El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Barcelona contabilizó más de 3.500 sin techo en una noche

Los indigentes que duermen en la calle se reducen pero aumenta el que duerme en albergues y campamentos.   Barcelona […]

Los indigentes que duermen en la calle se reducen pero aumenta el que duerme en albergues y campamentos.

 

Barcelona sin techo, los voluntarios de la Red de atención a las personas sin hogar en Catalán, dijeron que alrededor de 956 estaban durmiendo en las calles de la capital catalana, por otro lado realizaron un recuento anual de indigentes y se detectó que 70 personas menos durmieron en la vía pública que el año pasado 2017 para un total de 1026. Una cifra que llama a la reflexión y la esperanza ya que el número de personas sin techo suman los 3.500 .

Se realizó un recuento de personas sin hogar que se hace cada mes de mayo, los voluntarios de la causa se dividieron en 287 grupos y peinaron la ciudad desde 13 puntos diferentes.

La cifra que se contabilizó es menor a la del año 2017 pero se considera preocupante por el número de personas que no han sido contadas y están viviendo en asentamientos.

 

Te podría interesar: Los migrantes de Barcelona no están solos, están con la fundación de Raval

 

El consistorio Barcelonés marca en el año 2017 una media aproximada de 444 personas viviendo en campamentos construidos en diferentes solares de la ciudad, pero en el año 2018 alcanzó una media de 536 para un total de personas durmiendo en la calles, albergues y campamentos, unos 3.591 sin hogar.

El Eixample es el distrito donde se detectó un número mayor de indigentes en las calles (217), seguido de Ciutat Vella (210), Sant-Montjuic (172), y San Martí (112).

Laia Ortiz, teniente de alcalde de Derechos Sociales suscita que aunque han dormido las personas en las calles barcelonesas 70 personas menos, no quiere decir que sea una buena noticia para la ciudad, ya que el fenómeno del sinhogarismo se reproduce por toda Europa y se debe a varios factores como el precio del alquiler, falta de vivienda pública y la precarización del trabajo.

El único que puede terminar con esta problemática es el ayuntamiento pidiendo responsabilidades a la generalitat y el Gobierno Central, ya que Barcelona tiene la disposición y buena voluntad de atender a todo el mundo.

 

21 mayo, 2018

Los indigentes que duermen en la calle se reducen pero aumenta el que duerme en albergues y campamentos.

 

Barcelona sin techo, los voluntarios de la Red de atención a las personas sin hogar en Catalán, dijeron que alrededor de 956 estaban durmiendo en las calles de la capital catalana, por otro lado realizaron un recuento anual de indigentes y se detectó que 70 personas menos durmieron en la vía pública que el año pasado 2017 para un total de 1026. Una cifra que llama a la reflexión y la esperanza ya que el número de personas sin techo suman los 3.500 .

Se realizó un recuento de personas sin hogar que se hace cada mes de mayo, los voluntarios de la causa se dividieron en 287 grupos y peinaron la ciudad desde 13 puntos diferentes.

La cifra que se contabilizó es menor a la del año 2017 pero se considera preocupante por el número de personas que no han sido contadas y están viviendo en asentamientos.

 

Te podría interesar: Los migrantes de Barcelona no están solos, están con la fundación de Raval

 

El consistorio Barcelonés marca en el año 2017 una media aproximada de 444 personas viviendo en campamentos construidos en diferentes solares de la ciudad, pero en el año 2018 alcanzó una media de 536 para un total de personas durmiendo en la calles, albergues y campamentos, unos 3.591 sin hogar.

El Eixample es el distrito donde se detectó un número mayor de indigentes en las calles (217), seguido de Ciutat Vella (210), Sant-Montjuic (172), y San Martí (112).

Laia Ortiz, teniente de alcalde de Derechos Sociales suscita que aunque han dormido las personas en las calles barcelonesas 70 personas menos, no quiere decir que sea una buena noticia para la ciudad, ya que el fenómeno del sinhogarismo se reproduce por toda Europa y se debe a varios factores como el precio del alquiler, falta de vivienda pública y la precarización del trabajo.

El único que puede terminar con esta problemática es el ayuntamiento pidiendo responsabilidades a la generalitat y el Gobierno Central, ya que Barcelona tiene la disposición y buena voluntad de atender a todo el mundo.

 

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *