El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial de la Diabetes

Documental presentado en España deja al descubierto cómo vivir en pobreza empuja a formarse más rápido en la música

El documental cuenta con la dirección del talentoso español Gilbert Arroyo El pasado sábado el público español quedó estremecido y nostálgico […]

El documental cuenta con la dirección del talentoso español Gilbert Arroyo

El pasado sábado el público español quedó estremecido y nostálgico luego que se proyectó como estreno mundial el documental “Sinfonía”, que muestra cómo los niños sobrevivientes bajo el nivel de pobreza tienen la gallardía y el empuje par salir adelante y fundar desde sus entrañas la rapidez y concentración para formarse en el universo de la música.

En la clausura del festival DocsBarcelona, se exhibió el proyecto que cuenta con la dirección del talentoso español Gilbert Arroyo y el italoargentino Andrés Locatelli.

La pobreza hace que los niños aprendan a interpretar música de manera muy rápida” porque encuentran un refugio en ella, aseguró el tenor peruano Juan Diego Flórez, protagonista de la obra. 

A su juicio, la formación musical en las escuelas en un país marcado por las desigualdades y la falta de oportunidades se engloba en el documental que sigue la vida de Alondra, Diego e Imanol, tres niños con riesgo de exclusión social participantes del proyecto Sinfonía por el Perú. 

El hecho que los niños avancen tanto y tan rápido es el resultado de la propia pobreza, porque se aferran a sus instrumentos y a la orquesta “como si fuera una familia, y ahí encuentran un refugio”, ha reiterado en una entrevista con medios de comunicación nacionales e internacionales. 

Te podría interesar: En España la ONG Save the Children denuncia el drama de los niños sirios

Flórez no olvida que “la excelencia está presente y se nota, los niños tocan con alegría, con ganas, se les ve entusiasmados y, como dice Alondra, que vivan en la pobreza no significa que sean mediocres”, aunque el objetivo es la inclusión social

Se aliará con una universidad peruana en una cátedra de orquesta, “hasta que nosotros -dice Flórez- formemos nuestra propia academia, pues muchos tienen ganas de ser profesores”, con este propósito inicialmente Sinfonía por el Perú.

Elogia el trabajo de los directores del documental que muestran la actividad de la fundación y la suya como presidente, “intentando obtener fondos, viajando constantemente a Perú para ver las necesidades de los niños, de la oficina central“, así como su actividad como cantante. Ante esto, ambos han considerado que la experiencia les ha cambiado la visión sobre el arte y la cultura, y cómo sirve para construir comunidad y consigue transformar a niños que no tienen voz.

Además, comentan que el documental no evidencia en exceso el interior de las casas de los menores para mostrar el lado crudo de esa pobreza. “Lo hicimos por dignidad y porque no queríamos aprovecharnos de eso, no aportaba nada”.

Cuando el equipo llegó a Perú, narra Locatelli, se encontró con unos niños que les cautivaron desde el minuto uno; y comprobaron que Flórez estaba realmente comprometido con la idea de retornar a la sociedad lo que él había recibido cuando pudo estudiar en Estados Unidos gracias a las ayudas

Por otro lado, un estudio desarrollado con el patrocinio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) arrojó que “mejoraron en el colegio, en matemáticas, en conducta, se redujo el trabajo infantil, disminuyó la violencia doméstica y la agresividad” en los pequeños que participaron en el documental

28 mayo, 2018
El documental cuenta con la dirección del talentoso español Gilbert Arroyo

El pasado sábado el público español quedó estremecido y nostálgico luego que se proyectó como estreno mundial el documental “Sinfonía”, que muestra cómo los niños sobrevivientes bajo el nivel de pobreza tienen la gallardía y el empuje par salir adelante y fundar desde sus entrañas la rapidez y concentración para formarse en el universo de la música.

En la clausura del festival DocsBarcelona, se exhibió el proyecto que cuenta con la dirección del talentoso español Gilbert Arroyo y el italoargentino Andrés Locatelli.

La pobreza hace que los niños aprendan a interpretar música de manera muy rápida” porque encuentran un refugio en ella, aseguró el tenor peruano Juan Diego Flórez, protagonista de la obra. 

A su juicio, la formación musical en las escuelas en un país marcado por las desigualdades y la falta de oportunidades se engloba en el documental que sigue la vida de Alondra, Diego e Imanol, tres niños con riesgo de exclusión social participantes del proyecto Sinfonía por el Perú. 

El hecho que los niños avancen tanto y tan rápido es el resultado de la propia pobreza, porque se aferran a sus instrumentos y a la orquesta “como si fuera una familia, y ahí encuentran un refugio”, ha reiterado en una entrevista con medios de comunicación nacionales e internacionales. 

Te podría interesar: En España la ONG Save the Children denuncia el drama de los niños sirios

Flórez no olvida que “la excelencia está presente y se nota, los niños tocan con alegría, con ganas, se les ve entusiasmados y, como dice Alondra, que vivan en la pobreza no significa que sean mediocres”, aunque el objetivo es la inclusión social

Se aliará con una universidad peruana en una cátedra de orquesta, “hasta que nosotros -dice Flórez- formemos nuestra propia academia, pues muchos tienen ganas de ser profesores”, con este propósito inicialmente Sinfonía por el Perú.

Elogia el trabajo de los directores del documental que muestran la actividad de la fundación y la suya como presidente, “intentando obtener fondos, viajando constantemente a Perú para ver las necesidades de los niños, de la oficina central“, así como su actividad como cantante. Ante esto, ambos han considerado que la experiencia les ha cambiado la visión sobre el arte y la cultura, y cómo sirve para construir comunidad y consigue transformar a niños que no tienen voz.

Además, comentan que el documental no evidencia en exceso el interior de las casas de los menores para mostrar el lado crudo de esa pobreza. “Lo hicimos por dignidad y porque no queríamos aprovecharnos de eso, no aportaba nada”.

Cuando el equipo llegó a Perú, narra Locatelli, se encontró con unos niños que les cautivaron desde el minuto uno; y comprobaron que Flórez estaba realmente comprometido con la idea de retornar a la sociedad lo que él había recibido cuando pudo estudiar en Estados Unidos gracias a las ayudas

Por otro lado, un estudio desarrollado con el patrocinio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) arrojó que “mejoraron en el colegio, en matemáticas, en conducta, se redujo el trabajo infantil, disminuyó la violencia doméstica y la agresividad” en los pequeños que participaron en el documental

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *