El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@11 de diciembre, Día Internacional de las Montañas

Gobierno de Nicaragua ataca Masaya en su empeño por “recuperar el orden y la paz”

En Nicaragua han muerto más de 350 personas desde que empezaron las manifestaciones   Los derechos humanos siguen siendo vulnerados […]

En Nicaragua han muerto más de 350 personas desde que empezaron las manifestaciones

 

Los derechos humanos siguen siendo vulnerados en Nicaragua, país inmerso en una serie de protestas desde hace tres meses como medida de presión para la salida del actual presidente. En esta oportunidad, la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH, no gubernamental) denunció un reciente ataque al sureste de la capital en la ciudad de Masaya.

De acuerdo a las declaraciones, se trató de un grupo armado entre policías y paramilitares, quienes arremetieron contra comunidad indígena y religiosos. Alvaro Leiva, presidente de la ANPDH indicó que en la acción participan “más de 1.500 hombres con armas de guerra de alta potencia”.

A primera horas del pasado martes, inició el operativo armado en el que fuerzas gubernamentales rodearon la ciudad y dispararon contra el barrio indígena de Monimbó, principal foco de resistencia en Masaya, situada a 25 kilómetros de Managua.

Campanas de alerta

La advertencia de que el ataque iniciaría fueron las campanas de la iglesia local que con su sonido indicaron a los habitantes de Masaya que algo no andaba bien. Se trataba de los francotiradores que estaban posicionándose en varios eficios públicos.

“Nos están atacando por varios puntos aquí en Monimbó”, dijo el líder del movimiento estudiantil en Masaya, Cristian Fajardo, que a través de las redes sociales pidió a la población del país “que levanten barricadas y abran zanjas” para seguir la protesta. Por su parte, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal, exhortó por Facebook al pueblo de Masaya a “resguardarse en sus hogares o lugares seguros para evitar una muerte más”, y a los fieles los instó a mantenerse en oración permanente.

Te podría interesar: Nicaragua supera los 200 fallecidos como resultado de la represión

Por su parte, el obispo de Managua, monseñor Silvio Báez, llamó a los pobladores de Monimbó vía Twitter a desocupar las barricadas y a poner sus vidas a salvo. Báez informó que miembros de la Comisión de Verificación y Seguridad del diálogo nacional solicitaron a la Policía ingresar a la zona: “Solicitan corredor humano para los heridos y las ambulancias. ¡Balas llegan hasta la iglesia parroquial!”, escribió. El jefe de Policía de Masaya, Ramón Avellán, había anunciado en la víspera que intervendrían “al costo que sea” en la ciudad para remover todos los tranques (retenes) y barricadas instalados por manifestantes que protestan contra el presidente Daniel Ortega.

“Estamos empeñados en restaurar el bien, la paz, la seguridad, el trabajo, la vida, independientemente de esos pocos que siembran guerra y quieren seguir sembrando guerra y odio en nuestro país”, declaró también el lunes la esposa de Ortega y vicepresidenta, Rosario Murillo.  

Este empeño ha provocado la muerte de más de 350 personas en Nicaragua que vive su peor crisis en los últimos 40 años. El pasado miércoles se cumplieron tres meses de las protestas que han dejado muertos, heros y cientos de detenidos, la mayoría jóvenes.

19 julio, 2018

En Nicaragua han muerto más de 350 personas desde que empezaron las manifestaciones

 

Los derechos humanos siguen siendo vulnerados en Nicaragua, país inmerso en una serie de protestas desde hace tres meses como medida de presión para la salida del actual presidente. En esta oportunidad, la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH, no gubernamental) denunció un reciente ataque al sureste de la capital en la ciudad de Masaya.

De acuerdo a las declaraciones, se trató de un grupo armado entre policías y paramilitares, quienes arremetieron contra comunidad indígena y religiosos. Alvaro Leiva, presidente de la ANPDH indicó que en la acción participan “más de 1.500 hombres con armas de guerra de alta potencia”.

A primera horas del pasado martes, inició el operativo armado en el que fuerzas gubernamentales rodearon la ciudad y dispararon contra el barrio indígena de Monimbó, principal foco de resistencia en Masaya, situada a 25 kilómetros de Managua.

Campanas de alerta

La advertencia de que el ataque iniciaría fueron las campanas de la iglesia local que con su sonido indicaron a los habitantes de Masaya que algo no andaba bien. Se trataba de los francotiradores que estaban posicionándose en varios eficios públicos.

“Nos están atacando por varios puntos aquí en Monimbó”, dijo el líder del movimiento estudiantil en Masaya, Cristian Fajardo, que a través de las redes sociales pidió a la población del país “que levanten barricadas y abran zanjas” para seguir la protesta. Por su parte, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal, exhortó por Facebook al pueblo de Masaya a “resguardarse en sus hogares o lugares seguros para evitar una muerte más”, y a los fieles los instó a mantenerse en oración permanente.

Te podría interesar: Nicaragua supera los 200 fallecidos como resultado de la represión

Por su parte, el obispo de Managua, monseñor Silvio Báez, llamó a los pobladores de Monimbó vía Twitter a desocupar las barricadas y a poner sus vidas a salvo. Báez informó que miembros de la Comisión de Verificación y Seguridad del diálogo nacional solicitaron a la Policía ingresar a la zona: “Solicitan corredor humano para los heridos y las ambulancias. ¡Balas llegan hasta la iglesia parroquial!”, escribió. El jefe de Policía de Masaya, Ramón Avellán, había anunciado en la víspera que intervendrían “al costo que sea” en la ciudad para remover todos los tranques (retenes) y barricadas instalados por manifestantes que protestan contra el presidente Daniel Ortega.

“Estamos empeñados en restaurar el bien, la paz, la seguridad, el trabajo, la vida, independientemente de esos pocos que siembran guerra y quieren seguir sembrando guerra y odio en nuestro país”, declaró también el lunes la esposa de Ortega y vicepresidenta, Rosario Murillo.  

Este empeño ha provocado la muerte de más de 350 personas en Nicaragua que vive su peor crisis en los últimos 40 años. El pasado miércoles se cumplieron tres meses de las protestas que han dejado muertos, heros y cientos de detenidos, la mayoría jóvenes.

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *