El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

La prensa filtró el fallo de la Iglesia Católica sobre un gravísimo caso de abusos sexuales a menores

El pederasta fue expulsado. El fallo es el más severo que se toma en muchos años.   La Iglesia Católica […]

El pederasta fue expulsado. El fallo es el más severo que se toma en muchos años.

 

La Iglesia Católica ocultó, durante algo más de cinco años, un fallo sobre un caso grave de abusos a menores de edad por parte de un cura en donde admite la culpa que han tenido por encubrir las conductas. El documento, que dictó el Tribunal eclesiástico de la Diócesis de Mallorca estuvo escondido por muchos años, sin embargo fue filtrado por la prensa nacional en días recientes.

Pero el fallo no fue lo único que mantuvo “en silencio” la iglesia, sino que también las medidas impuestas por el tribunal eclesiástico a dicho tema. También fueron publicadas. Ahora todos saben que la iglesia sabía de los abusos y que se hacía con la responsabilidad por “mirar a otro lado”.

Parte de la sentencia señaló que “Se miraba, con frecuencia, hacia otro lado, disimulando los hechos que aparecían. Hoy en día se habla de tolerancia cero ante los comportamientos abusivos, de los cuales se considera un agravante la autoridad con que los abusadores se presentan delante de las víctimas inocentes menores de edad”.

 

Te puede interesar: Comunidad LGBTI de Europa es blanco de ataques homófobos de la ultraderecha

 

La cosa no termina ahí. Cuando fue dictada la sentencia, el papa Francisco era recién elegido en Roma. Él estaba al tanto de la resolución canónica y la protegió por el secreto pontificio. Era consciente y mantuvo silencia y tolerancia ante la pederastia.

En la sentencia filtrada por la prensa se puede leer: “con el paso del tiempo se ha dejado de encubrir a estas personas, que por el cargo que ejercían aparecían ante la sociedad adornadas de una honradez fuera de toda duda”.

Antecedentes

Parte de la sentencia en la que el tribunal eclesiástico reconoce la desidia de la iglesia ante los abusos a menores cometidos en su seno.El pederasta, Pere Barceló Rigo, comenzó sus ilícitas actividades hace más de una década, según la sentencia oculta. Los hechos se remontan a 1998, cuando catequista Mateu Ferrer sorprendió al cura Pere Barceló en paños menores, junto a una niña de tan solo 10 años en el sofá de la parroquia de Can Picafort.

Luego de eso Ferrer se dedicó a averiguar si era la primera vez que Pere Barceló cometía actos de esta índole. Descubrió que Pere Barceló tenía un largo historia que se remontaba a años anteriores y que había abusado de varios niñas.

Ese mismo año Ferrer informó de lo acontecido y denunció los hechos, pero La Iglesia no hizo nada, ni siquiera abrió un procedimiento en el tribunal eclesiástico como dicta la ley.

Firma de Roma

La sentencia, que fue emitida en el año 2013 y desde entonces desconocida” tiene la rúbrica de tres jueces y un notario eclesiásticos, todos ellos sacerdotes.

El castigo más fuerte

Según la sentencia, al pederasta, identificado como Pere Barceló Rigo, se le aplicó el castigo más pesado que prevé el Código Canónico

“Siendo muy graves, por su naturaleza y también por su número, los abusos sexuales cometidos por el acusador.

Este es el castigo más severo y el primero que se aplica en España luego que el ex papa Benedicto XVI blindará las políticas vaticanas en el país.

20 noviembre, 2018

El pederasta fue expulsado. El fallo es el más severo que se toma en muchos años.

 

La Iglesia Católica ocultó, durante algo más de cinco años, un fallo sobre un caso grave de abusos a menores de edad por parte de un cura en donde admite la culpa que han tenido por encubrir las conductas. El documento, que dictó el Tribunal eclesiástico de la Diócesis de Mallorca estuvo escondido por muchos años, sin embargo fue filtrado por la prensa nacional en días recientes.

Pero el fallo no fue lo único que mantuvo “en silencio” la iglesia, sino que también las medidas impuestas por el tribunal eclesiástico a dicho tema. También fueron publicadas. Ahora todos saben que la iglesia sabía de los abusos y que se hacía con la responsabilidad por “mirar a otro lado”.

Parte de la sentencia señaló que “Se miraba, con frecuencia, hacia otro lado, disimulando los hechos que aparecían. Hoy en día se habla de tolerancia cero ante los comportamientos abusivos, de los cuales se considera un agravante la autoridad con que los abusadores se presentan delante de las víctimas inocentes menores de edad”.

 

Te puede interesar: Comunidad LGBTI de Europa es blanco de ataques homófobos de la ultraderecha

 

La cosa no termina ahí. Cuando fue dictada la sentencia, el papa Francisco era recién elegido en Roma. Él estaba al tanto de la resolución canónica y la protegió por el secreto pontificio. Era consciente y mantuvo silencia y tolerancia ante la pederastia.

En la sentencia filtrada por la prensa se puede leer: “con el paso del tiempo se ha dejado de encubrir a estas personas, que por el cargo que ejercían aparecían ante la sociedad adornadas de una honradez fuera de toda duda”.

Antecedentes

Parte de la sentencia en la que el tribunal eclesiástico reconoce la desidia de la iglesia ante los abusos a menores cometidos en su seno.El pederasta, Pere Barceló Rigo, comenzó sus ilícitas actividades hace más de una década, según la sentencia oculta. Los hechos se remontan a 1998, cuando catequista Mateu Ferrer sorprendió al cura Pere Barceló en paños menores, junto a una niña de tan solo 10 años en el sofá de la parroquia de Can Picafort.

Luego de eso Ferrer se dedicó a averiguar si era la primera vez que Pere Barceló cometía actos de esta índole. Descubrió que Pere Barceló tenía un largo historia que se remontaba a años anteriores y que había abusado de varios niñas.

Ese mismo año Ferrer informó de lo acontecido y denunció los hechos, pero La Iglesia no hizo nada, ni siquiera abrió un procedimiento en el tribunal eclesiástico como dicta la ley.

Firma de Roma

La sentencia, que fue emitida en el año 2013 y desde entonces desconocida” tiene la rúbrica de tres jueces y un notario eclesiásticos, todos ellos sacerdotes.

El castigo más fuerte

Según la sentencia, al pederasta, identificado como Pere Barceló Rigo, se le aplicó el castigo más pesado que prevé el Código Canónico

“Siendo muy graves, por su naturaleza y también por su número, los abusos sexuales cometidos por el acusador.

Este es el castigo más severo y el primero que se aplica en España luego que el ex papa Benedicto XVI blindará las políticas vaticanas en el país.

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *