El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@11 de diciembre, Día Internacional de las Montañas

Hacinamiento, muertes e impunidad colapsan el sistema penitenciario en Venezuela

Cárceles que deberían tener 6.300 presos, albergan a 30.790   Aunque para algunos los condenados a cárcel no tienen mayores […]

Cárceles que deberían tener 6.300 presos, albergan a 30.790

 

Aunque para algunos los condenados a cárcel no tienen mayores derechos, lo cierto es que todos los seres humanos, indistintamente de su situación, merecen contar con las condiciones básicas de vida. Eso es lo que han perdido los privados de libertad en Venezuela de acuerdo a la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones.

El pasado miércoles un hecho colocó la lupa sobre esta situación una vez más cuando presos organizaron una revuelta en el Internado Judicial de Cumaná, en el estado Sucre y retuvieron por más de 24 horas a unos 30 funcionarios de seguridad como medida de presión para solicitar traslado de la cárcel, pues según ellos no cuenta con derecho a la salud y alimentación balanceada.

A juicio de la ministra del Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, quien informó sobre el fin de la manifestación, el hecho se basó en la indisciplina de algunos “reos revoltosos” que serán trasladados al Internado Judicial de Oriente, conocido como El Dorado, en el estado Bolívar  y que tienen suspensión de visita por tres meses”.

También politizó el asunto asegurando que “una vez más la derecha patógena se queda con las ganas de enlodar el funcionamiento del mejor Sistema Penitenciario del Mundo!”.

Lo que dice el OVP                                              

Según la versión de la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) un grupo de presos del Internado Judicial de Cumaná había retenido desde el lunes a una treintena de funcionarios del Ministerio del Servicio Penitenciario para exigir su traslado de la cárcel.

Han dicho a través de una nota de prensa que “presuntamente” los reclusos, que pedían que se les garantizara su “derecho a la salud y a alimentación balanceada”, “se habrían apoderado de las armas de los custodios que mantienen como rehenes“.

Pero más allá de este episodio, las cárceles venezolanas viven un calvario desde hace décadas, como gran parte del país. Durante el pasado mes de mayo el OVP presentó un balance de la situación vivida en el año 2017 en el que se expone lo que sucede en todo el territorio nacional.

Humberto Prado, director del OVP, destacó que la crisis del sistema penitenciario se verifica no sólo con las cifras de personas fallecidas y heridas que año tras año se repiten, sino también en la falta de interés y compromiso en el cumplimiento de las resoluciones emitidas por los organismos internacionales.

Te podría interesar: ¡Continúan denuncias en Venezuela! ONGs afirman que por malos tratos presos políticos sufren patologías

Hacinamiento

Amontonar, acumular, juntar sin orden, así define la Real Academia Española el verbo  hacinar. Una acción que se cumplió en un 161% en lo que respecta a todas las cárceles del territorio venezolano. Una cifra alarmante según el OVP. Se calcula que hay 57.096 presos en todo el país, pero solo hay capacidad instalada para 19.000; lo que quiere decir que hay un excedente de 38.096 personas. Se hace evidente la falta de infraestructuras y cambios en el Código Procesal Penal.

Los siete penales con mayor índice de hacinamiento son Tocorón, Tocuyito, Puente Ayala, Guanare, La Pica, Uribana y Coro. Entre todas tienen una capacidad instalada para 6.300 presos, pero realmente albergan a un total de 30.790, lo que se traduce en 3976% de hacinamiento.

Muertes

La violencia carcelaria también es un problema que prevalece en los centros penitenciarios del país. EL OVP informó que el año pasado se reportaron 143 muertos, 120 heridos y 28 muertos por desnutrición o tuberculosis.

El informe reseña que si bien con respecto al año 2016 el saldo de heridos se redujo a un poco menos de la mitad (268) y la cantidad de fallecidos resultó similar (173), con relación al año 2015 se observa un alarmante incremento del 300% de personas heridas y 31% de fallecidos. En cualquier caso, la persistencia de las cifras de muertos y heridos confirma que dentro de las prisiones venezolanas los derechos a la vida e integridad física son reiterada y sistemáticamente violados. Ello lo avala también el hecho de que desde el año 1999 hasta el año 2017, 6.897 reclusos han fallecido y otros 16.805 han resultado heridos.

Desnutrición

Si bien la última revuelta se centró en la solicitud de una mujer alimentación, la ONG ha indicado que tanto mujeres como hombres realizan una sola comida diaria debido a la ineficiencia del Estado en garantizar el acceso a la misma, así como a las dificultades de los familiares para llevarles alimentos. En el presupuesto del año 2017 se aprobaron partidas para la alimentación de los reclusos, pero estas cifras resultan insuficientes para mantener a la población reclusa con un estándar calórico que garantice su desarrollo y calidad de vida.

Y la situación es igual de deprimente en cuanto al derecho a la salud, pues la escabiosis, la tuberculosis, el VIH y las enfermedades respiratorias atacan a los presos sin importar su género, quienes en su mayoría no reciben atención médica oportuna.

En cuanto a los casos más relevantes del 2017, el OVP menciona el hallazgo de los restos humanos luego de un desalojo en la Penitenciaría General de Venezuela (PGV), ubicada en San Juan de Los Morros, estado Guárico; el fallecimiento de 13 presos en la masacre de Puente Ayala y otros 39 fallecidos en el retén de Amazonas.

 

 

28 junio, 2018

Cárceles que deberían tener 6.300 presos, albergan a 30.790

 

Aunque para algunos los condenados a cárcel no tienen mayores derechos, lo cierto es que todos los seres humanos, indistintamente de su situación, merecen contar con las condiciones básicas de vida. Eso es lo que han perdido los privados de libertad en Venezuela de acuerdo a la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones.

El pasado miércoles un hecho colocó la lupa sobre esta situación una vez más cuando presos organizaron una revuelta en el Internado Judicial de Cumaná, en el estado Sucre y retuvieron por más de 24 horas a unos 30 funcionarios de seguridad como medida de presión para solicitar traslado de la cárcel, pues según ellos no cuenta con derecho a la salud y alimentación balanceada.

A juicio de la ministra del Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, quien informó sobre el fin de la manifestación, el hecho se basó en la indisciplina de algunos “reos revoltosos” que serán trasladados al Internado Judicial de Oriente, conocido como El Dorado, en el estado Bolívar  y que tienen suspensión de visita por tres meses”.

También politizó el asunto asegurando que “una vez más la derecha patógena se queda con las ganas de enlodar el funcionamiento del mejor Sistema Penitenciario del Mundo!”.

Lo que dice el OVP                                              

Según la versión de la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) un grupo de presos del Internado Judicial de Cumaná había retenido desde el lunes a una treintena de funcionarios del Ministerio del Servicio Penitenciario para exigir su traslado de la cárcel.

Han dicho a través de una nota de prensa que “presuntamente” los reclusos, que pedían que se les garantizara su “derecho a la salud y a alimentación balanceada”, “se habrían apoderado de las armas de los custodios que mantienen como rehenes“.

Pero más allá de este episodio, las cárceles venezolanas viven un calvario desde hace décadas, como gran parte del país. Durante el pasado mes de mayo el OVP presentó un balance de la situación vivida en el año 2017 en el que se expone lo que sucede en todo el territorio nacional.

Humberto Prado, director del OVP, destacó que la crisis del sistema penitenciario se verifica no sólo con las cifras de personas fallecidas y heridas que año tras año se repiten, sino también en la falta de interés y compromiso en el cumplimiento de las resoluciones emitidas por los organismos internacionales.

Te podría interesar: ¡Continúan denuncias en Venezuela! ONGs afirman que por malos tratos presos políticos sufren patologías

Hacinamiento

Amontonar, acumular, juntar sin orden, así define la Real Academia Española el verbo  hacinar. Una acción que se cumplió en un 161% en lo que respecta a todas las cárceles del territorio venezolano. Una cifra alarmante según el OVP. Se calcula que hay 57.096 presos en todo el país, pero solo hay capacidad instalada para 19.000; lo que quiere decir que hay un excedente de 38.096 personas. Se hace evidente la falta de infraestructuras y cambios en el Código Procesal Penal.

Los siete penales con mayor índice de hacinamiento son Tocorón, Tocuyito, Puente Ayala, Guanare, La Pica, Uribana y Coro. Entre todas tienen una capacidad instalada para 6.300 presos, pero realmente albergan a un total de 30.790, lo que se traduce en 3976% de hacinamiento.

Muertes

La violencia carcelaria también es un problema que prevalece en los centros penitenciarios del país. EL OVP informó que el año pasado se reportaron 143 muertos, 120 heridos y 28 muertos por desnutrición o tuberculosis.

El informe reseña que si bien con respecto al año 2016 el saldo de heridos se redujo a un poco menos de la mitad (268) y la cantidad de fallecidos resultó similar (173), con relación al año 2015 se observa un alarmante incremento del 300% de personas heridas y 31% de fallecidos. En cualquier caso, la persistencia de las cifras de muertos y heridos confirma que dentro de las prisiones venezolanas los derechos a la vida e integridad física son reiterada y sistemáticamente violados. Ello lo avala también el hecho de que desde el año 1999 hasta el año 2017, 6.897 reclusos han fallecido y otros 16.805 han resultado heridos.

Desnutrición

Si bien la última revuelta se centró en la solicitud de una mujer alimentación, la ONG ha indicado que tanto mujeres como hombres realizan una sola comida diaria debido a la ineficiencia del Estado en garantizar el acceso a la misma, así como a las dificultades de los familiares para llevarles alimentos. En el presupuesto del año 2017 se aprobaron partidas para la alimentación de los reclusos, pero estas cifras resultan insuficientes para mantener a la población reclusa con un estándar calórico que garantice su desarrollo y calidad de vida.

Y la situación es igual de deprimente en cuanto al derecho a la salud, pues la escabiosis, la tuberculosis, el VIH y las enfermedades respiratorias atacan a los presos sin importar su género, quienes en su mayoría no reciben atención médica oportuna.

En cuanto a los casos más relevantes del 2017, el OVP menciona el hallazgo de los restos humanos luego de un desalojo en la Penitenciaría General de Venezuela (PGV), ubicada en San Juan de Los Morros, estado Guárico; el fallecimiento de 13 presos en la masacre de Puente Ayala y otros 39 fallecidos en el retén de Amazonas.

 

 

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *