El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Desvelada placa para recordar el maltrato animal en el Parque Bruil

La principal atracción por más de 20 años fueron Juan y Nicolasa, se trata de una pareja de osos pardos. […]

La principal atracción por más de 20 años fueron Juan y Nicolasa, se trata de una pareja de osos pardos. A Juan lo envenenaron mientras que Nicolasa quedó tuerta tras recibir una perdigonada en un ojo.

Dairayma Méndez

El ayuntamiento Municipal de Zaragoza inauguró en el Parque Bruil una placa contra el maltrato animal y en especial para recordar la osa Nicolasa y otros animales exóticos que padecieron sufrimiento y tortura en el minizoo desde el año 1965.

La placa se realizó a petición de algunas organizaciones en contra de la crueldad hacia los animales. Se elaboró en acero, mide aproximadamente 134 centímetros de altura. Tiene escrito el siguiente mensaje “Desde 1965 fueron torturados, abandonados y enjaulados en este mismo lugar, la osa Nicolasa y oso Juan. Juan murió aquí en condiciones penosas, Nicolasa, herida y muy enferma fue trasladada en 1984. En recuerdo de los animales que aquí sufrieron maltrato, con la esperanza de que el maltrato animal sea pronto un mal recuerdo”.

Según el consejero Municipal de economía y cultura del ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés afirmó que “en la mayoría de las ocasiones, los animales llegaban aquí regalados o como donaciones de particulares. En aquel momento no había normativas legales le impidieran esta actividad”.

El minizoo albergó leones, pavos reales, zorros, monos y jabalíes, quienes por las pésimas condiciones y falta de asistencia médica fallecieron. Según el veterinario clínico, Alberto Cortés “no había vacunas, ni se desparasitaban, ni se controlaba correctamente su alimentación, ni disponían del espacio adecuado- y del salvajismo en otros muchos” explicó.

El médico veterinario relató que “la primera víctima en llegar a tan infame lugar fue Zara, una cachorra de león que fue presentada en sociedad por todo lo alto en unas Fiestas del Pilar”. También expresó que los animales “iban muriendo cautivos en condiciones pésimas o en circunstancias aún menos agradables, como un león que fue quemado vivo o un jabalí con el que se organizó una batida después de que aumentara de tamaño y ya no cupiera en su jaula y que terminó sirviendo de alimento a los ancianos de la Casa de Amparo”.

 

Te puede interesar: Día Mundial de la Tierra y su impacto en la extinción de animales

 

Juan y Nicolasa, pareja de osos pardos

El especialista en la salud de los animales afirmó que al oso “Juan lo envenenaron mientras Nicolasa permaneció en el lugar por 4 años más”. También afirmó que Nicolasa quedó tuerta tras recibir una perdigonada en un ojo. Se volvió frecuente que tiraran piedras, colillas o petardos. La osa deambulaba en su jaula, que media 4 por 3 metros y solo disponía de un agujero lleno de agua para lavarse “Psíquicamente estaba destrozada” “Todo lo que podía hacer era dar vueltas” lamentó.

Cortés aprovechó la ocasión para relatar que después de la muerte del oso Juan se ofreció de forma voluntaria a colaborar con el minizoo con la finalidad de ayudar a llevarse a Nicolasa de allí, recuerda que una oportunidad propuso aumentar el espacio de la jaula, tirando tabiques y fusionando las rejas con otras que tenía a ambos lados, sin embargo la respuesta de las administradores del parque siempre fue “no, porque había que solicitar el presupuesto”.

Luego de un acuerdo entre el safari Rioleón de Cataluña, el Rottary Club y el Ayuntamiento de Cataluña la osa Nicolasa en 1984 abandonó sedada el Parque Bruil con destino al safari catalán lugar donde vivió algunos años en buenas condiciones aunque con secuelas psicológicas que no le permitieron llevar la vida de un oso normal.

12 agosto, 2018

La principal atracción por más de 20 años fueron Juan y Nicolasa, se trata de una pareja de osos pardos. A Juan lo envenenaron mientras que Nicolasa quedó tuerta tras recibir una perdigonada en un ojo.

Dairayma Méndez

El ayuntamiento Municipal de Zaragoza inauguró en el Parque Bruil una placa contra el maltrato animal y en especial para recordar la osa Nicolasa y otros animales exóticos que padecieron sufrimiento y tortura en el minizoo desde el año 1965.

La placa se realizó a petición de algunas organizaciones en contra de la crueldad hacia los animales. Se elaboró en acero, mide aproximadamente 134 centímetros de altura. Tiene escrito el siguiente mensaje “Desde 1965 fueron torturados, abandonados y enjaulados en este mismo lugar, la osa Nicolasa y oso Juan. Juan murió aquí en condiciones penosas, Nicolasa, herida y muy enferma fue trasladada en 1984. En recuerdo de los animales que aquí sufrieron maltrato, con la esperanza de que el maltrato animal sea pronto un mal recuerdo”.

Según el consejero Municipal de economía y cultura del ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés afirmó que “en la mayoría de las ocasiones, los animales llegaban aquí regalados o como donaciones de particulares. En aquel momento no había normativas legales le impidieran esta actividad”.

El minizoo albergó leones, pavos reales, zorros, monos y jabalíes, quienes por las pésimas condiciones y falta de asistencia médica fallecieron. Según el veterinario clínico, Alberto Cortés “no había vacunas, ni se desparasitaban, ni se controlaba correctamente su alimentación, ni disponían del espacio adecuado- y del salvajismo en otros muchos” explicó.

El médico veterinario relató que “la primera víctima en llegar a tan infame lugar fue Zara, una cachorra de león que fue presentada en sociedad por todo lo alto en unas Fiestas del Pilar”. También expresó que los animales “iban muriendo cautivos en condiciones pésimas o en circunstancias aún menos agradables, como un león que fue quemado vivo o un jabalí con el que se organizó una batida después de que aumentara de tamaño y ya no cupiera en su jaula y que terminó sirviendo de alimento a los ancianos de la Casa de Amparo”.

 

Te puede interesar: Día Mundial de la Tierra y su impacto en la extinción de animales

 

Juan y Nicolasa, pareja de osos pardos

El especialista en la salud de los animales afirmó que al oso “Juan lo envenenaron mientras Nicolasa permaneció en el lugar por 4 años más”. También afirmó que Nicolasa quedó tuerta tras recibir una perdigonada en un ojo. Se volvió frecuente que tiraran piedras, colillas o petardos. La osa deambulaba en su jaula, que media 4 por 3 metros y solo disponía de un agujero lleno de agua para lavarse “Psíquicamente estaba destrozada” “Todo lo que podía hacer era dar vueltas” lamentó.

Cortés aprovechó la ocasión para relatar que después de la muerte del oso Juan se ofreció de forma voluntaria a colaborar con el minizoo con la finalidad de ayudar a llevarse a Nicolasa de allí, recuerda que una oportunidad propuso aumentar el espacio de la jaula, tirando tabiques y fusionando las rejas con otras que tenía a ambos lados, sin embargo la respuesta de las administradores del parque siempre fue “no, porque había que solicitar el presupuesto”.

Luego de un acuerdo entre el safari Rioleón de Cataluña, el Rottary Club y el Ayuntamiento de Cataluña la osa Nicolasa en 1984 abandonó sedada el Parque Bruil con destino al safari catalán lugar donde vivió algunos años en buenas condiciones aunque con secuelas psicológicas que no le permitieron llevar la vida de un oso normal.

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *