El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Cuando uno no puede va el otro: el voluntariado marca la diferencia

El 26 % cree que es difícil ser voluntario por falta de tiempo Por Grisel García Toro Sin obtener remuneración […]

El 26 % cree que es difícil ser voluntario por falta de tiempo

Por Grisel García Toro

Sin obtener remuneración a cambio de la acción solidaria, ofreciendo su tiempo libre, realizando el oficio menos esperado, y con compañerismo, el voluntariado es una forma de ser y vivir en sintonía con el bien común y el desarrollo del mundo.

A través de la fraternidad, reciprocidad y confianza, el voluntariado beneficia tanto a la persona que decide colaborar como a la sociedad.

El voluntariado opta por convertirse en solución de las necesidades de otros; entrega parte su propia vida con esfuerzo y dedicación, a fin de contribuir de manera sistemática y sinérgica con las fundaciones, asociaciones, organizaciones y entidades sin ánimo de lucro que se esmeran día tras día en pro de mejorar la calidad de vida de las personas más vulnerables.  

El hoy del voluntariado

Actualmente, en España, el voluntariado se ha incrementado. Sin embargo, debido al cambio del mundo social y trabajo el compromiso ha dejado de ser parte de quienes se interesan en colocarse el traje de servidores públicos sin lucrarse, según diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs).

Las entidades han hecho el ejercicio de ponerse en los zapatos del voluntariado y adaptarse a la situación de cada miembro, en virtud de contar con manos amigas en momentos determinados: actividades planificadas y encuentros puntuales.

No obstante, voluntarios de asociaciones en varios países concuerdan que uno de los retos más grandes de la labor del voluntariado es cumplir con las expectativas profesionales de la institución demandante.

También, hoy día, muchos los grupos nuevos que se movilizan, en ocasiones, sin estructura pero que aglutinan a cantidad gente.

El voluntariado tiene la capacidad de transformar las debilidades en oportunidades, y modificar la realidad negativa del entorno.

¿Héroes sin medalla?

Dicen que “mejor es dar que recibir”. Con personalidades cambiantes y afinidades semejantes, los voluntarios resultan héroes que no obtienen medallas pero sí premios inigualables: el cariñito infinito, simpatía y aprecio de quienes son beneficiados con su aporte.  Tales condecoraciones no tienen comparación ni precio alguno.

Pese que se carece de la facultad para volar a supervelocidad, representantes de ONGs comentan que el voluntariado obedece al superhéroe que mantiene a flote a  cada una de las instituciones desarraigadas del ámbito gubernamental, ya que participan  en dinámicas que sensibilizan y movilizan a la ciudadanía para cambiar la sociedad y hacerla más solidaria y justa.

Sin duda alguna, el voluntariado recibe gratitud y amor incuantificable, mientras otros aprenden a ser autosuficientes dentro de sus posibilidades y habilidades y destrezas.

Por más que florezca una agenda apretada y poco tiempo para compartir, el amante de dar y servir se organiza y participa en proyectos sociales que dejan aprendizajes y hacen recargar las pilas.

Recientemente, en el foro “Voluntariado sin Excusas” organizado por Joven 360, grupo que promueve el empleo juvenil en El Salvador, se demostró que el voluntariado puede contribuir significativamente al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluidos en la nueva Agenda 2030,  aprobada por los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

El Gerente de Comunicaciones de Joven 360, Rolando Ferrer, explicó que “desde una perspectiva global, el voluntariado es un canal de transformación y, lógicamente, para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, debemos involucrarnos todas y todos, por lo que el voluntariado se suma a esa sinergia a la que podemos contribuir las y los jóvenes voluntarios, y también ayuda a tener un acercamiento directo con los beneficiarios”.

En el marco del encuentro, el Asesor Técnico sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los ODS, Massimo Fortunato, aseveró: “Las y los jóvenes voluntarios son personas que decidieron tener un papel activo en la sociedad, y es importante trabajar de la mano para que puedan reflexionar sobre cómo, a través del voluntariado, también pueden contribuir al desarrollo sostenible”.

La mirada desde España

En España, el porcentaje de personas interesadas en ser voluntarias pasó del 42 al 28 % entre el año 2014 y 2017.

De acuerdo al último informe del Observatorio de la Plataforma de Voluntariado de España, publicado en el mes de abril, 2,2 millones de españoles son voluntarios, menos de una de cada diez personas mayores de edad.

Mientras, la encuesta Nuevo retrato del voluntariado en el territorio nacional, sintetiza que entre las personas que quisieran ser voluntarios predominan las que tienen estudios de nivel alto, con condición socioeconómica alta o media alta y que ya colaboran con ONGs.

Para el estudio fueron entrevistas 1.000 personas. El 26 % cree que es difícil ser voluntario por falta de tiempo (20,3 %) o de información (16,8 %).

Por su parte, el 16,4 % considera que las ONGs piden muchos requisitos o no dan facilidades para practicar el voluntariado.

En miras de impulsar una nación, desde las empresas y universidades se debería fomentar esta cultura. El voluntariado es un derecho de participación.

10 julio, 2018

El 26 % cree que es difícil ser voluntario por falta de tiempo

Por Grisel García Toro

Sin obtener remuneración a cambio de la acción solidaria, ofreciendo su tiempo libre, realizando el oficio menos esperado, y con compañerismo, el voluntariado es una forma de ser y vivir en sintonía con el bien común y el desarrollo del mundo.

A través de la fraternidad, reciprocidad y confianza, el voluntariado beneficia tanto a la persona que decide colaborar como a la sociedad.

El voluntariado opta por convertirse en solución de las necesidades de otros; entrega parte su propia vida con esfuerzo y dedicación, a fin de contribuir de manera sistemática y sinérgica con las fundaciones, asociaciones, organizaciones y entidades sin ánimo de lucro que se esmeran día tras día en pro de mejorar la calidad de vida de las personas más vulnerables.  

El hoy del voluntariado

Actualmente, en España, el voluntariado se ha incrementado. Sin embargo, debido al cambio del mundo social y trabajo el compromiso ha dejado de ser parte de quienes se interesan en colocarse el traje de servidores públicos sin lucrarse, según diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs).

Las entidades han hecho el ejercicio de ponerse en los zapatos del voluntariado y adaptarse a la situación de cada miembro, en virtud de contar con manos amigas en momentos determinados: actividades planificadas y encuentros puntuales.

No obstante, voluntarios de asociaciones en varios países concuerdan que uno de los retos más grandes de la labor del voluntariado es cumplir con las expectativas profesionales de la institución demandante.

También, hoy día, muchos los grupos nuevos que se movilizan, en ocasiones, sin estructura pero que aglutinan a cantidad gente.

El voluntariado tiene la capacidad de transformar las debilidades en oportunidades, y modificar la realidad negativa del entorno.

¿Héroes sin medalla?

Dicen que “mejor es dar que recibir”. Con personalidades cambiantes y afinidades semejantes, los voluntarios resultan héroes que no obtienen medallas pero sí premios inigualables: el cariñito infinito, simpatía y aprecio de quienes son beneficiados con su aporte.  Tales condecoraciones no tienen comparación ni precio alguno.

Pese que se carece de la facultad para volar a supervelocidad, representantes de ONGs comentan que el voluntariado obedece al superhéroe que mantiene a flote a  cada una de las instituciones desarraigadas del ámbito gubernamental, ya que participan  en dinámicas que sensibilizan y movilizan a la ciudadanía para cambiar la sociedad y hacerla más solidaria y justa.

Sin duda alguna, el voluntariado recibe gratitud y amor incuantificable, mientras otros aprenden a ser autosuficientes dentro de sus posibilidades y habilidades y destrezas.

Por más que florezca una agenda apretada y poco tiempo para compartir, el amante de dar y servir se organiza y participa en proyectos sociales que dejan aprendizajes y hacen recargar las pilas.

Recientemente, en el foro “Voluntariado sin Excusas” organizado por Joven 360, grupo que promueve el empleo juvenil en El Salvador, se demostró que el voluntariado puede contribuir significativamente al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluidos en la nueva Agenda 2030,  aprobada por los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

El Gerente de Comunicaciones de Joven 360, Rolando Ferrer, explicó que “desde una perspectiva global, el voluntariado es un canal de transformación y, lógicamente, para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, debemos involucrarnos todas y todos, por lo que el voluntariado se suma a esa sinergia a la que podemos contribuir las y los jóvenes voluntarios, y también ayuda a tener un acercamiento directo con los beneficiarios”.

En el marco del encuentro, el Asesor Técnico sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los ODS, Massimo Fortunato, aseveró: “Las y los jóvenes voluntarios son personas que decidieron tener un papel activo en la sociedad, y es importante trabajar de la mano para que puedan reflexionar sobre cómo, a través del voluntariado, también pueden contribuir al desarrollo sostenible”.

La mirada desde España

En España, el porcentaje de personas interesadas en ser voluntarias pasó del 42 al 28 % entre el año 2014 y 2017.

De acuerdo al último informe del Observatorio de la Plataforma de Voluntariado de España, publicado en el mes de abril, 2,2 millones de españoles son voluntarios, menos de una de cada diez personas mayores de edad.

Mientras, la encuesta Nuevo retrato del voluntariado en el territorio nacional, sintetiza que entre las personas que quisieran ser voluntarios predominan las que tienen estudios de nivel alto, con condición socioeconómica alta o media alta y que ya colaboran con ONGs.

Para el estudio fueron entrevistas 1.000 personas. El 26 % cree que es difícil ser voluntario por falta de tiempo (20,3 %) o de información (16,8 %).

Por su parte, el 16,4 % considera que las ONGs piden muchos requisitos o no dan facilidades para practicar el voluntariado.

En miras de impulsar una nación, desde las empresas y universidades se debería fomentar esta cultura. El voluntariado es un derecho de participación.

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *