El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Drones para llevar medicamentos a zonas rurales de África

Eno Ekanem, de 15 años, estuvo entre las 80 niñas de 34 países africanos que asistieron al primer campamento de […]

Eno Ekanem, de 15 años, estuvo entre las 80 niñas de 34 países africanos que asistieron al primer campamento de codificación en Addis Abeba, Etiopía, el 24 de agosto de 2018. El campamento marcó el lanzamiento de la iniciativa African Girls Can CODE (Las niñas africanas pueden codificar), un programa conjunto de la Comisión de la Unión Africana, ONU Mujeres y la Unión Internacional de Telecomunicaciones

 

Hoy día 11 de octubre, “Día Internacional de la Niña” queremos destacar la historia de Eno Ekanem, de 15 años, que gracias a programas como los que lleva a cabo Naciones Unidas consiguen insertarse en la vida laboral y consiguen realizar proyectos que antes sólo estaban al alcance de los niños, pero nunca de las niñas.

Eno nos cuenta su historia:

“La codificación forma parte de uno de los temas de nuestro programa de estudios, y he estado asistiendo a clases de codificación desde 2017, cuando tenía 14 años. Pero quería ampliar mis conocimientos sobre la codificación, dado que, en realidad, no habíamos profundizado en este tema en la escuela.

La mayoría de los niños se especializarán en informática, más que las niñas. Las niñas sufren discriminación en este sector porque la informática siempre se consideró un área para niños, no para niñas… “¿No deberías dedicarte a ser ama de casa o hacer cosas de niñas?”, suelen preguntarnos.

Mi perspectiva cambió porque también solía pensar que los ordenadores son sólo para los niños. Pero, desde que muchas mujeres codificadoras se acercaron a hablarnos, ahora pienso que las niñas también pueden dedicarse a ello.

Estamos intentando construir un dron que se controlará por mensajes de texto y será capaz de entregar medicamentos en las zonas rurales. Las personas de esas zonas no tienen acceso a ellos. En mi grupo, somos seis niñas procedentes de Namibia, Rwanda, Suazilandia, Senegal y Nigeria. Fue genial trabajar en un grupo como este. Aprendimos sobre codificación, pero también sobre otros aspectos relacionados con cómo compartir ideas y desarrollarlas. Además aprendimos sobre diferentes países y culturas. Nos escuchamos, nos dimos el lugar para hablar e intentamos trabajar [juntas].

Me entregarán un ordenador portátil como parte de este programa y lo llevaré a la escuela para enseñarles a mis compañeras [cómo codificar]. No deberían pensar que sólo los niños pueden codificar.

Me aseguraré de compartir lo que aprendí aquí, incluidas las habilidades de desarrollo personal”

Una historia de superación que nos debería enseñar lo importante de la vida.

11 octubre, 2018

Eno Ekanem, de 15 años, estuvo entre las 80 niñas de 34 países africanos que asistieron al primer campamento de codificación en Addis Abeba, Etiopía, el 24 de agosto de 2018. El campamento marcó el lanzamiento de la iniciativa African Girls Can CODE (Las niñas africanas pueden codificar), un programa conjunto de la Comisión de la Unión Africana, ONU Mujeres y la Unión Internacional de Telecomunicaciones

 

Hoy día 11 de octubre, “Día Internacional de la Niña” queremos destacar la historia de Eno Ekanem, de 15 años, que gracias a programas como los que lleva a cabo Naciones Unidas consiguen insertarse en la vida laboral y consiguen realizar proyectos que antes sólo estaban al alcance de los niños, pero nunca de las niñas.

Eno nos cuenta su historia:

“La codificación forma parte de uno de los temas de nuestro programa de estudios, y he estado asistiendo a clases de codificación desde 2017, cuando tenía 14 años. Pero quería ampliar mis conocimientos sobre la codificación, dado que, en realidad, no habíamos profundizado en este tema en la escuela.

La mayoría de los niños se especializarán en informática, más que las niñas. Las niñas sufren discriminación en este sector porque la informática siempre se consideró un área para niños, no para niñas… “¿No deberías dedicarte a ser ama de casa o hacer cosas de niñas?”, suelen preguntarnos.

Mi perspectiva cambió porque también solía pensar que los ordenadores son sólo para los niños. Pero, desde que muchas mujeres codificadoras se acercaron a hablarnos, ahora pienso que las niñas también pueden dedicarse a ello.

Estamos intentando construir un dron que se controlará por mensajes de texto y será capaz de entregar medicamentos en las zonas rurales. Las personas de esas zonas no tienen acceso a ellos. En mi grupo, somos seis niñas procedentes de Namibia, Rwanda, Suazilandia, Senegal y Nigeria. Fue genial trabajar en un grupo como este. Aprendimos sobre codificación, pero también sobre otros aspectos relacionados con cómo compartir ideas y desarrollarlas. Además aprendimos sobre diferentes países y culturas. Nos escuchamos, nos dimos el lugar para hablar e intentamos trabajar [juntas].

Me entregarán un ordenador portátil como parte de este programa y lo llevaré a la escuela para enseñarles a mis compañeras [cómo codificar]. No deberían pensar que sólo los niños pueden codificar.

Me aseguraré de compartir lo que aprendí aquí, incluidas las habilidades de desarrollo personal”

Una historia de superación que nos debería enseñar lo importante de la vida.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *