El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

La historia del Gallinero llega a su fin este septiembre

Actualmente unas 50 personas viven en el Gallinero   Los días del poblado improvisado en Madrid conocido como El Gallinero […]

Actualmente unas 50 personas viven en el Gallinero

 

Los días del poblado improvisado en Madrid conocido como El Gallinero y habitado principalmente por rumanos, están contados. Tras interminables e incumplidas promesas de traslado por parte de las autoridades, los habitantes de este sector, catalogados de indigentes, serán llevados a una vivienda de alquier social, donde deberán pagar un alquier mínimo. Algunos no se hacen a la idea y prefieren regresar a su país o vivir en las calles, mientras encuentran otro asentamiento informal.

En la zona del distrito de Villa de Vallecas, cercana a la autovía de Valencia (A-3) llegaron a vivir 500 personas en deplorables condiciones, entre plagas de animales, humedad, basura e incontrolable suciedad y cada vez parecen ser más los que llegan a la colina para quedarse.

Tras años de exigir un lugar digno para vivir, la proliferación de lo ilegal y de reiteradas denuncias por parte de los habitantes por el mal aspecto, el Ayuntamiento le otorgará una vivienda en alquiler social a los residentes del Gallinero, que les costará 65 euros de media al mes. Un alivio, tanto para ellos como para las autoridades.

La historia de los rumanos que viven en esta zona comenzó en el poblado madrileño de Malmea. Empezaron a vivir detrás de unos concesionarios de coches junto a la autovía de Burgos (A-1), en el distrito de Fuencarral. De allí se fueron al Gallinero, donde empezaron a mendigar, recoger chatarra o a robar cable de cobre. Un delito por el que los agentes de la policía visitaron en varias ocasiones el sector.

Debido a los problemas que se multiplicaban en la zona, dirigentes como la alcaldesa Ana Botella comenzaron a tomar responsabilidad del lugar. Incluso se comprometieron a cambiar la cara de esta zona al margen derecho de la A-3. Como ella, también Manuela Carmena asumió una posición y compromiso, que nunca cumplieron.

Pero ahora el Gallinero es diferente. Ya no hay más de un centenar de personas. De hecho, no llegan a los cien. Según fuentes del Samur Social (Servicio Social de Atención Municipal a las Emergencias Sociales), en la actualidad residen unas 50 personas que serán trasladadas, de acuerdo a lo estipulado, para el mes de septiembre. Se trabaja en convenios con entidades sociales que tutelen a este grupo de residentes.

Mientras esperan, algunos rumanos aseguran que no vivirán en una vivienda de alquiler y han tenido en cuenta que a los 65 euros de alquiler, tienen que añadirles los gastos de comunidad, luz, agua y gas, por lo que la factura puede alcanzar los 200 ó 300 euros. Eso supone una cantidad muy alta para ellos, que no saben si pueden afrontar.

Posibles nómadas

Frente a este panorama, varios han dicho que podrían regresar a su país. “Además, algunos de ellos no están acostumbrados a vivir en un piso”. Por otro lado, prevalece en algunos casos un estilo de vida que han llevado por muchos años, ser nómadas. Algo que les cuesta mucho dejar atrás.

No obstante, el Ayuntamiento seguirá adelante con el plan y pone sobre la mesa la posibilidad de que sean asignados a casas en distintos distritos de la periferia. Las autoridades se han comprometido en trabajar para que los pobladores del Gallinero no sean estigmatizados y que todos los menores cuenten con educación.

Te podría interesar: La ilusión de despertar mañana en un nuevo hogar

Hay quienes serán llevados a un alojamiento alternativo temporal, compartido y supervisado por los servicios sociales, donde estarán hasta que se les proporcione su vivienda definitiva.

Con respecto al espacio que hoy es ocupado por desechos sólidos, basura y viviendas improvisadas, el presidente regional, Ángel Garrido, informó que todas las infraviviendas del Gallinero serán derribadas para evitar que vuelvan a vivir en ellas. Al mismo tiempo, las dos Administraciones trabajarán para recuperar el espacio e integrarlo a su entorno como un espacio natural.

27 agosto, 2018

Actualmente unas 50 personas viven en el Gallinero

 

Los días del poblado improvisado en Madrid conocido como El Gallinero y habitado principalmente por rumanos, están contados. Tras interminables e incumplidas promesas de traslado por parte de las autoridades, los habitantes de este sector, catalogados de indigentes, serán llevados a una vivienda de alquier social, donde deberán pagar un alquier mínimo. Algunos no se hacen a la idea y prefieren regresar a su país o vivir en las calles, mientras encuentran otro asentamiento informal.

En la zona del distrito de Villa de Vallecas, cercana a la autovía de Valencia (A-3) llegaron a vivir 500 personas en deplorables condiciones, entre plagas de animales, humedad, basura e incontrolable suciedad y cada vez parecen ser más los que llegan a la colina para quedarse.

Tras años de exigir un lugar digno para vivir, la proliferación de lo ilegal y de reiteradas denuncias por parte de los habitantes por el mal aspecto, el Ayuntamiento le otorgará una vivienda en alquiler social a los residentes del Gallinero, que les costará 65 euros de media al mes. Un alivio, tanto para ellos como para las autoridades.

La historia de los rumanos que viven en esta zona comenzó en el poblado madrileño de Malmea. Empezaron a vivir detrás de unos concesionarios de coches junto a la autovía de Burgos (A-1), en el distrito de Fuencarral. De allí se fueron al Gallinero, donde empezaron a mendigar, recoger chatarra o a robar cable de cobre. Un delito por el que los agentes de la policía visitaron en varias ocasiones el sector.

Debido a los problemas que se multiplicaban en la zona, dirigentes como la alcaldesa Ana Botella comenzaron a tomar responsabilidad del lugar. Incluso se comprometieron a cambiar la cara de esta zona al margen derecho de la A-3. Como ella, también Manuela Carmena asumió una posición y compromiso, que nunca cumplieron.

Pero ahora el Gallinero es diferente. Ya no hay más de un centenar de personas. De hecho, no llegan a los cien. Según fuentes del Samur Social (Servicio Social de Atención Municipal a las Emergencias Sociales), en la actualidad residen unas 50 personas que serán trasladadas, de acuerdo a lo estipulado, para el mes de septiembre. Se trabaja en convenios con entidades sociales que tutelen a este grupo de residentes.

Mientras esperan, algunos rumanos aseguran que no vivirán en una vivienda de alquiler y han tenido en cuenta que a los 65 euros de alquiler, tienen que añadirles los gastos de comunidad, luz, agua y gas, por lo que la factura puede alcanzar los 200 ó 300 euros. Eso supone una cantidad muy alta para ellos, que no saben si pueden afrontar.

Posibles nómadas

Frente a este panorama, varios han dicho que podrían regresar a su país. “Además, algunos de ellos no están acostumbrados a vivir en un piso”. Por otro lado, prevalece en algunos casos un estilo de vida que han llevado por muchos años, ser nómadas. Algo que les cuesta mucho dejar atrás.

No obstante, el Ayuntamiento seguirá adelante con el plan y pone sobre la mesa la posibilidad de que sean asignados a casas en distintos distritos de la periferia. Las autoridades se han comprometido en trabajar para que los pobladores del Gallinero no sean estigmatizados y que todos los menores cuenten con educación.

Te podría interesar: La ilusión de despertar mañana en un nuevo hogar

Hay quienes serán llevados a un alojamiento alternativo temporal, compartido y supervisado por los servicios sociales, donde estarán hasta que se les proporcione su vivienda definitiva.

Con respecto al espacio que hoy es ocupado por desechos sólidos, basura y viviendas improvisadas, el presidente regional, Ángel Garrido, informó que todas las infraviviendas del Gallinero serán derribadas para evitar que vuelvan a vivir en ellas. Al mismo tiempo, las dos Administraciones trabajarán para recuperar el espacio e integrarlo a su entorno como un espacio natural.

Sugerencias
El cambio en la alimentación es uno de los desafíos al iniciar el año

Se debe dar la bienvenida a los alimentos verdes La alimentación es uno de los deseos a mejorar en las […]

Conoce algunos consejos para conducir por carreteras con hielo

La precaución y la calma son fundamentales para evitar incidentes Conducir por carreteras con hielo requiere extrema precaución. Más cuando […]

Los botones te pueden ayudar con la coordinación de la vista y las manos

Actualmente se han puesto muy de moda las pulseras hechas con botones de nácar o de metal, según su tamaño […]

¡No te quedes callad@! Hazlo público en comodenunciar.com

La plataforma que llega para ayudar a las personas más vulnerables a todo tipo de violencia ¿Pasas miedo al volver […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *