeres. De igual manera, en el año 1980 la edad media de los padres primerizos era ligeramente superior a los 30 años. Para el año 2016, ascendía a 34,2 años. De estos padres primerizos, el 47 % había alcanzado o superaba los 35 años, y el 1 7% tenía 40 años o más. Por otro lado, el aplazamiento del primer hijo empezó a producirse entre las mujeres con un mayor nivel educativo y un mayor potencial de ingresos.

6 diciembre, 2018

Los cuatro retos son el empleo, la demografía, el desafío territorial y el medioambiente

“La muy baja fecundidad española ‘apenas 1,3 hijos por mujer’ no es una consecuencia inevitable del desarrollo económico, aumento del nivel educativo y de la participación laboral femenina, o de los cambios en las estructuras y relaciones familiares, sino que está ligada a la creciente precarización laboral de los jóvenes (y no tan jóvenes), el escaso apoyo público a las responsabilidades de crianza de los menores de tres años, las dificultades para conciliar vida laboral, personal y familiar a lo largo del curso de vida, y a la persistente desigualdad de género en el trabajo de cuidados”.

Así lo destacaron los científicos sociales, quienes realizaron una investigación con la finalidad de buscar el motivo del porqué las mujeres en España tienen su primer hijo a partir de los 40 años.

Este informe lleva más de 25 años analizando la realidad social y es una referencia para conocer cómo ha cambiado el país. Los cuatro retos son el empleo, la demografía, el desafío territorial y el medioambiente. “Entre los países europeos sólo Alemania, Grecia, Eslovenia y Suecia muestran niveles más elevados de secularización”, afirman.

El capítulo en el que se analiza la situación de la natalidad y la distancia entre la fecundidad deseada y fecundidad real sugiere la existencia de barreras importantes que impiden a las personas hacer realidad sus deseos reproductivos. Ha sido realizado por cuatro mujeres del máximo nivel científico, entre ellas Teresa Castro Martín, doctora en Sociología por la Universidad de Wisconsin (EEUU), que trabajó en la división de Población de Naciones Unidas en Nueva York y ahora es profesora en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

 

Te puede interesar: Tasa de fecundidad se reducirá en el mundo en las próximas décadas

 

“En 1980 las mujeres españolas tenían su primer hijo, en promedio, a los 25 años. En 2016, la edad media de la primera maternidad se aproxima a los 31 años. Del total de nacimientos que tuvieron lugar este último año, más del 30% correspondieron a mujeres de 35 o más años y casi el 7% a mujeres de 40 o más años”, detallan.

El 70 % de las mujeres de 35 años en España no tiene hijos, así lo mostraron los cálculos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), que explica que a esa edad la fertilidad de la mujer “cae en picado”, por lo que muchas de ellas tienen que recurrir a los tratamientos de reproducción asistida para ser madres.

Los datos del Registro Nacional de Actividad de la SEF en el año 2015 nacieron un total de 36.318 bebés por técnicas de reproducción asistida, de los que 29.366 nacieron en España un 7 % del total de alumbramientos.

Asimismo los datos señalan que los 6.952 bebés restantes corresponderían a parejas o personas que han viajado hasta España para someterse a esos tratamientos, debido a la buena reputación de los profesionales en esta materia y a que la legislación es más flexible en asuntos como por ejemplo la donación de óvulos.

Esta tendencia a tener el primer hijo a edades cada vez más tardías no es en modo alguno exclusiva de las mujeres. De igual manera, en el año 1980 la edad media de los padres primerizos era ligeramente superior a los 30 años. Para el año 2016, ascendía a 34,2 años. De estos padres primerizos, el 47 % había alcanzado o superaba los 35 años, y el 1 7% tenía 40 años o más. Por otro lado, el aplazamiento del primer hijo empezó a producirse entre las mujeres con un mayor nivel educativo y un mayor potencial de ingresos.

Sugerencias
El cambio en la alimentación es uno de los desafíos al iniciar el año

Se debe dar la bienvenida a los alimentos verdes La alimentación es uno de los deseos a mejorar en las […]

Conoce algunos consejos para conducir por carreteras con hielo

La precaución y la calma son fundamentales para evitar incidentes Conducir por carreteras con hielo requiere extrema precaución. Más cuando […]

Los botones te pueden ayudar con la coordinación de la vista y las manos

Actualmente se han puesto muy de moda las pulseras hechas con botones de nácar o de metal, según su tamaño […]

¡No te quedes callad@! Hazlo público en comodenunciar.com

La plataforma que llega para ayudar a las personas más vulnerables a todo tipo de violencia ¿Pasas miedo al volver […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *