El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial de la Diabetes

Investigan devolución de las treces niñas acogidas en Palencia

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura explicó que, para el Gobierno local “no era rentable” mantenerlas allí.   Las […]

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura explicó que, para el Gobierno local “no era rentable” mantenerlas allí.

 

Las trece menores tuteladas por la Ciudad Autónoma de Melilla que hasta ahora permanecían acogidas en una residencia de Palencia, se despidieron de las vidas que habían vivido en los últimos años en la comunidad de Castilla y León, donde permanecían bajo la guarda de la Fundación Diego Martínez, de los padres Barnabitas, así lo informó el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura.

Ventura explicó que, para el Gobierno local “no era rentable” mantenerlas allí. Desde hoy, las adolescentes, con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años. Asimismo, sostiene que el convenio firmado entre Bienestar Social y la Fundación Diego Martínez de Palencia contempla una partida que asciende a la cantidad de 320.000 euros.

Un dinero que, según recalcó, la Ciudad Autónoma no puede seguir pagando para costear la estancia de estas trece menores no acompañadas en la ciudad palentina. “En estos últimos meses se ha incrementado mucho el número de menores extranjeros tutelados en Melilla”, comentó el consejero, haciendo hincapié en que la ciudad tiene que hacer frente a muchas otras necesidades para garantizar la atención de los niños que cruzan solos la frontera.

Así, reconoció que la decisión de traer de vuelta a las menores acogidas en Palencia fue adoptada después de que la comunidad de Castilla y León pusiera “pegas” por la cantidad de niñas que se albergaban en el centro, ya que pasaron de ocho a veinte. “Nosotros propusimos aumentar el número de menores de esa residencia porque la cantidad que se paga a la fundación es muy elevada y hay que optimizar los recursos, viendo todas las necesidades que tenemos”, recalcó Ventura.

 

Te puede interesar: Melilla no quiere recibir más menores inmigrantes

 

Según continuó contando el consejero, una vez que las veinte menores estaban en Palencia, fue cuando la comunidad autónoma señaló que la residencia no podía seguir encargándose de la atención de tantas menores. Por ello, decidió mantenerlas allí hasta que cumplieran la mayoría de edad, pero sin ir cubriendo las vacantes que quedasen libres, de modo que el centro volviese a atender a un total de ocho niñas de forma paulatina. “Castilla y León nos las iban a devolver hace meses, pero se consiguió que permanecieran en Palencia un tiempo más”, aseguró Ventura.

Precisamente, el consejero argumentó que el dinero que se pagaba por la estancia de las menores en Palencia se va a destinar a reforzar los recursos en los centros de Melilla y aumentar la contratación del personal. Indicó que en el Centro Asistencial se va contratar a más trabajadores, aunque no llegó a especificar el número de personas. Así, Ventura apuntó que actualmente hay 32 niñas en la Divina Infantita, y más de 80 en la Gota de Leche, donde se acoge a más de 230 menores.

Es por ello, El Defensor del Pueblo está investigando de urgencia el traslado de 13 niñas marroquíes, de entre 14 y 17 años, que llevaban hasta tres años acogidas en Palencia y que hoy mismo han sido enviadas de vuelta a Melilla, contra su voluntad, por impago del servicio.

Por su parte, las trece niñas trasladadas a Melilla han hecho llegar una carta a la Fiscalía de Menores de Palencia para compartir su descontento con la decisión adoptada por la Ciudad Autónoma. “Nos parece injusto que nos hayan vacilado”, manifestaron las adolescentes en la carta, escrita con bolígrafo en una hoja de una libreta. “Hace años nos subieron [desde la ciudad autónoma] al centro de Palencia, pero de un día para otro, sin que les importen nuestras opiniones ni preguntarnos lo que pensamos, decidieron bajarnos de nuevo a Melilla”, denunciaron en la misiva, a la que ha tenido acceso este diario. “Sin otro motivo, nos dicen que no hay dinero para seguir manteniendo el centro”, lamentaron las menores.

En la carta, registrada por la asociación Harraga en la Fiscalía de Menores de la ciudad palentina, las niñas explican que muchas de ellas llevan cerca de tres años viviendo en España, sin que hasta la fecha hayan podido conseguir un diploma que acredite los cursos que han realizado. “Nos bajan en contra de nuestra voluntad”, dejaron claro las adolescentes en la carta en la que sellaron sus firmas.

11 septiembre, 2018

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura explicó que, para el Gobierno local “no era rentable” mantenerlas allí.

 

Las trece menores tuteladas por la Ciudad Autónoma de Melilla que hasta ahora permanecían acogidas en una residencia de Palencia, se despidieron de las vidas que habían vivido en los últimos años en la comunidad de Castilla y León, donde permanecían bajo la guarda de la Fundación Diego Martínez, de los padres Barnabitas, así lo informó el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura.

Ventura explicó que, para el Gobierno local “no era rentable” mantenerlas allí. Desde hoy, las adolescentes, con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años. Asimismo, sostiene que el convenio firmado entre Bienestar Social y la Fundación Diego Martínez de Palencia contempla una partida que asciende a la cantidad de 320.000 euros.

Un dinero que, según recalcó, la Ciudad Autónoma no puede seguir pagando para costear la estancia de estas trece menores no acompañadas en la ciudad palentina. “En estos últimos meses se ha incrementado mucho el número de menores extranjeros tutelados en Melilla”, comentó el consejero, haciendo hincapié en que la ciudad tiene que hacer frente a muchas otras necesidades para garantizar la atención de los niños que cruzan solos la frontera.

Así, reconoció que la decisión de traer de vuelta a las menores acogidas en Palencia fue adoptada después de que la comunidad de Castilla y León pusiera “pegas” por la cantidad de niñas que se albergaban en el centro, ya que pasaron de ocho a veinte. “Nosotros propusimos aumentar el número de menores de esa residencia porque la cantidad que se paga a la fundación es muy elevada y hay que optimizar los recursos, viendo todas las necesidades que tenemos”, recalcó Ventura.

 

Te puede interesar: Melilla no quiere recibir más menores inmigrantes

 

Según continuó contando el consejero, una vez que las veinte menores estaban en Palencia, fue cuando la comunidad autónoma señaló que la residencia no podía seguir encargándose de la atención de tantas menores. Por ello, decidió mantenerlas allí hasta que cumplieran la mayoría de edad, pero sin ir cubriendo las vacantes que quedasen libres, de modo que el centro volviese a atender a un total de ocho niñas de forma paulatina. “Castilla y León nos las iban a devolver hace meses, pero se consiguió que permanecieran en Palencia un tiempo más”, aseguró Ventura.

Precisamente, el consejero argumentó que el dinero que se pagaba por la estancia de las menores en Palencia se va a destinar a reforzar los recursos en los centros de Melilla y aumentar la contratación del personal. Indicó que en el Centro Asistencial se va contratar a más trabajadores, aunque no llegó a especificar el número de personas. Así, Ventura apuntó que actualmente hay 32 niñas en la Divina Infantita, y más de 80 en la Gota de Leche, donde se acoge a más de 230 menores.

Es por ello, El Defensor del Pueblo está investigando de urgencia el traslado de 13 niñas marroquíes, de entre 14 y 17 años, que llevaban hasta tres años acogidas en Palencia y que hoy mismo han sido enviadas de vuelta a Melilla, contra su voluntad, por impago del servicio.

Por su parte, las trece niñas trasladadas a Melilla han hecho llegar una carta a la Fiscalía de Menores de Palencia para compartir su descontento con la decisión adoptada por la Ciudad Autónoma. “Nos parece injusto que nos hayan vacilado”, manifestaron las adolescentes en la carta, escrita con bolígrafo en una hoja de una libreta. “Hace años nos subieron [desde la ciudad autónoma] al centro de Palencia, pero de un día para otro, sin que les importen nuestras opiniones ni preguntarnos lo que pensamos, decidieron bajarnos de nuevo a Melilla”, denunciaron en la misiva, a la que ha tenido acceso este diario. “Sin otro motivo, nos dicen que no hay dinero para seguir manteniendo el centro”, lamentaron las menores.

En la carta, registrada por la asociación Harraga en la Fiscalía de Menores de la ciudad palentina, las niñas explican que muchas de ellas llevan cerca de tres años viviendo en España, sin que hasta la fecha hayan podido conseguir un diploma que acredite los cursos que han realizado. “Nos bajan en contra de nuestra voluntad”, dejaron claro las adolescentes en la carta en la que sellaron sus firmas.

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *