El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

El reto de los jóvenes en América Latina que se debaten entre trabajar y estudiar

Muchos  jóvenes en América Latina no trabajan ni estudian   La transición de la adolescencia a la adultez se vuelve […]

Muchos  jóvenes en América Latina no trabajan ni estudian

 

La transición de la adolescencia a la adultez se vuelve más complicada cuando pensando en la manera de seguir nuestro sueños y convertirnos en adultos independientes sin perder el norte. Pero más allá de esta disyuntiva que también vivieron nuestros padres, los jóvenes actuales deben sobrepasar las fronteras tecnológicas creadas por el hombre, superar la inteligencia artificial, los robots y en definitiva, reinvitarse. Muchos lo llaman Millenials, tal como lo describe un estudio que se publicará en noviembre próximo denominado: Millennials en América Latina y el Caribe: ¿trabajar o estudiar?.

Con él, los investigadores buscan exponer en detalle el comportamiento de los Millenials en plena Cuarta Revolución Industrial, cuando muchos se sienten amenazados por la avasallante modernidad y la posibilidad de que las máquinas hagan todo por nosotros. ¿Qué tan preparados están los jóvenes en América Latina y el Caribe? ¿Cuáles son sus habilidades?

Para responder esas preguntas, los investigadores evaluaron a 15.000 invididuos de entre 15 y 24 años en nueve países (Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Haití, México, Paraguay, Perú y Uruguay). Los primeros resultados arrojaron que uno de cada cinco consultados es nini, es decir que no trabaja ni estudia. Sin embargo, dentro de este grupo, un 40% se encuentra en realidad buscando trabajo (principalmente hombres) y más de la mitad, un 57%, se dedica a labores de cuidado (especialmente mujeres). Es decir, en contra de las convenciones establecidas, la mayoría de los ninis no son ociosos, sino que realizan otras actividades productivas.

Con respecto a sus habilidades, el estudio abarcó principalmente lo relacionado con la cognición (comprensión lectora, capacidad de resolver problemas matemáticos…), desarrollo socioemocional (como la autoeficacia, la perseverancia o la autoestima) y habilidades técnicas.

Los resultados son preocupantes, pues menos del 60% de los encuestados es capaz de realizar correctamente cálculos matemáticos muy sencillos, útiles para la vida diaria, como repartir un monto de dinero en partes iguales entre cinco personas. Respecto a la fluidez en inglés o su facilidad para el manejo de dispositivos tecnológicos, otras habilidades esenciales para este nuevo mercado de trabajo, el nivel promedio encontrado en nuestro estudio resulta preocupante. En el caso de las habilidades socioemocionales, muy valoradas por los empleadores de la región, el resultado es, por lo general, mucho más positivo.

Te podría interesar: Stands y charlas juntan a jóvenes con el mercado del trabajo

En este sentido, con el estudio, los autores buscan mostrar evidencia clara de los retos y limitaciones que tiene la generación del futuro, que a pesar de todo, vive en una época con ventajas. Ejemplo de ello es que en los últimos 15 años, la pobreza disminuyó un 46 % y la desigualdad se redujo en un 11 %.

No obstante, el índice de Mejores Trabajos, que mide cómo son los empleos en cada país de acuerdo a la calidad y cantidad, demuestra que los jóvenes tienen menos y peores trabajos que los adultos.

Por lo tanto, es de suma importancia que se creen políticas y estrategias para dilucidar el futuro de la generación actual, que aunque es muy independiente, necesita una serie de herramientas en un mundo que no para de evolucionar.

 

11 agosto, 2018

Muchos  jóvenes en América Latina no trabajan ni estudian

 

La transición de la adolescencia a la adultez se vuelve más complicada cuando pensando en la manera de seguir nuestro sueños y convertirnos en adultos independientes sin perder el norte. Pero más allá de esta disyuntiva que también vivieron nuestros padres, los jóvenes actuales deben sobrepasar las fronteras tecnológicas creadas por el hombre, superar la inteligencia artificial, los robots y en definitiva, reinvitarse. Muchos lo llaman Millenials, tal como lo describe un estudio que se publicará en noviembre próximo denominado: Millennials en América Latina y el Caribe: ¿trabajar o estudiar?.

Con él, los investigadores buscan exponer en detalle el comportamiento de los Millenials en plena Cuarta Revolución Industrial, cuando muchos se sienten amenazados por la avasallante modernidad y la posibilidad de que las máquinas hagan todo por nosotros. ¿Qué tan preparados están los jóvenes en América Latina y el Caribe? ¿Cuáles son sus habilidades?

Para responder esas preguntas, los investigadores evaluaron a 15.000 invididuos de entre 15 y 24 años en nueve países (Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Haití, México, Paraguay, Perú y Uruguay). Los primeros resultados arrojaron que uno de cada cinco consultados es nini, es decir que no trabaja ni estudia. Sin embargo, dentro de este grupo, un 40% se encuentra en realidad buscando trabajo (principalmente hombres) y más de la mitad, un 57%, se dedica a labores de cuidado (especialmente mujeres). Es decir, en contra de las convenciones establecidas, la mayoría de los ninis no son ociosos, sino que realizan otras actividades productivas.

Con respecto a sus habilidades, el estudio abarcó principalmente lo relacionado con la cognición (comprensión lectora, capacidad de resolver problemas matemáticos…), desarrollo socioemocional (como la autoeficacia, la perseverancia o la autoestima) y habilidades técnicas.

Los resultados son preocupantes, pues menos del 60% de los encuestados es capaz de realizar correctamente cálculos matemáticos muy sencillos, útiles para la vida diaria, como repartir un monto de dinero en partes iguales entre cinco personas. Respecto a la fluidez en inglés o su facilidad para el manejo de dispositivos tecnológicos, otras habilidades esenciales para este nuevo mercado de trabajo, el nivel promedio encontrado en nuestro estudio resulta preocupante. En el caso de las habilidades socioemocionales, muy valoradas por los empleadores de la región, el resultado es, por lo general, mucho más positivo.

Te podría interesar: Stands y charlas juntan a jóvenes con el mercado del trabajo

En este sentido, con el estudio, los autores buscan mostrar evidencia clara de los retos y limitaciones que tiene la generación del futuro, que a pesar de todo, vive en una época con ventajas. Ejemplo de ello es que en los últimos 15 años, la pobreza disminuyó un 46 % y la desigualdad se redujo en un 11 %.

No obstante, el índice de Mejores Trabajos, que mide cómo son los empleos en cada país de acuerdo a la calidad y cantidad, demuestra que los jóvenes tienen menos y peores trabajos que los adultos.

Por lo tanto, es de suma importancia que se creen políticas y estrategias para dilucidar el futuro de la generación actual, que aunque es muy independiente, necesita una serie de herramientas en un mundo que no para de evolucionar.

 

Sugerencias
El cambio en la alimentación es uno de los desafíos al iniciar el año

Se debe dar la bienvenida a los alimentos verdes La alimentación es uno de los deseos a mejorar en las […]

Conoce algunos consejos para conducir por carreteras con hielo

La precaución y la calma son fundamentales para evitar incidentes Conducir por carreteras con hielo requiere extrema precaución. Más cuando […]

Los botones te pueden ayudar con la coordinación de la vista y las manos

Actualmente se han puesto muy de moda las pulseras hechas con botones de nácar o de metal, según su tamaño […]

¡No te quedes callad@! Hazlo público en comodenunciar.com

La plataforma que llega para ayudar a las personas más vulnerables a todo tipo de violencia ¿Pasas miedo al volver […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *