El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Caravana de inmigrantes centroamericanos tienen estacionado una semana en Tijuana

No avanzan desde hace 7 días, están a metros de Estados Unidos, país donde no pueden entrar. Planean hacerlo masivamente, […]

No avanzan desde hace 7 días, están a metros de Estados Unidos, país donde no pueden entrar. Planean hacerlo masivamente, pero aún no concuerdan con que estrategia penetrar al país del norte.

 

Para nadie es un secreto que miles de personas intentan llegar a Estados Unidos ilegalmente, a través de México. Justamente esas personas han protagonizado una caravana, proveniente de países centroamericanos.

Por los momentos, los inmigrantes se han estacionado en México, contra su voluntad. No han podido continuar su viaje, que terminará, según ellos, cuando lleguen a la tierra del “Tío Sam”. El reciente fin de semana los centroamericanos fueron atacados por la policía en Tijuana, frontera entre México y Estados Unidos. Precisamente a 100 metros del país del norte.

Ellos, los casi 5 mil inmigrantes, han viajado durante 43 días al hilo, han recorrido un total de 4 mil 500 kilómetros. En esos días y en esa distancia recorrida nunca habían sido atacado como lo fueron el domingo.

Alguno de los inmigrantes alzaron la voz para rogarle al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que los deje ingresar al país para trabajar. Uno de ellos fue Jorge Alberto, quien imploró a Trump “dos o tres años para trabajar y luego volver a su país (…) solo quiero eso”, precisó el inmigrante cerca de su destino.

Te puede interesar: Asociación de voluntarios de La Caixa hace felices a niños en riesgo de exclusión

Alberto también recordó que en Honduras quedó su familia, familia que sabe que no volverá a ver por mucho tiempo, pero por la cual quiere trabajar en la primera potencia mundial. Alberto precisó “Trump tiene que tocarse el corazón y abrir las puertas, hay familias que están sufriendo.”

Alberto afirmó que todos los inmigrantes (de El Salvador, Guatemala, Honduras) abandonaron sus hogares para huir del desempleo, la pobreza y la violencia que impera en Centroamérica, y señaló que si las cosas no fueran así nunca hubieran dejado su tierra. Alberto también recordó que en los viajantes se cuentan niños, jóvenes que viajan solos, así mismo personas mayores y mujeres embarazadas.

Sobre la violencia desatada en El Salvador y en Guatemala otro de los inmigrantes, en este caso José David, precisó que “ahí no se puede vivir, a uno lo mantas (…) las pandillas hacen desastres”. Y sobre el desempleo y la pobreza también habló David “El trabajo que hay en mi país no da ni para comprar papas, cómo voy a ayudar a mi famili así (…) espero entrar”.

¡Entrar con paz!

Desde hace una semana que los 5 mil inmigrantes están en Tijuana. El desespero comienza a sentirse. No saben qué hacer. Piensan en cómo entrarán, pero las respuestas a esos pensamientos no pasan, no llegan y aún más se desesperan.

Sin embargo, uno de los inmigrantes tiene claro cómo pueden pasar a Estados Unidos.

“Como Estados Unidos no tiene prisa y nosotros sí hay que hacer una avalancha de gente que entre en masa pacíficamente a Estados Unidos. No van a atacarnos, no van a dispararnos. Matarín a miles de mujeres y niños, sería una masacre(…) así podremos entrar de lo contrario no haremos nada”. Sus palabras las sentencia con la siguiente afirmación: “somos muchos (…) no podrán detenernos”.   

28 noviembre, 2018

No avanzan desde hace 7 días, están a metros de Estados Unidos, país donde no pueden entrar. Planean hacerlo masivamente, pero aún no concuerdan con que estrategia penetrar al país del norte.

 

Para nadie es un secreto que miles de personas intentan llegar a Estados Unidos ilegalmente, a través de México. Justamente esas personas han protagonizado una caravana, proveniente de países centroamericanos.

Por los momentos, los inmigrantes se han estacionado en México, contra su voluntad. No han podido continuar su viaje, que terminará, según ellos, cuando lleguen a la tierra del “Tío Sam”. El reciente fin de semana los centroamericanos fueron atacados por la policía en Tijuana, frontera entre México y Estados Unidos. Precisamente a 100 metros del país del norte.

Ellos, los casi 5 mil inmigrantes, han viajado durante 43 días al hilo, han recorrido un total de 4 mil 500 kilómetros. En esos días y en esa distancia recorrida nunca habían sido atacado como lo fueron el domingo.

Alguno de los inmigrantes alzaron la voz para rogarle al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que los deje ingresar al país para trabajar. Uno de ellos fue Jorge Alberto, quien imploró a Trump “dos o tres años para trabajar y luego volver a su país (…) solo quiero eso”, precisó el inmigrante cerca de su destino.

Te puede interesar: Asociación de voluntarios de La Caixa hace felices a niños en riesgo de exclusión

Alberto también recordó que en Honduras quedó su familia, familia que sabe que no volverá a ver por mucho tiempo, pero por la cual quiere trabajar en la primera potencia mundial. Alberto precisó “Trump tiene que tocarse el corazón y abrir las puertas, hay familias que están sufriendo.”

Alberto afirmó que todos los inmigrantes (de El Salvador, Guatemala, Honduras) abandonaron sus hogares para huir del desempleo, la pobreza y la violencia que impera en Centroamérica, y señaló que si las cosas no fueran así nunca hubieran dejado su tierra. Alberto también recordó que en los viajantes se cuentan niños, jóvenes que viajan solos, así mismo personas mayores y mujeres embarazadas.

Sobre la violencia desatada en El Salvador y en Guatemala otro de los inmigrantes, en este caso José David, precisó que “ahí no se puede vivir, a uno lo mantas (…) las pandillas hacen desastres”. Y sobre el desempleo y la pobreza también habló David “El trabajo que hay en mi país no da ni para comprar papas, cómo voy a ayudar a mi famili así (…) espero entrar”.

¡Entrar con paz!

Desde hace una semana que los 5 mil inmigrantes están en Tijuana. El desespero comienza a sentirse. No saben qué hacer. Piensan en cómo entrarán, pero las respuestas a esos pensamientos no pasan, no llegan y aún más se desesperan.

Sin embargo, uno de los inmigrantes tiene claro cómo pueden pasar a Estados Unidos.

“Como Estados Unidos no tiene prisa y nosotros sí hay que hacer una avalancha de gente que entre en masa pacíficamente a Estados Unidos. No van a atacarnos, no van a dispararnos. Matarín a miles de mujeres y niños, sería una masacre(…) así podremos entrar de lo contrario no haremos nada”. Sus palabras las sentencia con la siguiente afirmación: “somos muchos (…) no podrán detenernos”.   

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *