El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

En España alrededor de 31.000 personas no tienen un lugar para vivir

Las personas sin techo merecen un lugar donde vivir     Cada día la crisis de vivienda en España trae […]

Las personas sin techo merecen un lugar donde vivir

 

 

Cada día la crisis de vivienda en España trae un sinfín de victimas que mueren viviendo en las calles, en este país una persona cada 6 días.

Aproximadamente 31.000 personas sufren sin hogar, esto no es una elección personal ni mucho menos un camino de malas decisiones que toman de manera individual, este fenómeno se acentúa en muchas sociedades avanzadas debido a factores sociales, políticos y económicos determinando las circunstancias para que terminen sin techo donde vivir.

Por otro lado, el acceso a la vivienda, el mercado laboral, la desigualdad en un sistema de salud y la pérdida de relaciones de ayuda que promueven el mundo el mundo de hoy día, hace que existan personas viviendo de manera estable en las calles.

Todos los “sin techo” merecen una vivienda digna, es un derecho constitucional y por tanto una garantía de responsabilidad del estado.

Por su parte, RAIS es una organización sin fines de lucro que mantiene contacto con el gobierno de España, con el único objetivo de que las personas sinhogarismo pasen a formar parte de la agenda política.

España debe dar importancia al grave problema que está ocurriendo, ya que lo único que puede pasar es que se siga incrementando por todo el país.

En Finlandia es el único lugar donde desciende el sinhogarismo que ha apostado por un método riguroso Housing First que promueve un cambio de forma positiva en la manera de trabajar con este problema social.

Con esta metodología las personas sin hogar viven en las calles de manera estable y pueden acceder a una vivienda  donde reciben apoyo intensivo por parte de un equipo profesional.

Más allá de las acciones necesarias que se derivan de las responsabilidades y competencias autonómicas se considera que el gobierno español debe liderar e impulsar la erradicación del sinhogarismo e incorporarse al movimiento de países europeos comprometidos con que nadie viva en la calle, requiriendo no solo de presupuestos públicos, sino con liderazgo para movilizar actores políticos necesarios.

 

Te podría interesar: Barcelona contabilizó más de 3.500 sin techo en una noche

 

La idea para abordar la problemática de las personas, que llevan años viviendo en las calles, no es tomarlas con situaciones de emergencia, sino como soluciones en plazas de alojamientos temporales en establecimientos colectivos por ejemplo, albergues que no han sido eficaces y que suponen una mala experiencia.

El principal problema del sinhogarismo es el acceso a la vivienda y resulta impactante que la tarea de luchar contra las personas sin techo recaiga únicamente sobre servicios sociales, continuamente desbordados.

El gobierno de España presentó un presupuesto que no solventa el problema de las personas en las calles, sin embargo RAIS, la ONG que lucha contra la exclusión social de las personas más desfavorecidas ha impulsado una enmienda a los PGE 2018, solicitando una dotación de al menos 5 millones de euros para ofrecer una respuesta inmediata a las 31.000 personas que viven en las calles apostando por la metodología Housing First.

Este año 2018 es indispensable que el gobierno español invierta en la prevención del sinhogarismo desarrollando programas de detección de riesgo en servicios sociales.

España está obligada a ofrecer una respuesta con urgencia, que sea eficaz y efectiva. No es normal vivir en una sociedad donde se vulneran los derechos a la vivienda, salud y seguridad.

No se puede continuar haciendo caso omiso a la situación en la que viven algunas aceras de España, resignándose a una sociedad donde existan ciudadanos sin hogar.

 

5 junio, 2018
Las personas sin techo merecen un lugar donde vivir

 

 

Cada día la crisis de vivienda en España trae un sinfín de victimas que mueren viviendo en las calles, en este país una persona cada 6 días.

Aproximadamente 31.000 personas sufren sin hogar, esto no es una elección personal ni mucho menos un camino de malas decisiones que toman de manera individual, este fenómeno se acentúa en muchas sociedades avanzadas debido a factores sociales, políticos y económicos determinando las circunstancias para que terminen sin techo donde vivir.

Por otro lado, el acceso a la vivienda, el mercado laboral, la desigualdad en un sistema de salud y la pérdida de relaciones de ayuda que promueven el mundo el mundo de hoy día, hace que existan personas viviendo de manera estable en las calles.

Todos los “sin techo” merecen una vivienda digna, es un derecho constitucional y por tanto una garantía de responsabilidad del estado.

Por su parte, RAIS es una organización sin fines de lucro que mantiene contacto con el gobierno de España, con el único objetivo de que las personas sinhogarismo pasen a formar parte de la agenda política.

España debe dar importancia al grave problema que está ocurriendo, ya que lo único que puede pasar es que se siga incrementando por todo el país.

En Finlandia es el único lugar donde desciende el sinhogarismo que ha apostado por un método riguroso Housing First que promueve un cambio de forma positiva en la manera de trabajar con este problema social.

Con esta metodología las personas sin hogar viven en las calles de manera estable y pueden acceder a una vivienda  donde reciben apoyo intensivo por parte de un equipo profesional.

Más allá de las acciones necesarias que se derivan de las responsabilidades y competencias autonómicas se considera que el gobierno español debe liderar e impulsar la erradicación del sinhogarismo e incorporarse al movimiento de países europeos comprometidos con que nadie viva en la calle, requiriendo no solo de presupuestos públicos, sino con liderazgo para movilizar actores políticos necesarios.

 

Te podría interesar: Barcelona contabilizó más de 3.500 sin techo en una noche

 

La idea para abordar la problemática de las personas, que llevan años viviendo en las calles, no es tomarlas con situaciones de emergencia, sino como soluciones en plazas de alojamientos temporales en establecimientos colectivos por ejemplo, albergues que no han sido eficaces y que suponen una mala experiencia.

El principal problema del sinhogarismo es el acceso a la vivienda y resulta impactante que la tarea de luchar contra las personas sin techo recaiga únicamente sobre servicios sociales, continuamente desbordados.

El gobierno de España presentó un presupuesto que no solventa el problema de las personas en las calles, sin embargo RAIS, la ONG que lucha contra la exclusión social de las personas más desfavorecidas ha impulsado una enmienda a los PGE 2018, solicitando una dotación de al menos 5 millones de euros para ofrecer una respuesta inmediata a las 31.000 personas que viven en las calles apostando por la metodología Housing First.

Este año 2018 es indispensable que el gobierno español invierta en la prevención del sinhogarismo desarrollando programas de detección de riesgo en servicios sociales.

España está obligada a ofrecer una respuesta con urgencia, que sea eficaz y efectiva. No es normal vivir en una sociedad donde se vulneran los derechos a la vivienda, salud y seguridad.

No se puede continuar haciendo caso omiso a la situación en la que viven algunas aceras de España, resignándose a una sociedad donde existan ciudadanos sin hogar.

 

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *