El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Creador de la Fundación Nuevos Horizontes dice adiós a este mundo, deja un legado imborrable

El sacerdote Jaime Garralda Barretto vivió con drogadictos Este sábado, falleció el padre jesuita Jaime Garralda Barretto, creador en el […]

El sacerdote Jaime Garralda Barretto vivió con drogadictos

Este sábado, falleció el padre jesuita Jaime Garralda Barretto, creador en el año 1978 de la Fundación Padre Garralda-Nuevos Horizontes, a los 96 años en Alcalá de Henares, pero dejó el mejor de los legados: la importancia de promulgar la labor social con los presos. 

Desde su enfoque de vida, la cárcel obedece a un centro terapéutico. En este mundo, en estrecha colaboración con la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, consiguió algunos hitos históricos en España como la construcción de módulos específicos para madres y niños menores de tres años, para familias, módulos penitenciarios para estudiantes universitarios y centros terapéuticos donde los internos superan su dependencia de las drogas durante su proceso sin libertad. 

Igualmente, las necesidades de otros colectivos de la sociedad lo llevaron a desarrollar nuevos proyectos para enfermos de sida, personas sin techo, inmigrantes sin papeles y drogodependientes. Uno de sus últimos legados fue el Centro para Rehabilitación de Drogodependientes Padre Garralda, inaugurado en Las Tablas (Madrid), en el año 2007. También es muy conocido por su labor de acompañamiento a las viudas, como consiliario nacional de la Federación de Asociaciones de Viudas.

Te podría interesar: Echan a andar fundación sin ánimo de lucro para propulsar la cooperación entre España y Perú

La Organización No Gubernamental (ONG) subrayó que Garralda “dedicó su vida a los más desfavorecidos trabajando por la integración social de los distintos sectores que se encuentran en situación de marginación”. Además, fue jesuita y capellán de las prisiones de Carabanchel y Alcalá de Henares e ingresó en la Compañía de Jesús en 1945.

En plena etapa como estudiante de Teología en Granada, se dedicó a la pastoral social con los gitanos de Albolote, Atarfe y Pinos Puente. Después, estuvo destinado en Centroamérica, en concreto en Panamá (1964-1966), donde se encargó del “Movimento Familiar” y recibió la Orden Amador Guerrero en grado de comendador por su trabajo y entrega. 

Vivió en el poblado chabolista de Palomeras con drogadictos y marginados (1966-1981); fue delegado diocesano de Universidad y Juventud de la diócesis madrileña (1970-1976) y de Pastoral Penitenciaria (1996-1999); y desde 1978 se dedicó a la lucha contra la marginación de los reclusos y ex reclusos, y en favor de su reinserción social, a partir de su regreso al territorio nacional. 

Con implantación en toda España, Sudamérica y Japón, y desde la cual el religioso efectúo diversos programas de ayuda, decidió desarrollar la Fundación Horizontes Abiertos.

Por otro lado, se conoció que presidió el ente hasta marzo del 2003, cuando le sucedió María Matos González y pasó a ocupar su presidencia de honor. En el mismo año, fue candidato al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Obtuvo la Medalla al Mérito Penitenciario (1992), la Cruz del Orden Civil de la Solidaridad Social (1999), la Cruz Blanca del Plan Nacional de Drogas (2000) y la Medalla al Mérito Social (2003), Premio Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón a una Trayectoria Humana 2004, la Medalla de la Comunidad de Madrid (2005), la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2011) y la Medalla de honor de la Ciudad de Madrid (2012), de cara a su reconocido esmero.

El impulsor de la Fundación atravesó su juventud en Guerra Civil. Con 24 años ingresó en la Compañía de Jesús en Aranjuez (Madrid), fue ordenado sacerdote el 13 de julio de 1956 y pronunció los últimos votos en la Compañía de Jesús tres años más tarde. 

 

2 julio, 2018

El sacerdote Jaime Garralda Barretto vivió con drogadictos

Este sábado, falleció el padre jesuita Jaime Garralda Barretto, creador en el año 1978 de la Fundación Padre Garralda-Nuevos Horizontes, a los 96 años en Alcalá de Henares, pero dejó el mejor de los legados: la importancia de promulgar la labor social con los presos. 

Desde su enfoque de vida, la cárcel obedece a un centro terapéutico. En este mundo, en estrecha colaboración con la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, consiguió algunos hitos históricos en España como la construcción de módulos específicos para madres y niños menores de tres años, para familias, módulos penitenciarios para estudiantes universitarios y centros terapéuticos donde los internos superan su dependencia de las drogas durante su proceso sin libertad. 

Igualmente, las necesidades de otros colectivos de la sociedad lo llevaron a desarrollar nuevos proyectos para enfermos de sida, personas sin techo, inmigrantes sin papeles y drogodependientes. Uno de sus últimos legados fue el Centro para Rehabilitación de Drogodependientes Padre Garralda, inaugurado en Las Tablas (Madrid), en el año 2007. También es muy conocido por su labor de acompañamiento a las viudas, como consiliario nacional de la Federación de Asociaciones de Viudas.

Te podría interesar: Echan a andar fundación sin ánimo de lucro para propulsar la cooperación entre España y Perú

La Organización No Gubernamental (ONG) subrayó que Garralda “dedicó su vida a los más desfavorecidos trabajando por la integración social de los distintos sectores que se encuentran en situación de marginación”. Además, fue jesuita y capellán de las prisiones de Carabanchel y Alcalá de Henares e ingresó en la Compañía de Jesús en 1945.

En plena etapa como estudiante de Teología en Granada, se dedicó a la pastoral social con los gitanos de Albolote, Atarfe y Pinos Puente. Después, estuvo destinado en Centroamérica, en concreto en Panamá (1964-1966), donde se encargó del “Movimento Familiar” y recibió la Orden Amador Guerrero en grado de comendador por su trabajo y entrega. 

Vivió en el poblado chabolista de Palomeras con drogadictos y marginados (1966-1981); fue delegado diocesano de Universidad y Juventud de la diócesis madrileña (1970-1976) y de Pastoral Penitenciaria (1996-1999); y desde 1978 se dedicó a la lucha contra la marginación de los reclusos y ex reclusos, y en favor de su reinserción social, a partir de su regreso al territorio nacional. 

Con implantación en toda España, Sudamérica y Japón, y desde la cual el religioso efectúo diversos programas de ayuda, decidió desarrollar la Fundación Horizontes Abiertos.

Por otro lado, se conoció que presidió el ente hasta marzo del 2003, cuando le sucedió María Matos González y pasó a ocupar su presidencia de honor. En el mismo año, fue candidato al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Obtuvo la Medalla al Mérito Penitenciario (1992), la Cruz del Orden Civil de la Solidaridad Social (1999), la Cruz Blanca del Plan Nacional de Drogas (2000) y la Medalla al Mérito Social (2003), Premio Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón a una Trayectoria Humana 2004, la Medalla de la Comunidad de Madrid (2005), la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2011) y la Medalla de honor de la Ciudad de Madrid (2012), de cara a su reconocido esmero.

El impulsor de la Fundación atravesó su juventud en Guerra Civil. Con 24 años ingresó en la Compañía de Jesús en Aranjuez (Madrid), fue ordenado sacerdote el 13 de julio de 1956 y pronunció los últimos votos en la Compañía de Jesús tres años más tarde. 

 

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *