El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@12 de diciembre, Día Internacional de la Neutralidad

Drogas sintéticas: la nueva amenaza en Estados Unidos

Las drogas de diseño han matado al menos 200 personas por día en EE.UU.   Tan solo en el año […]

Las drogas de diseño han matado al menos 200 personas por día en EE.UU.

 

Tan solo en el año 2017, las sobredosis por el consumo excesivo de estupefacientes provocaron 72.287 muertes, de acuerdo a las más recientes estimaciones del Centro para el Control de Enfermedades (CDC). La cifra supera a las víctimas por accidentes de tráfico o violencia con armas de fuego. Las investigaciones apuntan a que las personas están consumiendo drogas sintéticas, elaboradas a base de medicamentos que adquieren en farmacias. Las autoridades intentan dar con los responsables de comercializar estas drogas que significan un amenaza para el país.

Esta duro golpe a la salud publica se ha convertido en un hecho notorio, tal como sucedió a mediados de esta semana en New Haven Green, un céntrico parque situado junto a la Universidad de Yale. En solo minutos, una avalancha de ambulancias invadió el lugar para atender los más de 100 casos por sobredosis de una droga de diseño cien veces más potente que la marihuana.

Para Toni Harp, alcalde de New Haven, este episodio es un reflejo de las enormes dificultades por las que atraviesan las autoridades locales de costa a costa en EE UU ante “esta amenaza para la salud pública”. El pasado 4 de julio, coincidiendo con la celebración del Día de la Independencia, tuvieron que lidiar con 14 casos de sobredosis en ese mismo parque. Y el incidente recuerda a otro similar en Brooklyn el pasado mayo, que afectó a un centenar de personas.

El nombre de la responsable es la droga sintética K2 o Spice. Esta sustancia ha llevado a emergencias 25 casos en unas tres horas, según relata Rick Fontana, director de las operaciones de emergencias de la localidad en Connecticut. “Muchos se desplomaban a la vez”, expresó.

Hasta ahora hay tres personas sospechosas de la distribución de la marihuna sintética que causó las sobredosis masivas. El comisario jefe Anthony Campbell explicó que se trataba de una remesa de la droga, que como en el caso de Brooklyn, muy peligrosa. “No vengan al Green para comprarla”, pidió al público, “no pongan sus vidas en peligro”.

Te podría interesar: Exmarineros de buque Elcano se declaran culpables de narcotráfico

Las campañas en las redes sociales no han cesado. Las autoridades locales buscan, de todas las manera posibles, advertir a la comunidad sobre los peligrosos efectos de estas sustacias. Explican que el cannabis sintético provoca efectos diferentes e impredecibles, hasta el punto de provocar ataques al corazón, paradas respiratorias y daños irreversibles.

En cuanto a los Estados con el mayor índice de mortalidad son los de Virginia Occidental, Pensilvania y Ohio. En Massachusetts, Vermont, Wyoming y Montana se empieza a apreciar una reducción de muertes por sobredosis, pero son la excepción porque en el resto del país crece pese a los esfuerzos que se están desplegando para combatir la adicción a drogas como el fentanilo, 50 veces más potente que la heroína.

Una nueva forma de guerra

El presidente de los Estados Unidos exigió a finales de esta semana al fiscal general Jeff Sessions que demande a las compañías farmacéuticas que producen opiáceos. Sin embargo, deben tomar en cuenta que estas sustancias llegan de países como China o México. Para Trump es imperante que haya un mayor control. “Es como una nueva forma de guerra”, apuntó el primer mandatario.

18 agosto, 2018

Las drogas de diseño han matado al menos 200 personas por día en EE.UU.

 

Tan solo en el año 2017, las sobredosis por el consumo excesivo de estupefacientes provocaron 72.287 muertes, de acuerdo a las más recientes estimaciones del Centro para el Control de Enfermedades (CDC). La cifra supera a las víctimas por accidentes de tráfico o violencia con armas de fuego. Las investigaciones apuntan a que las personas están consumiendo drogas sintéticas, elaboradas a base de medicamentos que adquieren en farmacias. Las autoridades intentan dar con los responsables de comercializar estas drogas que significan un amenaza para el país.

Esta duro golpe a la salud publica se ha convertido en un hecho notorio, tal como sucedió a mediados de esta semana en New Haven Green, un céntrico parque situado junto a la Universidad de Yale. En solo minutos, una avalancha de ambulancias invadió el lugar para atender los más de 100 casos por sobredosis de una droga de diseño cien veces más potente que la marihuana.

Para Toni Harp, alcalde de New Haven, este episodio es un reflejo de las enormes dificultades por las que atraviesan las autoridades locales de costa a costa en EE UU ante “esta amenaza para la salud pública”. El pasado 4 de julio, coincidiendo con la celebración del Día de la Independencia, tuvieron que lidiar con 14 casos de sobredosis en ese mismo parque. Y el incidente recuerda a otro similar en Brooklyn el pasado mayo, que afectó a un centenar de personas.

El nombre de la responsable es la droga sintética K2 o Spice. Esta sustancia ha llevado a emergencias 25 casos en unas tres horas, según relata Rick Fontana, director de las operaciones de emergencias de la localidad en Connecticut. “Muchos se desplomaban a la vez”, expresó.

Hasta ahora hay tres personas sospechosas de la distribución de la marihuna sintética que causó las sobredosis masivas. El comisario jefe Anthony Campbell explicó que se trataba de una remesa de la droga, que como en el caso de Brooklyn, muy peligrosa. “No vengan al Green para comprarla”, pidió al público, “no pongan sus vidas en peligro”.

Te podría interesar: Exmarineros de buque Elcano se declaran culpables de narcotráfico

Las campañas en las redes sociales no han cesado. Las autoridades locales buscan, de todas las manera posibles, advertir a la comunidad sobre los peligrosos efectos de estas sustacias. Explican que el cannabis sintético provoca efectos diferentes e impredecibles, hasta el punto de provocar ataques al corazón, paradas respiratorias y daños irreversibles.

En cuanto a los Estados con el mayor índice de mortalidad son los de Virginia Occidental, Pensilvania y Ohio. En Massachusetts, Vermont, Wyoming y Montana se empieza a apreciar una reducción de muertes por sobredosis, pero son la excepción porque en el resto del país crece pese a los esfuerzos que se están desplegando para combatir la adicción a drogas como el fentanilo, 50 veces más potente que la heroína.

Una nueva forma de guerra

El presidente de los Estados Unidos exigió a finales de esta semana al fiscal general Jeff Sessions que demande a las compañías farmacéuticas que producen opiáceos. Sin embargo, deben tomar en cuenta que estas sustancias llegan de países como China o México. Para Trump es imperante que haya un mayor control. “Es como una nueva forma de guerra”, apuntó el primer mandatario.

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *