El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

“El Aquarius” llegó a tierra lleno de esperanza y nuevos desafíos

Este domingo inició un nuevo reto para España y los 630 refugiados   Aunque claramente cansados, los migrantes del Aquarius […]

Este domingo inició un nuevo reto para España y los 630 refugiados

 

Aunque claramente cansados, los migrantes del Aquarius llegaron a Valencia este domingo, tal como se tenía previsto; en tres embarcaciones, el Dattilo (274 refugiados), el Aquarius (106) y el buque de la armada italiana Orione (250) para iniciar con un proceso de evaluación  que ha sido preparado por más de mil voluntarios y autoridades. El plan es desarrollar el circuito y brindarles un destino rápido y seguro a los viajeros.

Entre aplausos, sonrisas y sobretodo la alegría de pisar tierra firme, los 630 migrantes fueron ingresaron al puerto de manera escalonada. “Están bastante felices de haber llegado a puerto, bastante ilusionados y esperanzados, también se les ve cansados, pero lo primero gana a lo segundo” expresó Carmen Moreno, miembro de los voluntarios de Cruz Roja.

El primer destino para los migrantes, luego de navegar unos 1500 kilómetros, son los circuidos. Uno verde, para las personas saludables, lleva directamente a la entrevista con la policía para tomar datos y posteriormente ir a algún albergue provisional. Otro rojo para los niños, mujeres embarazadas o adultos que necesiten ayuda sanitaria o atención en un hospital. Antes de bajar, fueron equipados con un kit de ropa, toalla, productos de higiene, peine, cepillo de dientes y zapatos. Además de mucho agua por el inclemente sol.

En este etapa, los voluntarios a bordo de las embarcaciones, de SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras aseguran que el trabajo no finaliza nunca. “No finaliza nunca. Los migrantes pasan a las casas de acogida o centros de estancia temporal, y se sigue haciendo trabajo con ellos. Luego vendrá la ayuda social o para que consigan asilo”.

De acuerdo a lo explicado por el ministro de Fomento, José Luis Abalos, después de pasar un mes en el país, los migrantes se les tratará con la legalidad en la mano sin excepciones por lo que es muy importante que desde este momento empiecen a tramitar sus papeles.

 

El desafío apenas inicia

A pesar de que la llegada de las embarcaciones a Valencia parezca el desenlace feliz de esta emocionante serie, los retos aún son muchos. Una de las mayores preocupaciones es la correcta asistencia de los 123 menores sin compañía que este domingo llegaron a Valencia, quienes podrían ser víctimas de un débil sistema de protección. Terminar en la calle sería un definitivo fracaso tras todo el proceso que han vivido.

La realidad que las ONG especializadas en la protección de menores tienen años criticando las malas prácticas en la protección de menores que llegan a las costas españolas.

“Esta vez se ha hecho una acogida concienzuda, pero en España no existe un protocolo de primera recepción especializado en la infancia en las costas”, indicó Sara Collantes, especialista de migración de UNICEF. “No olvidemos que los niños llegan cada día a a costas andaluzas y en los puertos no hay un protocolo de actuación. Faltan abogados especializados, mediadores culturales –algo importante, porque no reciben información adaptada a su edad y a su lengua–, tampoco se está identificando la necesidad de pedir asilo y protección para posibles víctimas de trata”, apuntó.

 

Te podría interesar: Valencia espera a los 630 migrantes abordo del Aquarius a primera hora este domingo

 

En este sentido, las organizaciones esperan que esta nueva llegada de niños sin representantes, signifique un cambio en el sistema de recepción y acogida de la Administración española. Hasta el momento el plan es que los niños a bordo de las embarcaciones permanezcan en Valencia. Lo principal, según los voluntarios, es brindarles atención médica, psicológica y emocional debido a todo lo que han vivido.

“Hay que pensar de dónde vienen. No han empezado el viaje hace una semana, muchos llevarán meses e incluso años recorriendo países”, David Del Campo, director de cooperación internacional de Save The Children. “En cuanto toquen tierra, su sensación va a ser de haber logrado algo y hay que estar a la altura. Según bajen del barco, tienen que sentirse protegidos. Muchos no saben adónde van, si les van a castigar, qué les va a ocurrir. Tiene que haber gente que hable su idioma, que les diga: ‘Estate tranquilo, estás bien, te vamos a cuidar”.

Ahora más que nunca se requiere de traductores para entender lo que estos niños necesitan. La Fundación Raíces, que defiende los derechos de estos niños, ha recalcado que deben ser trasladados a los servicios de protección para la atención inmediata que necesiten. Resaltan que no se separe a los niños que sí están con sus familiares.

No obstante, más que un sistema de acogida viciado, lo importante es organizarse para que luego de que el Aquarius deje de ser noticia de primera plana, se mantenga un mecanismo formal que ayude al traslado de los niños a las comunidades donde puedan tener mejores oportunidades. De lo contrario tienen el riesgo de fugarse y vivir en la calle. Solo en el año 2016, 825 niños, niñas y adolescentes abandonaron los servicios de protección.

18 junio, 2018

Este domingo inició un nuevo reto para España y los 630 refugiados

 

Aunque claramente cansados, los migrantes del Aquarius llegaron a Valencia este domingo, tal como se tenía previsto; en tres embarcaciones, el Dattilo (274 refugiados), el Aquarius (106) y el buque de la armada italiana Orione (250) para iniciar con un proceso de evaluación  que ha sido preparado por más de mil voluntarios y autoridades. El plan es desarrollar el circuito y brindarles un destino rápido y seguro a los viajeros.

Entre aplausos, sonrisas y sobretodo la alegría de pisar tierra firme, los 630 migrantes fueron ingresaron al puerto de manera escalonada. “Están bastante felices de haber llegado a puerto, bastante ilusionados y esperanzados, también se les ve cansados, pero lo primero gana a lo segundo” expresó Carmen Moreno, miembro de los voluntarios de Cruz Roja.

El primer destino para los migrantes, luego de navegar unos 1500 kilómetros, son los circuidos. Uno verde, para las personas saludables, lleva directamente a la entrevista con la policía para tomar datos y posteriormente ir a algún albergue provisional. Otro rojo para los niños, mujeres embarazadas o adultos que necesiten ayuda sanitaria o atención en un hospital. Antes de bajar, fueron equipados con un kit de ropa, toalla, productos de higiene, peine, cepillo de dientes y zapatos. Además de mucho agua por el inclemente sol.

En este etapa, los voluntarios a bordo de las embarcaciones, de SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras aseguran que el trabajo no finaliza nunca. “No finaliza nunca. Los migrantes pasan a las casas de acogida o centros de estancia temporal, y se sigue haciendo trabajo con ellos. Luego vendrá la ayuda social o para que consigan asilo”.

De acuerdo a lo explicado por el ministro de Fomento, José Luis Abalos, después de pasar un mes en el país, los migrantes se les tratará con la legalidad en la mano sin excepciones por lo que es muy importante que desde este momento empiecen a tramitar sus papeles.

 

El desafío apenas inicia

A pesar de que la llegada de las embarcaciones a Valencia parezca el desenlace feliz de esta emocionante serie, los retos aún son muchos. Una de las mayores preocupaciones es la correcta asistencia de los 123 menores sin compañía que este domingo llegaron a Valencia, quienes podrían ser víctimas de un débil sistema de protección. Terminar en la calle sería un definitivo fracaso tras todo el proceso que han vivido.

La realidad que las ONG especializadas en la protección de menores tienen años criticando las malas prácticas en la protección de menores que llegan a las costas españolas.

“Esta vez se ha hecho una acogida concienzuda, pero en España no existe un protocolo de primera recepción especializado en la infancia en las costas”, indicó Sara Collantes, especialista de migración de UNICEF. “No olvidemos que los niños llegan cada día a a costas andaluzas y en los puertos no hay un protocolo de actuación. Faltan abogados especializados, mediadores culturales –algo importante, porque no reciben información adaptada a su edad y a su lengua–, tampoco se está identificando la necesidad de pedir asilo y protección para posibles víctimas de trata”, apuntó.

 

Te podría interesar: Valencia espera a los 630 migrantes abordo del Aquarius a primera hora este domingo

 

En este sentido, las organizaciones esperan que esta nueva llegada de niños sin representantes, signifique un cambio en el sistema de recepción y acogida de la Administración española. Hasta el momento el plan es que los niños a bordo de las embarcaciones permanezcan en Valencia. Lo principal, según los voluntarios, es brindarles atención médica, psicológica y emocional debido a todo lo que han vivido.

“Hay que pensar de dónde vienen. No han empezado el viaje hace una semana, muchos llevarán meses e incluso años recorriendo países”, David Del Campo, director de cooperación internacional de Save The Children. “En cuanto toquen tierra, su sensación va a ser de haber logrado algo y hay que estar a la altura. Según bajen del barco, tienen que sentirse protegidos. Muchos no saben adónde van, si les van a castigar, qué les va a ocurrir. Tiene que haber gente que hable su idioma, que les diga: ‘Estate tranquilo, estás bien, te vamos a cuidar”.

Ahora más que nunca se requiere de traductores para entender lo que estos niños necesitan. La Fundación Raíces, que defiende los derechos de estos niños, ha recalcado que deben ser trasladados a los servicios de protección para la atención inmediata que necesiten. Resaltan que no se separe a los niños que sí están con sus familiares.

No obstante, más que un sistema de acogida viciado, lo importante es organizarse para que luego de que el Aquarius deje de ser noticia de primera plana, se mantenga un mecanismo formal que ayude al traslado de los niños a las comunidades donde puedan tener mejores oportunidades. De lo contrario tienen el riesgo de fugarse y vivir en la calle. Solo en el año 2016, 825 niños, niñas y adolescentes abandonaron los servicios de protección.

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *