El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

El plástico el amigo que convertimos en enemigo.

Más de 300 toneladas de plástico se producen al año en el mundo, permitiría hacer una bolsa gigante donde cabría […]

Más de 300 toneladas de plástico se producen al año en el mundo, permitiría hacer una bolsa gigante donde cabría el planeta.

 

La fabricación de plástico se ha incrementado notoriamente desde la segunda guerra mundial, vamos a un ritmo acelerado tanto en los avances tecnológicos como en la destrucción de nuestro planeta, y lo peor es que no parece importarnos los efectos que están teniendo sobre nuestro planeta la producción sin medir del plástico y la forma de desecharlo.

Se le adjudica su invención a Estados Unidos, por el año 1860, cuando se ofreció un premio a quien pudiera crear un material para sustituir las bolas de billar hechas con marfil. El ganador fue John Hyatt, quien más adelante dio origen a la industria cinematográfica.  Y para el año 1907, Leo Baekeland, crea la baquelita, primer plástico termoestable.

Después de su invento, otros investigadores se dieron a la tarea de buscarle cada vez más usos al plástico, convirtiéndolo en el sustituto difícil de sustituir, desde ventanas; botellas; mecanismos grandes y pequeños antes realizados con bronce o acero; envases para comida; tuberías para electricidad, agua, entre otros, son muchos los usos que poco a poco se le han ido dando al plástico.

El gran problema ha sido que hemos incorporado tanto el plástico a nuestras vidas que nos hemos olvidado de cómo desecharlo sin afectar nuestro propio entorno. Las malas medidas ecológicas han hecho que el plástico cobre cada vez más espacio en nuestras comunidades.

La cantidad de plástico que se produce en el mundo es abismal, se estima que anualmente se producen 300 de toneladas de plástico, con ello se ha producido un gran cambio en nuestra biodiversidad, además del ecosistema.

Plástico: el nuevo alimento de los animales

En el mar, los peces ven el plástico como alimento que ingieren sin conocimiento de su daño, al igual que las aves le dan de comer a sus crías plástico, todo esto termina por enfermarlos o matarlos, reduciendo gran parte de su población, afectando a la biodiversidad y los cambios normales que se deberían dar en la cadena alimenticia de los seres vivos.

Es una cadena muy preocupante, pues se produce todo este plástico, pero ¿a dónde va? ¿Qué pasa con todo ese plástico que se desecha?,  según lo observado termina en el fondo marino y la calles de todo el mundo, no hay una política ecologista en el mundo que ayude a destruir o reutilizar todo el plástico que se produce.

Los ecologistas sugieren ofrecer sistemas de saneamiento y zonas de protección ambiental, además de campañas de concienciación para que las empresas responsables de la fabricación del plástico también aporten soluciones para evitar que sus productos terminen haciendo tanto daño al planeta.

Además de la sociedad en general, vemos como las personas arrojan a las playas, bosques, calles, envoltorios plásticos de caramelos, botellas, bolsas, en fin cualquier tipo de basura sin pensar en las consecuencias de sus acciones.  Para que el plástico se descomponga pasan muchos años, y si se sigue sumando las cantidades que se desechan, no veremos el final de esta cadena.

Nos conformamos con el móvil de última generación, la nueva versión de un refresco y cosas tan materiales que lo realmente importante queda atrás, tal vez por falta de información y por simple desinterés. Desde hace muchos años se han formado organizaciones que buscan incentivar a las personas hacia el cuidado ambiental.

Pero sus esfuerzos parecen mínimos en comparación a la gran vorágine del consumismo que nos está arropando, según estudios, hay tanto plástico en el mundo que el planeta podría ser recubierto totalmente por una gran bolsa plástica.

Mientras leías este artículo estabas generando monedas que donaremos a la ONG más votada entre nuestros suscriptores. Suscríbete, sin coste alguno para ti, y lee cada día noticias como esta, estarás informado y donarás a una ONG. Pincha aquí y suscríbete ahora además hasta el 15 de diciembre podrás entrar en el sorteo de 10 participaciones de lotería de Navidad de Cruz Roja.

5 noviembre, 2018

Más de 300 toneladas de plástico se producen al año en el mundo, permitiría hacer una bolsa gigante donde cabría el planeta.

 

La fabricación de plástico se ha incrementado notoriamente desde la segunda guerra mundial, vamos a un ritmo acelerado tanto en los avances tecnológicos como en la destrucción de nuestro planeta, y lo peor es que no parece importarnos los efectos que están teniendo sobre nuestro planeta la producción sin medir del plástico y la forma de desecharlo.

Se le adjudica su invención a Estados Unidos, por el año 1860, cuando se ofreció un premio a quien pudiera crear un material para sustituir las bolas de billar hechas con marfil. El ganador fue John Hyatt, quien más adelante dio origen a la industria cinematográfica.  Y para el año 1907, Leo Baekeland, crea la baquelita, primer plástico termoestable.

Después de su invento, otros investigadores se dieron a la tarea de buscarle cada vez más usos al plástico, convirtiéndolo en el sustituto difícil de sustituir, desde ventanas; botellas; mecanismos grandes y pequeños antes realizados con bronce o acero; envases para comida; tuberías para electricidad, agua, entre otros, son muchos los usos que poco a poco se le han ido dando al plástico.

El gran problema ha sido que hemos incorporado tanto el plástico a nuestras vidas que nos hemos olvidado de cómo desecharlo sin afectar nuestro propio entorno. Las malas medidas ecológicas han hecho que el plástico cobre cada vez más espacio en nuestras comunidades.

La cantidad de plástico que se produce en el mundo es abismal, se estima que anualmente se producen 300 de toneladas de plástico, con ello se ha producido un gran cambio en nuestra biodiversidad, además del ecosistema.

Plástico: el nuevo alimento de los animales

En el mar, los peces ven el plástico como alimento que ingieren sin conocimiento de su daño, al igual que las aves le dan de comer a sus crías plástico, todo esto termina por enfermarlos o matarlos, reduciendo gran parte de su población, afectando a la biodiversidad y los cambios normales que se deberían dar en la cadena alimenticia de los seres vivos.

Es una cadena muy preocupante, pues se produce todo este plástico, pero ¿a dónde va? ¿Qué pasa con todo ese plástico que se desecha?,  según lo observado termina en el fondo marino y la calles de todo el mundo, no hay una política ecologista en el mundo que ayude a destruir o reutilizar todo el plástico que se produce.

Los ecologistas sugieren ofrecer sistemas de saneamiento y zonas de protección ambiental, además de campañas de concienciación para que las empresas responsables de la fabricación del plástico también aporten soluciones para evitar que sus productos terminen haciendo tanto daño al planeta.

Además de la sociedad en general, vemos como las personas arrojan a las playas, bosques, calles, envoltorios plásticos de caramelos, botellas, bolsas, en fin cualquier tipo de basura sin pensar en las consecuencias de sus acciones.  Para que el plástico se descomponga pasan muchos años, y si se sigue sumando las cantidades que se desechan, no veremos el final de esta cadena.

Nos conformamos con el móvil de última generación, la nueva versión de un refresco y cosas tan materiales que lo realmente importante queda atrás, tal vez por falta de información y por simple desinterés. Desde hace muchos años se han formado organizaciones que buscan incentivar a las personas hacia el cuidado ambiental.

Pero sus esfuerzos parecen mínimos en comparación a la gran vorágine del consumismo que nos está arropando, según estudios, hay tanto plástico en el mundo que el planeta podría ser recubierto totalmente por una gran bolsa plástica.

Mientras leías este artículo estabas generando monedas que donaremos a la ONG más votada entre nuestros suscriptores. Suscríbete, sin coste alguno para ti, y lee cada día noticias como esta, estarás informado y donarás a una ONG. Pincha aquí y suscríbete ahora además hasta el 15 de diciembre podrás entrar en el sorteo de 10 participaciones de lotería de Navidad de Cruz Roja.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *