El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial para la Prevención del Abuso Infantil

Niño de Filipinas se niega a dejar de estudiar pese a tener que cuidar a su hermana, ¿ver para creer?

En Filipinas uno de cada cuatro residentes vive con menos de 175 euros al mes Esta semana las redes sociales […]

En Filipinas uno de cada cuatro residentes vive con menos de 175 euros al mes

Esta semana las redes sociales han estallado con la historia de Justin, un pequeño que tiene la obligación de cuidar a su hermana menor pero no quiere dejar de asistir a clases en Filipinas.

Asiste al colegio con la niña de un año colgada del brazo izquierdo y sentada en sus rodillas, mientras toma apuntes con la otra mano, a fin de compatibilizar ambos trabajos, como ocurre con otros menores en ese país.

En este escenario el retoño ha recopilado un sinfín de mensajes de apoyo, donde Justin es visto como un ejemplo y una motivación para que los chavales continúen estudiando pese las vicisitudes que puedan presentarse.

Mam Lei, su docente en la escuela de Primaria Salvación de Filipinas, en la zona de Magallanes, 600 kilómetros al sureste de Manila, aseguró a través de su página en Facebook que el jovencito le dijo “tengo que traer a mi hermana porque mi abuela tiene que trabajar en la granja y nadie se puede ocupar de ella”.

En enero del año pasado otra historia fue difundida. En este caso, los protagonistas fueron Mateo, de nueve años, y su hermano de dos, huérfanos de madre desde 2016, quienes asistían al planel juntos, enganchados el uno al otro, ya que su padre trabajaba como carpintero para mantenerles y no podía cuidar del más pequeño. Su realidad también fue revelada por una profesora del centro Shyla Mie Brillantes Blasico, experta que con la intención de que la historia de Mateo sirviese de inspiración para otros chavales, según aclaró ella misma en esa red social Facebook, realizó la publicación, que despertó entonces toda una ola de solidaridad con los hermanos en Filipinas.

El Banco Mundial alegó que en Filipinas uno de cada cuatro residentes vive con menos de 175 euros al mes, el umbral nacional de pobreza. El ingreso nacional bruto per cápita del país en el año 2016 fue de 3.580 euros al año, en España es de 27.600 euros, lo que le coloca, de 195, en el puesto 130.

Te podría interesar: En Indonesia una familia con niños se inmolaron en ataques contra 3 iglesias
14 mayo, 2018

Para reforzar las medidas de seguridad con sus hijos, por otro lado, la Comisión Costarricense de Cooperación con la Unesco hizo un llamado a los padres y madres de familia.

A que tanto el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) como el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) desmintieran que existe una banda de supuestos filipinos dedicados al robo de niños surge el pronunciamiento que reitera que en España también se debe tomar precaución por hechos de esta magnitud.

Algunas de las situaciones que se han suscitado y a las cuales los padres de familia deben prestar atención son: llamadas tele fónicas, ofrecimiento de golosinas fuera de los planteles, así como acercamiento de desconocidos a intercambiar palabras con menores.

La presidenta de la Comisión de esa zona, Rocío Solís, comenta que se debe atender la problemática de interés global.

Acató: “Los padres deben hablar con sus hijos, explicarles la situación y advertirles sobre los peligros que puede traer el hablar con desconocidos y que además, si les ofrecen cosas, no aceptarlas y mucho menos irse con ellos a ningún lado. Es importante decirles que den aviso a un adulto que esté cerca si llega a pasar algo de lo antes mencionado”.

A su vez reiteró que “es un buen momento para acompañar a nuestros pequeños en las cosas que hacen y demostrar más interés en ellos, con eso se establecen vínculos más fuertes que fortalecen la relación padres e hijos”.

Como parte de los reforzamientos que pueden hacerse en ellos para ser menos susceptibles a situaciones de peligro, tendrán que trabajar la autoestima de los niños, desarrollarles la confianza en sí mismos, cultivar sus fortalezas, hablarles siempre de manera positiva y enseñarles a decir “no” cuando algo no les guste.

En España y otras naciones hay grupos organizados que se dedican a hacerlo para explotarlos sexualmente, usarlos como traficantes de droga, vender sus órganos y realizar trabajos forzosos. En Costa Rica no existen denuncias formales sobre el robo de niños.

Con acciones como evitar dejarlos solos en casa o enviarlos a la pulpería o a la escuela sin la compañía de un adulto, los padres de familia y la población en general deben por la vida y la integridad de los menores para la prevención de acontecimientos indeseados.

20 mayo, 2018
En Filipinas uno de cada cuatro residentes vive con menos de 175 euros al mes

Esta semana las redes sociales han estallado con la historia de Justin, un pequeño que tiene la obligación de cuidar a su hermana menor pero no quiere dejar de asistir a clases en Filipinas.

Asiste al colegio con la niña de un año colgada del brazo izquierdo y sentada en sus rodillas, mientras toma apuntes con la otra mano, a fin de compatibilizar ambos trabajos, como ocurre con otros menores en ese país.

En este escenario el retoño ha recopilado un sinfín de mensajes de apoyo, donde Justin es visto como un ejemplo y una motivación para que los chavales continúen estudiando pese las vicisitudes que puedan presentarse.

Mam Lei, su docente en la escuela de Primaria Salvación de Filipinas, en la zona de Magallanes, 600 kilómetros al sureste de Manila, aseguró a través de su página en Facebook que el jovencito le dijo “tengo que traer a mi hermana porque mi abuela tiene que trabajar en la granja y nadie se puede ocupar de ella”.

En enero del año pasado otra historia fue difundida. En este caso, los protagonistas fueron Mateo, de nueve años, y su hermano de dos, huérfanos de madre desde 2016, quienes asistían al planel juntos, enganchados el uno al otro, ya que su padre trabajaba como carpintero para mantenerles y no podía cuidar del más pequeño. Su realidad también fue revelada por una profesora del centro Shyla Mie Brillantes Blasico, experta que con la intención de que la historia de Mateo sirviese de inspiración para otros chavales, según aclaró ella misma en esa red social Facebook, realizó la publicación, que despertó entonces toda una ola de solidaridad con los hermanos en Filipinas.

El Banco Mundial alegó que en Filipinas uno de cada cuatro residentes vive con menos de 175 euros al mes, el umbral nacional de pobreza. El ingreso nacional bruto per cápita del país en el año 2016 fue de 3.580 euros al año, en España es de 27.600 euros, lo que le coloca, de 195, en el puesto 130.

Te podría interesar: En Indonesia una familia con niños se inmolaron en ataques contra 3 iglesias
14 mayo, 2018

Para reforzar las medidas de seguridad con sus hijos, por otro lado, la Comisión Costarricense de Cooperación con la Unesco hizo un llamado a los padres y madres de familia.

A que tanto el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) como el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) desmintieran que existe una banda de supuestos filipinos dedicados al robo de niños surge el pronunciamiento que reitera que en España también se debe tomar precaución por hechos de esta magnitud.

Algunas de las situaciones que se han suscitado y a las cuales los padres de familia deben prestar atención son: llamadas tele fónicas, ofrecimiento de golosinas fuera de los planteles, así como acercamiento de desconocidos a intercambiar palabras con menores.

La presidenta de la Comisión de esa zona, Rocío Solís, comenta que se debe atender la problemática de interés global.

Acató: “Los padres deben hablar con sus hijos, explicarles la situación y advertirles sobre los peligros que puede traer el hablar con desconocidos y que además, si les ofrecen cosas, no aceptarlas y mucho menos irse con ellos a ningún lado. Es importante decirles que den aviso a un adulto que esté cerca si llega a pasar algo de lo antes mencionado”.

A su vez reiteró que “es un buen momento para acompañar a nuestros pequeños en las cosas que hacen y demostrar más interés en ellos, con eso se establecen vínculos más fuertes que fortalecen la relación padres e hijos”.

Como parte de los reforzamientos que pueden hacerse en ellos para ser menos susceptibles a situaciones de peligro, tendrán que trabajar la autoestima de los niños, desarrollarles la confianza en sí mismos, cultivar sus fortalezas, hablarles siempre de manera positiva y enseñarles a decir “no” cuando algo no les guste.

En España y otras naciones hay grupos organizados que se dedican a hacerlo para explotarlos sexualmente, usarlos como traficantes de droga, vender sus órganos y realizar trabajos forzosos. En Costa Rica no existen denuncias formales sobre el robo de niños.

Con acciones como evitar dejarlos solos en casa o enviarlos a la pulpería o a la escuela sin la compañía de un adulto, los padres de familia y la población en general deben por la vida y la integridad de los menores para la prevención de acontecimientos indeseados.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *