El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Europa podría tener un aire más limpio gracias a un español

Un científico español ha sido elegido por su propuesta de cómo mejorar la calidad del aire en Europa   Conocido […]

Un científico español ha sido elegido por su propuesta de cómo mejorar la calidad del aire en Europa

 

Conocido como el “crack” español en materia ambiental, el investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAE) del CSIC Xavier Querol está al frente del proyecto AIRUSE, reconocido en Europa como “el mejor de los mejores” para aumentar la calidad de nuestro aire. Querol ha encontrado la manera práctica de limpiar el aire presente en las zonas urbanas y rurales. Se trata de cambiar ciertos elementos y legislaciones que determinan el modo en el que hemos vivido hasta ahora. Si bien, aclara que sus efectos no son inmediatos, asegura que a largo plazo darán un resultado positivo para toda la población y el medio ambiente.

Para el científico no existe una sociedad con alto nivel de estudios, calidad de vida y buenos empleos, sin la presencia de un aire limpio. “No hay ninguna sociedad que tenga un desempleo bajo, una buena sanidad, una buena educación, una buena paridad de género y una mala calidad del aire”, explica Querol. “La calidad del aire es una característica más del desarrollo cultural y económico”, puntualiza Querol.

Como ejemplo ha citado Milán, donde, por ejemplo, hay que pagar cinco euros para acceder a su centro desde 2015 y el éxito de los servicios urbanos de ‘car sharing’ ha sido mucho mayor que en Madrid.

¿Cómo es el aire que respiramos?

Cada año mueren 4,2 millones de personas en todo el mundo a causa de la contaminación del aire de acuerdo a las estimaciones de la Organización Mundial para la Salud (OMS). En el caso de España se estaría hablando de 9.300 muertes por año, según los últimos datos ofrecidos por la Escuela de Sanidad Nacional.

Las alarmantes cifras motivaron la creación del programa comunitario AIRUSE, enfocado en cambiar esta realidad.

“Vimos que ciudades del centro y norte de Europa, sobre todo en Escandinavia, hace años que están aplicando muchas medidas de calidad del aire, y nosotros en el sur, como en otros campos, vamos un poco más retrasados”, explica el experto que también ha formado parte de varios comités asesores por la calidad del aire en Europa y en 2013 fue reconocido por la Generalitat Valenciana con el Premio Rey Jaime la de Protección del Medio Ambiente.

Gracias a los datos recabados por Querol y su equipo, se pudo determinar que en Barcelona, el tráfico producía un 30% de las partículas de PM10, de las cuales dos tercios provenían de las emisiones de los tubos de escape y el otro tercio del desgaste de frenos y ruedas, o que las obras provocaban, de media entre todas las ciudades, un 10% de estas emisiones. También se comprobó que los buques de las urbes costeras contribuían con un 5 y 10% a la contaminación por partículas o que las emisiones por la quema de biomasa en calefacciones eran mucho más altas en Milán, Oporto y Florencia que en la Ciudad Condal o en Atenas.

El problema ha generado unas 399.000 muertes prematuras al año por las partículas de suspensión, de acuerdo a los más recientes datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Además, este doctor en ciencias geológicas por la Universitat de Barcelona, especializado en geoquímica ambiental, advierte que en el aire se encuentran gases nocivos como el óxido de nitrógeno o el ozono troposférico. En el caso del óxido de nitrógeno, proviene en su mayoría del tráfico (“un 75% en Madrid”) y cada año provoca en Europa 75.000 fallecimientos prematuros. Mientras que el ozono malo se forma al reaccionar, principalmente, el óxido de nitrógeno procedente de los coches con la radiación solar. Este gas propio del verano produce, según los datos europeos, unas 3.500 muertes anticipadas al año.

Más cerca de un aire limpio

Entre una de las medidas más importantes está hacer un cambio en la red de transporte público; éste debe ser rápido, barato y cómodo a nivel metropolitano según Querol. Este aspecto responde al hecho de que la población de las ciudades satélite ha aumentado y muchos tiran de vehículo particular para acudir al centro por no contar con buenas alternativas de transporte.

En este sentido, este experto estima “clave el papel de los gobiernos regionales” y el acuerdo con los locales con el fin de crear, por ejemplo, “aparcamientos disuasorios alrededor de las ciudades para que la gente deje el coche allí y entre al centro con el transporte público”.

En primer lugar se busca reducir la cantidad de coches para después reducir las emisiones en los coches que queden. “Debemos eliminar los coches muy viejos que contaminan mucho en partículas y promover los nuevos”, explica Querol. Así, sería necesario “promover que la persona que se compra uno nuevo lo haga eléctrico, como ideal, y si no, híbrido y de gas natural, también sería bueno”, apunta.

En la guía AIRUSE también abordan se propone cambiar las modalidades del reparto de mercancías a establecimientos o a domicilio, que crece a buen ritmo por el impulso de las ‘apps’ y las compras online. En este caso, la medida que proponen es utilizar vehículos limpios y organizar la logística de tal forma que “no fuera necesario que hubiera tantos vehículos dando vueltas por la ciudad” o, incluso, que no repartan en la misma franja horaria como se hace actualmente.

Te podría interesar: España elude la denuncia de la Comisión Europea por contaminación del aire.

Todas las medidas apuntan finalmente a quitarle el trono al vehículo privado. “Si tenemos un centro comercial grande en el centro de la ciudad, lo primero que se construye son miles de plazas de garaje para que la gente vaya con su coche”, ejemplifica. “Mientras que si vas a Westminster, en el centro de Londres, o al centro de París, nos costará encontrar tantos parkings públicos”. Además, apunta otras medidas como apartar los colegios, los geriátricos o los hospitales del tráfico, al ser lugares a los que acuden las personas más vulnerables, o poner más zonas verdes o más carriles bici que estén realmente separados del tráfico.

Todo esto se une a un lavado de las calles o la aplicación de sustancias aglomerantes contra las partículas en suspensión. Además, en la era digital, cree que una buena alternativa para evitar desplazamientos es el teletrabajo para los días de mayor contaminación.

El programa AIRUSE es financiado por la Comisión Europea a través del programa LIFE, ha sido galardonado con el premio ‘The Best of the Best Green Cities Project’: “el mejor de los mejores” entre más de un centenar de proyectos medioambientales. Fruto del trabajo de un consorcio en el que también han participado el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) y varios centros de investigación y universidades europeos, esta investigación que ha durado cinco años ha dado lugar a una serie de guías con diferentes medidas para eliminar la contaminación.

28 agosto, 2018

Un científico español ha sido elegido por su propuesta de cómo mejorar la calidad del aire en Europa

 

Conocido como el “crack” español en materia ambiental, el investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAE) del CSIC Xavier Querol está al frente del proyecto AIRUSE, reconocido en Europa como “el mejor de los mejores” para aumentar la calidad de nuestro aire. Querol ha encontrado la manera práctica de limpiar el aire presente en las zonas urbanas y rurales. Se trata de cambiar ciertos elementos y legislaciones que determinan el modo en el que hemos vivido hasta ahora. Si bien, aclara que sus efectos no son inmediatos, asegura que a largo plazo darán un resultado positivo para toda la población y el medio ambiente.

Para el científico no existe una sociedad con alto nivel de estudios, calidad de vida y buenos empleos, sin la presencia de un aire limpio. “No hay ninguna sociedad que tenga un desempleo bajo, una buena sanidad, una buena educación, una buena paridad de género y una mala calidad del aire”, explica Querol. “La calidad del aire es una característica más del desarrollo cultural y económico”, puntualiza Querol.

Como ejemplo ha citado Milán, donde, por ejemplo, hay que pagar cinco euros para acceder a su centro desde 2015 y el éxito de los servicios urbanos de ‘car sharing’ ha sido mucho mayor que en Madrid.

¿Cómo es el aire que respiramos?

Cada año mueren 4,2 millones de personas en todo el mundo a causa de la contaminación del aire de acuerdo a las estimaciones de la Organización Mundial para la Salud (OMS). En el caso de España se estaría hablando de 9.300 muertes por año, según los últimos datos ofrecidos por la Escuela de Sanidad Nacional.

Las alarmantes cifras motivaron la creación del programa comunitario AIRUSE, enfocado en cambiar esta realidad.

“Vimos que ciudades del centro y norte de Europa, sobre todo en Escandinavia, hace años que están aplicando muchas medidas de calidad del aire, y nosotros en el sur, como en otros campos, vamos un poco más retrasados”, explica el experto que también ha formado parte de varios comités asesores por la calidad del aire en Europa y en 2013 fue reconocido por la Generalitat Valenciana con el Premio Rey Jaime la de Protección del Medio Ambiente.

Gracias a los datos recabados por Querol y su equipo, se pudo determinar que en Barcelona, el tráfico producía un 30% de las partículas de PM10, de las cuales dos tercios provenían de las emisiones de los tubos de escape y el otro tercio del desgaste de frenos y ruedas, o que las obras provocaban, de media entre todas las ciudades, un 10% de estas emisiones. También se comprobó que los buques de las urbes costeras contribuían con un 5 y 10% a la contaminación por partículas o que las emisiones por la quema de biomasa en calefacciones eran mucho más altas en Milán, Oporto y Florencia que en la Ciudad Condal o en Atenas.

El problema ha generado unas 399.000 muertes prematuras al año por las partículas de suspensión, de acuerdo a los más recientes datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Además, este doctor en ciencias geológicas por la Universitat de Barcelona, especializado en geoquímica ambiental, advierte que en el aire se encuentran gases nocivos como el óxido de nitrógeno o el ozono troposférico. En el caso del óxido de nitrógeno, proviene en su mayoría del tráfico (“un 75% en Madrid”) y cada año provoca en Europa 75.000 fallecimientos prematuros. Mientras que el ozono malo se forma al reaccionar, principalmente, el óxido de nitrógeno procedente de los coches con la radiación solar. Este gas propio del verano produce, según los datos europeos, unas 3.500 muertes anticipadas al año.

Más cerca de un aire limpio

Entre una de las medidas más importantes está hacer un cambio en la red de transporte público; éste debe ser rápido, barato y cómodo a nivel metropolitano según Querol. Este aspecto responde al hecho de que la población de las ciudades satélite ha aumentado y muchos tiran de vehículo particular para acudir al centro por no contar con buenas alternativas de transporte.

En este sentido, este experto estima “clave el papel de los gobiernos regionales” y el acuerdo con los locales con el fin de crear, por ejemplo, “aparcamientos disuasorios alrededor de las ciudades para que la gente deje el coche allí y entre al centro con el transporte público”.

En primer lugar se busca reducir la cantidad de coches para después reducir las emisiones en los coches que queden. “Debemos eliminar los coches muy viejos que contaminan mucho en partículas y promover los nuevos”, explica Querol. Así, sería necesario “promover que la persona que se compra uno nuevo lo haga eléctrico, como ideal, y si no, híbrido y de gas natural, también sería bueno”, apunta.

En la guía AIRUSE también abordan se propone cambiar las modalidades del reparto de mercancías a establecimientos o a domicilio, que crece a buen ritmo por el impulso de las ‘apps’ y las compras online. En este caso, la medida que proponen es utilizar vehículos limpios y organizar la logística de tal forma que “no fuera necesario que hubiera tantos vehículos dando vueltas por la ciudad” o, incluso, que no repartan en la misma franja horaria como se hace actualmente.

Te podría interesar: España elude la denuncia de la Comisión Europea por contaminación del aire.

Todas las medidas apuntan finalmente a quitarle el trono al vehículo privado. “Si tenemos un centro comercial grande en el centro de la ciudad, lo primero que se construye son miles de plazas de garaje para que la gente vaya con su coche”, ejemplifica. “Mientras que si vas a Westminster, en el centro de Londres, o al centro de París, nos costará encontrar tantos parkings públicos”. Además, apunta otras medidas como apartar los colegios, los geriátricos o los hospitales del tráfico, al ser lugares a los que acuden las personas más vulnerables, o poner más zonas verdes o más carriles bici que estén realmente separados del tráfico.

Todo esto se une a un lavado de las calles o la aplicación de sustancias aglomerantes contra las partículas en suspensión. Además, en la era digital, cree que una buena alternativa para evitar desplazamientos es el teletrabajo para los días de mayor contaminación.

El programa AIRUSE es financiado por la Comisión Europea a través del programa LIFE, ha sido galardonado con el premio ‘The Best of the Best Green Cities Project’: “el mejor de los mejores” entre más de un centenar de proyectos medioambientales. Fruto del trabajo de un consorcio en el que también han participado el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) y varios centros de investigación y universidades europeos, esta investigación que ha durado cinco años ha dado lugar a una serie de guías con diferentes medidas para eliminar la contaminación.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *