El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial de los Derechos de la Infancia

¿Cuántas horas aguantarías trabajando en una mina de oro?

En el Día Internacional contra el Trabajo Infantil, UNICEF Comité Español presenta #TheUnescapeRoom, un experimento social para concienciar sobre los […]

En el Día Internacional contra el Trabajo Infantil, UNICEF Comité Español presenta #TheUnescapeRoom, un experimento social para concienciar sobre los 73 millones de niños que trabajan en condiciones extremas

“Tenía cinco años cuando empecé a trabajar en las minas de diamantes. Hay muchos peligros y nos hacen sufrir mucho”. La historia de Kalala (13), es muy parecida a la de los 73 millones de niños que sufren las peores formas de trabajo infantil, poniendo en riesgo sus vidas. Una realidad que los marca para siempre y a la que UNICEF quiere dar visibilidad con su último experimento social #TheUnescapeRoom.

La acción transcurre en un escape room que simula una mina de oro en Camerún. Los protagonistas son un grupo de personas anónimas que se ofrecieron a vivir ese juego, esa simulación, sin saber lo que les esperaba. Para ellos, fue solo un juego, pero para millones de niños y niñas es la vida real.

“Un niño que trabaja en condiciones extremas está siendo privado de todos sus derechos. Sin acceso a la salud, a la educación o al juego, para estos niños la vida es un infierno” lamenta Javier Martos, director ejecutivo de UNICEF Comité Español. “Los niños que mendigan en las calles o que trabajan en el servicio doméstico, por ejemplo, están expuestos a todo tipo de abusos y de violencia, especialmente las niñas. No podemos dejar que sean invisibles”.

En el mundo 151,6 millones de niñas y niños de entre 5 y 17 años se ven obligados o forzados a trabajar. Casi la mitad (73 millones), realizan trabajos peligrosos, como la manipulación de productos químicos, respirando sustancias tóxicas, el transporte de cargas pesadas o llevar a cabo labores en las alturas, bajo el agua, en recintos confinados o por la noche. África Subsahariana es la región con la más alta incidencia de niños trabajadores, seguida por Asia y América Latina.

Los gobiernos de todo el mundo se han comprometido a acabar con el trabajo infantil forzoso para el año 2025; es una de las metas contempladas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Si bien es verdad que desde el año 2000, el número de niños que trabajan en condiciones peligrosas se ha reducido en más de un 50%, lo cierto es que en los últimos años la caída es más lenta. Debemos actuar con rapidez si queremos cumplir la promesa y que ningún niño tenga que trabajar en las peores condiciones en 2025.

UNICEF lleva décadas trabajando en un marco protector para la infancia con los gobiernos, las empresas, la sociedad civil y las comunidades para acabar con el trabajo infantil. Solo garantizando estos derechos se puede evitar que los niños lleguen a estas situaciones extremas y sin salida para muchos de ellos. “En la contienda contra la explotación laboral infantil, es necesario no bajar la guardia, y trabajar con los gobiernos y las empresas para fortalecer los sistemas de educación, y de protección infantil a través de legislaciones más estrictas. Sabemos que al apoyar las economías familiares y garantizando el acceso a una educación gratuita y de calidad, estamos dando salidas a los niños que de otra manera estarían abocados al trabajo y la explotación”, señala Maite Pacheco, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia.

Trabajar en las peores condiciones

152 millones de niños y niñas trabajan en el mundo. Y más de la mitad, 73 millones, lo hace en condiciones extremas y peligrosas que amenazan su seguridad, salud, educación y desarrollo. No tienen salida alguna. Viven explotados, sin escapatoria. La mayoría en África Subsahariana y Asia. Y si no actuamos ya, les condenamos a una vida de pobreza y exclusión.

Trabajan en minas, respirando aire tóxico, de sol a sol, manipulando con sus manos desnudas sustancias químicas peligrosas, en vertederos, en las calles, en fábricas. También en plantaciones manejando maquinaria peligrosa, como empleadas domésticas, a veces a cambio de deudas, y sufriendo castigos y abusos por parte de sus empleadores.

“Trabajar 12 horas en una mina todos los días siendo niña y sin nadie que grite por ti”

“Cuando era pequeña, iba vendiendo por las calles. Cuando iba a trabajar, los hombres me pedían que me acostara con ellos”. Así lo cuenta Hadiza, la adolescente de 15 años y que vive en Níger. Tras el fallecimiento de sus padres su hermano y ella se refugiaron en casa de su abuela. Ejerció de vendedora ambulante para acabar de sirvienta de un hombre, sus tres esposas y más de 20 hijos.

Gran parte de esta explotación radica en los tipos de requisistos  productivos de empresas que, de forma indirecta, se benefician de la explotación. Estas empresas no son titulares de los lugares donde se explota a la infancia pero si son clientes de estos. Exigen una serie de requisitos en precio, forma y tiempo de entrega de la mercancía que colabora a hacer más dura aún si cabe la epxlotación infantil.

Fotografía: Niño trabajando en una fábrica de ladrillos de Najaf, Irak. © UNICEF

12 junio, 2018

En el Día Internacional contra el Trabajo Infantil, UNICEF Comité Español presenta #TheUnescapeRoom, un experimento social para concienciar sobre los 73 millones de niños que trabajan en condiciones extremas

“Tenía cinco años cuando empecé a trabajar en las minas de diamantes. Hay muchos peligros y nos hacen sufrir mucho”. La historia de Kalala (13), es muy parecida a la de los 73 millones de niños que sufren las peores formas de trabajo infantil, poniendo en riesgo sus vidas. Una realidad que los marca para siempre y a la que UNICEF quiere dar visibilidad con su último experimento social #TheUnescapeRoom.

La acción transcurre en un escape room que simula una mina de oro en Camerún. Los protagonistas son un grupo de personas anónimas que se ofrecieron a vivir ese juego, esa simulación, sin saber lo que les esperaba. Para ellos, fue solo un juego, pero para millones de niños y niñas es la vida real.

“Un niño que trabaja en condiciones extremas está siendo privado de todos sus derechos. Sin acceso a la salud, a la educación o al juego, para estos niños la vida es un infierno” lamenta Javier Martos, director ejecutivo de UNICEF Comité Español. “Los niños que mendigan en las calles o que trabajan en el servicio doméstico, por ejemplo, están expuestos a todo tipo de abusos y de violencia, especialmente las niñas. No podemos dejar que sean invisibles”.

En el mundo 151,6 millones de niñas y niños de entre 5 y 17 años se ven obligados o forzados a trabajar. Casi la mitad (73 millones), realizan trabajos peligrosos, como la manipulación de productos químicos, respirando sustancias tóxicas, el transporte de cargas pesadas o llevar a cabo labores en las alturas, bajo el agua, en recintos confinados o por la noche. África Subsahariana es la región con la más alta incidencia de niños trabajadores, seguida por Asia y América Latina.

Los gobiernos de todo el mundo se han comprometido a acabar con el trabajo infantil forzoso para el año 2025; es una de las metas contempladas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Si bien es verdad que desde el año 2000, el número de niños que trabajan en condiciones peligrosas se ha reducido en más de un 50%, lo cierto es que en los últimos años la caída es más lenta. Debemos actuar con rapidez si queremos cumplir la promesa y que ningún niño tenga que trabajar en las peores condiciones en 2025.

UNICEF lleva décadas trabajando en un marco protector para la infancia con los gobiernos, las empresas, la sociedad civil y las comunidades para acabar con el trabajo infantil. Solo garantizando estos derechos se puede evitar que los niños lleguen a estas situaciones extremas y sin salida para muchos de ellos. “En la contienda contra la explotación laboral infantil, es necesario no bajar la guardia, y trabajar con los gobiernos y las empresas para fortalecer los sistemas de educación, y de protección infantil a través de legislaciones más estrictas. Sabemos que al apoyar las economías familiares y garantizando el acceso a una educación gratuita y de calidad, estamos dando salidas a los niños que de otra manera estarían abocados al trabajo y la explotación”, señala Maite Pacheco, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia.

Trabajar en las peores condiciones

152 millones de niños y niñas trabajan en el mundo. Y más de la mitad, 73 millones, lo hace en condiciones extremas y peligrosas que amenazan su seguridad, salud, educación y desarrollo. No tienen salida alguna. Viven explotados, sin escapatoria. La mayoría en África Subsahariana y Asia. Y si no actuamos ya, les condenamos a una vida de pobreza y exclusión.

Trabajan en minas, respirando aire tóxico, de sol a sol, manipulando con sus manos desnudas sustancias químicas peligrosas, en vertederos, en las calles, en fábricas. También en plantaciones manejando maquinaria peligrosa, como empleadas domésticas, a veces a cambio de deudas, y sufriendo castigos y abusos por parte de sus empleadores.

“Trabajar 12 horas en una mina todos los días siendo niña y sin nadie que grite por ti”

“Cuando era pequeña, iba vendiendo por las calles. Cuando iba a trabajar, los hombres me pedían que me acostara con ellos”. Así lo cuenta Hadiza, la adolescente de 15 años y que vive en Níger. Tras el fallecimiento de sus padres su hermano y ella se refugiaron en casa de su abuela. Ejerció de vendedora ambulante para acabar de sirvienta de un hombre, sus tres esposas y más de 20 hijos.

Gran parte de esta explotación radica en los tipos de requisistos  productivos de empresas que, de forma indirecta, se benefician de la explotación. Estas empresas no son titulares de los lugares donde se explota a la infancia pero si son clientes de estos. Exigen una serie de requisitos en precio, forma y tiempo de entrega de la mercancía que colabora a hacer más dura aún si cabe la epxlotación infantil.

Fotografía: Niño trabajando en una fábrica de ladrillos de Najaf, Irak. © UNICEF

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *