El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@12 de diciembre, Día Internacional de la Neutralidad

Ghana, el país líder en basura electrónica

Su capital, Arcra, es la ciudad en donde se acumula más residuos de este tipo. El vertedero de Agbogbloshie tiene […]

Su capital, Arcra, es la ciudad en donde se acumula más residuos de este tipo. El vertedero de Agbogbloshie tiene tanta basura como 4500 torres Eiffel.

 

Al oeste de África hay un país que supera a todos los demás si se habla de basura tecnológica acumulada. Se trata de la República de Ghana, o simplemente Ghana como se conoce en el resto del mundo.

El principal punto de acumulación de basura tecnológica de Ghana se ubica en su capital, Acra. En el centro de la metrópolis “hay una “llanura desolada donde el cielo de repente es gris y no crece nada” dice Jelena Bosnjakovic, cuando se refiere a Agbogbloshie, el principal vertedero ilegal de basura electrónica. Ese es el más grande del mundo. Como él no hay otro.

Sobre el sitio, Bosnjakovic, precisó que en él trabajan niños, adultos y mujeres que no tienen las mejores condiciones para hacerlo “hay personas, incluidos menores, que trabajan allí y queman todo el tiempo la basura para recuperar los materiales valiosos o los objetos que se podrían reutilizar. Viven de eso”.

 

Te puede interesar: Comunidad LGBTI de Europa es blanco de ataques homófobos de la ultraderecha

 

La situación de los trabajadores de los vertebrados, precisamente el de Arcan, se agrava por los componentes químicos de los equipos que tienen los móviles, las computadores y otros dispositivos. Su salud se pone en tela de juicio ya que los daños se evidencian a los años, no al momento preciso. Están caminando por una alfombra de fuego, en donde las brazas hacen daño, mucho daño, señalan expertos.

“Los materiales que salen de estos residuos peligrosos pueden terminar en el suelo. También la tierra, en el sentido físico, está enferma” agregó la italiano.

Estos químicos no solo afectan al ser humano. El planeta lleva su dosis de castigo, dado que el residuo de los aparatos afecta el ambiente, en su mayoría cuando son quemados.

“Las personas trabajan sin precauciones de ningún tipo”, denunció Bosnjakovic. “Hay gente que vive en las neveras abandonadas o en las carrocerías de los coches”, aseguró más adelante.

¿De dónde proviene la basura?

La basura electrónica o tecnológica acumulada en Acra tiene un origen. Ellas, sus grandes toneladas, clasificadas como 4500 torres Eiffel, según la Universidad de las Naciones Unidas, llegan al país africano proveniente de China, Estados Unidos y países europeos.

Estados Unidos y Canadá produjeron 20 kilos de residuos por habitante, por habitante. Mientras que en Hong Kong la medida se ubica en los 19 kilogramos por personas.

Mientras tanto en África la historia es muy distinta.  Para que se produzca 1 kilo de basura electrónica tienen que juntarse 12000 millones habitantes. Algo inaudito.

Según el informe de Global E waste Monitor 2017, en Acra, solamente, se registró 45 millones de toneladas métricas de basura electrónica para 2016. Aún los datos de 2017 no han sido revelados, pero se prevé que la cifra se triple.

Global E west Monitor no tiene buenos pronósticos para el futuro. Según ellos mismos, para 2021 los residuos se habrán triplicado. Calculan que para 2021 la basura se ubicará en los 50 millones de toneladas métricas.

Europa pionera en leyes de basura electrónica

Únicamente en los países que conforman la Unión Europea es que legislación en materia de basura electrónica. Todos los países miembros deben establecer puntos de recogida y de procesamiento de estos residuos que están matando al mundo.

Mientras tanto, en países, mayormente en vía de desarrollo, de Latinoamérica no hay leyes en esta materia.

20 noviembre, 2018

Su capital, Arcra, es la ciudad en donde se acumula más residuos de este tipo. El vertedero de Agbogbloshie tiene tanta basura como 4500 torres Eiffel.

 

Al oeste de África hay un país que supera a todos los demás si se habla de basura tecnológica acumulada. Se trata de la República de Ghana, o simplemente Ghana como se conoce en el resto del mundo.

El principal punto de acumulación de basura tecnológica de Ghana se ubica en su capital, Acra. En el centro de la metrópolis “hay una “llanura desolada donde el cielo de repente es gris y no crece nada” dice Jelena Bosnjakovic, cuando se refiere a Agbogbloshie, el principal vertedero ilegal de basura electrónica. Ese es el más grande del mundo. Como él no hay otro.

Sobre el sitio, Bosnjakovic, precisó que en él trabajan niños, adultos y mujeres que no tienen las mejores condiciones para hacerlo “hay personas, incluidos menores, que trabajan allí y queman todo el tiempo la basura para recuperar los materiales valiosos o los objetos que se podrían reutilizar. Viven de eso”.

 

Te puede interesar: Comunidad LGBTI de Europa es blanco de ataques homófobos de la ultraderecha

 

La situación de los trabajadores de los vertebrados, precisamente el de Arcan, se agrava por los componentes químicos de los equipos que tienen los móviles, las computadores y otros dispositivos. Su salud se pone en tela de juicio ya que los daños se evidencian a los años, no al momento preciso. Están caminando por una alfombra de fuego, en donde las brazas hacen daño, mucho daño, señalan expertos.

“Los materiales que salen de estos residuos peligrosos pueden terminar en el suelo. También la tierra, en el sentido físico, está enferma” agregó la italiano.

Estos químicos no solo afectan al ser humano. El planeta lleva su dosis de castigo, dado que el residuo de los aparatos afecta el ambiente, en su mayoría cuando son quemados.

“Las personas trabajan sin precauciones de ningún tipo”, denunció Bosnjakovic. “Hay gente que vive en las neveras abandonadas o en las carrocerías de los coches”, aseguró más adelante.

¿De dónde proviene la basura?

La basura electrónica o tecnológica acumulada en Acra tiene un origen. Ellas, sus grandes toneladas, clasificadas como 4500 torres Eiffel, según la Universidad de las Naciones Unidas, llegan al país africano proveniente de China, Estados Unidos y países europeos.

Estados Unidos y Canadá produjeron 20 kilos de residuos por habitante, por habitante. Mientras que en Hong Kong la medida se ubica en los 19 kilogramos por personas.

Mientras tanto en África la historia es muy distinta.  Para que se produzca 1 kilo de basura electrónica tienen que juntarse 12000 millones habitantes. Algo inaudito.

Según el informe de Global E waste Monitor 2017, en Acra, solamente, se registró 45 millones de toneladas métricas de basura electrónica para 2016. Aún los datos de 2017 no han sido revelados, pero se prevé que la cifra se triple.

Global E west Monitor no tiene buenos pronósticos para el futuro. Según ellos mismos, para 2021 los residuos se habrán triplicado. Calculan que para 2021 la basura se ubicará en los 50 millones de toneladas métricas.

Europa pionera en leyes de basura electrónica

Únicamente en los países que conforman la Unión Europea es que legislación en materia de basura electrónica. Todos los países miembros deben establecer puntos de recogida y de procesamiento de estos residuos que están matando al mundo.

Mientras tanto, en países, mayormente en vía de desarrollo, de Latinoamérica no hay leyes en esta materia.

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *