El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

El destino de quienes no logran atravesar el Estrecho con vida

Los veladores de tumbas anónimas cuentan su historia   Al salir de casa, muchos inmigrantes se despiden con la esperanza […]

Los veladores de tumbas anónimas cuentan su historia

 

Al salir de casa, muchos inmigrantes se despiden con la esperanza de llegar a puerto seguro en nuevas tierras; esas que soñaron alcanzar para huir del conflicto, el hambre y la pobreza de sus países de origen. Algunos llegan y viven para contar una historia dura, la travesía durante días en un mar desconocido a bordo de un precario navío. Pero de otros nunca se sabrá más nada y aunque sí logran llegar a tierra firme, solo lo hacen en cuerpo. Su alma e identidad, quedan sumergidas en las aguas que pudieron salvarlo, las mismas aguas que acabaron con su existencia. Esos que no logran atravesar el Estrecho con vida yacen hoy en tumbas sin nombres ni flores y solo cuentan con la atención de un cura y el servicio solitario de un cementerio que nunca imaginaron tener que visitar.

De acuerdo a cifras de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), 127 personas han sido halladas sin vida en costas españolas, argelinas y marroquíes en lo que va del año 2018. Al menos 148 han desaparecido en el mar. La primera señal de que los cementerios se iban a llenar de lápidas anonimas, surgió en el año 1988 cuando fue encontrado el primer cadaver en el Estrecho.

Desde ese año hasta hoy, el número no ha hecho más que aumentar, tal como lo describe Gabriel Delgado, director del secretariado de Migraciones en la diócesis de Cádiz y Ceuta. “No hay ni un solo año en el que no haya existido una desgracia mortal. En los cementerios, las tumbas de los inmigrantes son la huella clara y permanente de esta tragedia”.

Los veladores

Trabajar en un cementerio puede ser dificil para la mayoría de las personas y lo es aún más para quienes tienen la obligación de darle sepultura a los cuerpos de los inmigrantes. En el camposanto de Barbete, Pacuchi Tamayo y Nazaret Jiménez cuentan la triste historia de Samuel Kabamba, el niño congoleño de cuatros años que apareció ahogado en enero del 2017 en una playa gaditana. Ambas limpian la tumba del infanten y le colocan flores frescas. “¡Cómo no hacerlo, es un angelito y lo tenemos al lado!” cuenta una de ellas.

De Samuel se tiene un historia, pero hay muchos de los que nunca se sabrá nada. Según Ana Rosado, de APDHA, “por cada persona fallecida que aparece hay otras dos de las que nunca se sabe nada, lo que llevaría a triplicar esta cifra, ya de por sí, horrible”.

Por su parte, Sergio Morales, coordinador en Andalucía de la funeraria ASV explica que “son cadáveres en muchos casos sin documentación alguna, es muy difícil su identificación”. Esta institución se encargó en el 2017 de 20 cuerpos de Tarifa y Algeciras.

Tras el hallazgo y sepultura, se inicia una investigación para identificar el cuerpo. Funerarias, asociaciones y ONG hacen lo posible por encontrar respuesta a esta incognita. “Nos interesamos por los datos, por una posible clave que dé un compañero de viaje, intentamos seguir esas pistas” detalla Delgado.

Te podría interesar: Tragedias en altamar: Más de mil migrantes han muerto durante el 2018

Estos cuerpos sin aparentes dolientes, pueden estar de dos a sesis meses en las cámaras frigoríficas del Instituto de Medicina Legal. Posteriormente, un juez ordena su entierro en el cementerio más cercano que el Ayuntamiento correspondiente debe costear.

Ana Pérez o Paqui Hidalgo, concejalas de Asuntos Sociales de Barbate y Tarifa respectivamente, exponen que con presupuestos municipales al mínimo, corresponde a los ayuntamientos costeros hacer frente en solitario a los hasta 2.200 euros que cuesta cada sepelio. “No tenemos ayuda de nadie (en referencia al Gobierno o la Junta de Andalucía), pero no sería humano no darles un entierro digno”.

El compromiso es asumido con entereza por cada Ayuntamiento. En los entierros se hacen ceremonias solitarias e invadidas por la indignación de los veladores que no pueden dejar de rezar y dejar flores a cada ‘Inmigrante de Marruecos’ como reza en su tumba.

17 julio, 2018

Los veladores de tumbas anónimas cuentan su historia

 

Al salir de casa, muchos inmigrantes se despiden con la esperanza de llegar a puerto seguro en nuevas tierras; esas que soñaron alcanzar para huir del conflicto, el hambre y la pobreza de sus países de origen. Algunos llegan y viven para contar una historia dura, la travesía durante días en un mar desconocido a bordo de un precario navío. Pero de otros nunca se sabrá más nada y aunque sí logran llegar a tierra firme, solo lo hacen en cuerpo. Su alma e identidad, quedan sumergidas en las aguas que pudieron salvarlo, las mismas aguas que acabaron con su existencia. Esos que no logran atravesar el Estrecho con vida yacen hoy en tumbas sin nombres ni flores y solo cuentan con la atención de un cura y el servicio solitario de un cementerio que nunca imaginaron tener que visitar.

De acuerdo a cifras de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), 127 personas han sido halladas sin vida en costas españolas, argelinas y marroquíes en lo que va del año 2018. Al menos 148 han desaparecido en el mar. La primera señal de que los cementerios se iban a llenar de lápidas anonimas, surgió en el año 1988 cuando fue encontrado el primer cadaver en el Estrecho.

Desde ese año hasta hoy, el número no ha hecho más que aumentar, tal como lo describe Gabriel Delgado, director del secretariado de Migraciones en la diócesis de Cádiz y Ceuta. “No hay ni un solo año en el que no haya existido una desgracia mortal. En los cementerios, las tumbas de los inmigrantes son la huella clara y permanente de esta tragedia”.

Los veladores

Trabajar en un cementerio puede ser dificil para la mayoría de las personas y lo es aún más para quienes tienen la obligación de darle sepultura a los cuerpos de los inmigrantes. En el camposanto de Barbete, Pacuchi Tamayo y Nazaret Jiménez cuentan la triste historia de Samuel Kabamba, el niño congoleño de cuatros años que apareció ahogado en enero del 2017 en una playa gaditana. Ambas limpian la tumba del infanten y le colocan flores frescas. “¡Cómo no hacerlo, es un angelito y lo tenemos al lado!” cuenta una de ellas.

De Samuel se tiene un historia, pero hay muchos de los que nunca se sabrá nada. Según Ana Rosado, de APDHA, “por cada persona fallecida que aparece hay otras dos de las que nunca se sabe nada, lo que llevaría a triplicar esta cifra, ya de por sí, horrible”.

Por su parte, Sergio Morales, coordinador en Andalucía de la funeraria ASV explica que “son cadáveres en muchos casos sin documentación alguna, es muy difícil su identificación”. Esta institución se encargó en el 2017 de 20 cuerpos de Tarifa y Algeciras.

Tras el hallazgo y sepultura, se inicia una investigación para identificar el cuerpo. Funerarias, asociaciones y ONG hacen lo posible por encontrar respuesta a esta incognita. “Nos interesamos por los datos, por una posible clave que dé un compañero de viaje, intentamos seguir esas pistas” detalla Delgado.

Te podría interesar: Tragedias en altamar: Más de mil migrantes han muerto durante el 2018

Estos cuerpos sin aparentes dolientes, pueden estar de dos a sesis meses en las cámaras frigoríficas del Instituto de Medicina Legal. Posteriormente, un juez ordena su entierro en el cementerio más cercano que el Ayuntamiento correspondiente debe costear.

Ana Pérez o Paqui Hidalgo, concejalas de Asuntos Sociales de Barbate y Tarifa respectivamente, exponen que con presupuestos municipales al mínimo, corresponde a los ayuntamientos costeros hacer frente en solitario a los hasta 2.200 euros que cuesta cada sepelio. “No tenemos ayuda de nadie (en referencia al Gobierno o la Junta de Andalucía), pero no sería humano no darles un entierro digno”.

El compromiso es asumido con entereza por cada Ayuntamiento. En los entierros se hacen ceremonias solitarias e invadidas por la indignación de los veladores que no pueden dejar de rezar y dejar flores a cada ‘Inmigrante de Marruecos’ como reza en su tumba.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *