El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Determinan poca presencia de la mujer en programas de adicciones

80 % de los participantes son hombres y el 20 %, mujeres   Los problemas de dependencia a drogas y […]

80 % de los participantes son hombres y el 20 %, mujeres

 

Los problemas de dependencia a drogas y sustancias psicotrópicas no distinguen entre genero o estatus social, pero en ocasiones la situación y posición en la sociedad de cada persona determina la atención que se le da al problema. De acuerdo a los resultados emitidos por la Asociación Proyecto Hombre, las mujeres adictas tienden a estar más solas y buscar ayuda más tarde, lo que en ocasiones las hace invisibles en el sistema de atención.

 

En España son más las mujeres que buscan opciones de tratamiento por adicciones al alcohol, se ha calculado que un 50 % lo hace frente al 35 % de los hombres. Estos datos se recogen de un informe del año 2017 hecho por la asociación.

 

En los programas, el 80 % de los participantes son hombres y el 20 %, mujeres, tal y como han señalado en una rueda de prensa la directora de Proyecto Hombre, Elena Presencio, en el marco de las XX Jornadas de la asociación bajo el título “Proyecto Género: Visión integral de la intervención en adicciones”.

 

En cuanto a la edad media a la que acuden las mujeres adictas a los programas de la asociación se sitúa en los 40 años, dos más que la de los hombres, y en el 50 % de los casos es el alcohol la principal sustancia consumida -en ellos la cocaína es la prevalente-.

 

Las féminas comienzan a consumir más tarde que los hombres y suelen tener un nivel académico bajo, ya que dos de cada tres no han terminado la Secundaria, y se encuentran más problemas para conseguir un puesto de trabajo; si lo logran, muchas de ellas están a tiempo parcial, con lo que dependen de ayudas externas como la familia, amigos o la instituciones.

 

El 10 % de las mujeres que asisten a los programas de Proyecto Hombre tiene hijos, una cifra superior a los hombres, que apenas alcanza el 1 %, algo que también dificulta su acceso al tratamiento, según la asociación.

 

La organización ha determinado que las mujeres también demoran más tiempo en buscar ayuda, por lo que llegan con la salud más deteriorada, con problemas crónicos, hepáticos y digestivos, incluso con cáncer. Toman más medicamentos de manera regular: el 35 % de las mujeres lo hace mientras que en los hombres es el 25 %, y tienen más problemas y trastornos mentales como la depresión o la ansiedad.

 

El 69 % de las mujeres asegura haber sufrido abusos emocionales (los hombres el 46 %), el 50 %, físicos (los hombres el 23 %) y el 27 % sexuales (los hombres el 4 %). Solo en el caso de las conductas violentas, ellos superan a las mujeres y es que dos de cada cinco hombres llegan con causas pendientes con la Justicia por solo una de cada cinco de ellas.

 

Te podría interesar: De mujeres sanas a víctimas de un método anticonceptivo

 

La directora de Proyecto Hombres ha subrayado que cuando se trata de mujeres adictas, precisamente la adicción les añade más vulnerabilidad y supone “un estigma que las sitúa en desventaja social”. Las mujeres anteponen las necesidades de los otros “Mujeres doblemente rechazadas por acercarse a la ilegalidad e incumplir los roles tradiciones. ‘Malas madres, malas hijas, malas esposas’, invisibles, blanco de juicios y comentarios, que suponen una carga añadida que no se visibiliza igual en el caso de ellos”, subrayó Elena Presencio.

 

Asimismo apuntó que las mujeres anteponen las necesidades de los otros, como las de los hijos, a las suyas. “Son mujeres más solas, con menos apoyo familiar porque ellos frecuentemente vienen con sus madres y parejas y ellas, no”. Pero, a su vez son mujeres “valientes, luchadoras y que exigen ser miradas con otros ojos, los de una sociedad igualitaria”.

 

 

 

11 mayo, 2018
80 % de los participantes son hombres y el 20 %, mujeres

 

Los problemas de dependencia a drogas y sustancias psicotrópicas no distinguen entre genero o estatus social, pero en ocasiones la situación y posición en la sociedad de cada persona determina la atención que se le da al problema. De acuerdo a los resultados emitidos por la Asociación Proyecto Hombre, las mujeres adictas tienden a estar más solas y buscar ayuda más tarde, lo que en ocasiones las hace invisibles en el sistema de atención.

 

En España son más las mujeres que buscan opciones de tratamiento por adicciones al alcohol, se ha calculado que un 50 % lo hace frente al 35 % de los hombres. Estos datos se recogen de un informe del año 2017 hecho por la asociación.

 

En los programas, el 80 % de los participantes son hombres y el 20 %, mujeres, tal y como han señalado en una rueda de prensa la directora de Proyecto Hombre, Elena Presencio, en el marco de las XX Jornadas de la asociación bajo el título “Proyecto Género: Visión integral de la intervención en adicciones”.

 

En cuanto a la edad media a la que acuden las mujeres adictas a los programas de la asociación se sitúa en los 40 años, dos más que la de los hombres, y en el 50 % de los casos es el alcohol la principal sustancia consumida -en ellos la cocaína es la prevalente-.

 

Las féminas comienzan a consumir más tarde que los hombres y suelen tener un nivel académico bajo, ya que dos de cada tres no han terminado la Secundaria, y se encuentran más problemas para conseguir un puesto de trabajo; si lo logran, muchas de ellas están a tiempo parcial, con lo que dependen de ayudas externas como la familia, amigos o la instituciones.

 

El 10 % de las mujeres que asisten a los programas de Proyecto Hombre tiene hijos, una cifra superior a los hombres, que apenas alcanza el 1 %, algo que también dificulta su acceso al tratamiento, según la asociación.

 

La organización ha determinado que las mujeres también demoran más tiempo en buscar ayuda, por lo que llegan con la salud más deteriorada, con problemas crónicos, hepáticos y digestivos, incluso con cáncer. Toman más medicamentos de manera regular: el 35 % de las mujeres lo hace mientras que en los hombres es el 25 %, y tienen más problemas y trastornos mentales como la depresión o la ansiedad.

 

El 69 % de las mujeres asegura haber sufrido abusos emocionales (los hombres el 46 %), el 50 %, físicos (los hombres el 23 %) y el 27 % sexuales (los hombres el 4 %). Solo en el caso de las conductas violentas, ellos superan a las mujeres y es que dos de cada cinco hombres llegan con causas pendientes con la Justicia por solo una de cada cinco de ellas.

 

Te podría interesar: De mujeres sanas a víctimas de un método anticonceptivo

 

La directora de Proyecto Hombres ha subrayado que cuando se trata de mujeres adictas, precisamente la adicción les añade más vulnerabilidad y supone “un estigma que las sitúa en desventaja social”. Las mujeres anteponen las necesidades de los otros “Mujeres doblemente rechazadas por acercarse a la ilegalidad e incumplir los roles tradiciones. ‘Malas madres, malas hijas, malas esposas’, invisibles, blanco de juicios y comentarios, que suponen una carga añadida que no se visibiliza igual en el caso de ellos”, subrayó Elena Presencio.

 

Asimismo apuntó que las mujeres anteponen las necesidades de los otros, como las de los hijos, a las suyas. “Son mujeres más solas, con menos apoyo familiar porque ellos frecuentemente vienen con sus madres y parejas y ellas, no”. Pero, a su vez son mujeres “valientes, luchadoras y que exigen ser miradas con otros ojos, los de una sociedad igualitaria”.

 

 

 

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *