El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

La prostitución en España está en el limbo

 El sindicato de trabajadoras sexuales que vio luz verde en el Boletín Oficial del Estado, tiene las horas contadas   […]

 El sindicato de trabajadoras sexuales que vio luz verde en el Boletín Oficial del Estado, tiene las horas contadas

 

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha asegurado que “la prostitución no es legal en España” y la ministra Magdalena Valerio ha hablado directamente de “actividad ilegal”, pero lo cierto es que la prostitución en España no está regulada como tal, ni es legal ni ilegal en sí misma, frente a otros países como Alemania, donde es una actividad legal desde el año 2002, o en este caso Suecia, que fue el primer país en castigar por ley a los clientes.

El Código Penal español sí castiga con prisión la trata y el proxenetismo mientras que la Ley de Seguridad Ciudadana persigue desde el año 2015 al cliente en el caso de que pague por servicios sexuales “en zonas de tránsito público” donde pueda haber menores, como parques y colegios, o cuando haya “un riesgo para la seguridad vial” y la llamada ley mordaza lo considera una infracción grave, con multas de entre 601 a 30.000 euros.

El Código Penal castiga con dos a cinco años al que “empleando la violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de la víctima, determine a una persona mayor de edad a ejercer o a mantenerse en la prostitución”.

Por otro lado, las penas son de dos a cuatro años cuando la persona “se lucre explotando la prostitución de otra persona, aun con el consentimiento de la misma”.

El castigo puede ser mayor si se trata de una organización criminal o si el proxeneta es funcionario público.

A su vez, la legislación española también prevé cárcel para “el que induzca, promueva, favorezca o facilite la prostitución de un menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o se lucre con ello”.

 

Te puede interesar: Sindicato Otras: reprocha feminismo burgués del gobierno de Pedro Sánchez

 

Por su parte, El sindicato de trabajadoras sexuales, que vio luz verde en el Boletín Oficial del Estado, tiene así las horas contadas. La cuestión ahora es, si el debate da pie a medidas concretas como se señala desde el Gobierno, se agiliza la elaboración de una ley contra la explotación sexual anunciada en el seno del Pacto contra la Violencia Machista.

No se tomará  seguro la vía prohibicionista –que castiga al prostituyente y a la prostituta- y se empieza a andar por la vía abolicionista, que exige hacer entender, como señala la filósofa Ana de Miguel, que la prostitución es una institución que consagra ideológica y legalmente el derecho de los hombres a acceder al cuerpo de las mujeres.

La prostitución en Europa

En Europa conviven distintos modelos de regulación de la prostitución. Es legal en países como Alemania, Holanda, Suiza, Hungría, Letonia, Austria y Grecia. Hay países como España, Portugal e Italia donde no está regulada y otros como Suecia, Noruega o Francia donde está castigada. Fuera del Viejo Continente es legal en Nueva Zelanda, algunos estados de Australia y el estado norteamericano de Nevada, donde están Las Vegas.

En Europa, la ley de prostitución más liberal es la alemana aprobada en el año 2002 por la entonces coalición de gobierno entre socialdemócratas y verdes. Aquí reconoce a las trabajadoras del sexo, derechos laborales y cobertura social como prestadoras de un servicio.

No obstante, en abril del año 2016 el Consejo de Ministros alemán aprobó un proyecto de ley que establecía penas de prisión de tres meses a cinco años para quienes mantengan relaciones sexuales con prostitutas que no ejercen libremente esa labor, cuando el cliente sea consciente de ello.

Por su parte, Holanda levantó la prohibición de los burdeles en el año 2000 y desde entonces tolera el trabajo sexual, pero deja en manos de los ayuntamientos la posibilidad de exigir un permiso para trabajar en el sector. Su centro neurálgico de la prostitución es el Barrio Rojo de Amsterdam. En países como Hungría y Letonia la prostitución es legal y está regulada, pero no los prostíbulos.

Suecia se convirtió en el año 1999 en el primer país del mundo en castigar por ley a los clientes de la prostitución, un modelo copiado años más tarde por países como Noruega, Irlanda, Francia e Islandia.

Nueva Zelanda la despenalizó totalmente en el año 2003 y estableció medidas más protectoras sin obligar a las profesionales del sexo a registrarse como tal.

7 septiembre, 2018

 El sindicato de trabajadoras sexuales que vio luz verde en el Boletín Oficial del Estado, tiene las horas contadas

 

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha asegurado que “la prostitución no es legal en España” y la ministra Magdalena Valerio ha hablado directamente de “actividad ilegal”, pero lo cierto es que la prostitución en España no está regulada como tal, ni es legal ni ilegal en sí misma, frente a otros países como Alemania, donde es una actividad legal desde el año 2002, o en este caso Suecia, que fue el primer país en castigar por ley a los clientes.

El Código Penal español sí castiga con prisión la trata y el proxenetismo mientras que la Ley de Seguridad Ciudadana persigue desde el año 2015 al cliente en el caso de que pague por servicios sexuales “en zonas de tránsito público” donde pueda haber menores, como parques y colegios, o cuando haya “un riesgo para la seguridad vial” y la llamada ley mordaza lo considera una infracción grave, con multas de entre 601 a 30.000 euros.

El Código Penal castiga con dos a cinco años al que “empleando la violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de la víctima, determine a una persona mayor de edad a ejercer o a mantenerse en la prostitución”.

Por otro lado, las penas son de dos a cuatro años cuando la persona “se lucre explotando la prostitución de otra persona, aun con el consentimiento de la misma”.

El castigo puede ser mayor si se trata de una organización criminal o si el proxeneta es funcionario público.

A su vez, la legislación española también prevé cárcel para “el que induzca, promueva, favorezca o facilite la prostitución de un menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o se lucre con ello”.

 

Te puede interesar: Sindicato Otras: reprocha feminismo burgués del gobierno de Pedro Sánchez

 

Por su parte, El sindicato de trabajadoras sexuales, que vio luz verde en el Boletín Oficial del Estado, tiene así las horas contadas. La cuestión ahora es, si el debate da pie a medidas concretas como se señala desde el Gobierno, se agiliza la elaboración de una ley contra la explotación sexual anunciada en el seno del Pacto contra la Violencia Machista.

No se tomará  seguro la vía prohibicionista –que castiga al prostituyente y a la prostituta- y se empieza a andar por la vía abolicionista, que exige hacer entender, como señala la filósofa Ana de Miguel, que la prostitución es una institución que consagra ideológica y legalmente el derecho de los hombres a acceder al cuerpo de las mujeres.

La prostitución en Europa

En Europa conviven distintos modelos de regulación de la prostitución. Es legal en países como Alemania, Holanda, Suiza, Hungría, Letonia, Austria y Grecia. Hay países como España, Portugal e Italia donde no está regulada y otros como Suecia, Noruega o Francia donde está castigada. Fuera del Viejo Continente es legal en Nueva Zelanda, algunos estados de Australia y el estado norteamericano de Nevada, donde están Las Vegas.

En Europa, la ley de prostitución más liberal es la alemana aprobada en el año 2002 por la entonces coalición de gobierno entre socialdemócratas y verdes. Aquí reconoce a las trabajadoras del sexo, derechos laborales y cobertura social como prestadoras de un servicio.

No obstante, en abril del año 2016 el Consejo de Ministros alemán aprobó un proyecto de ley que establecía penas de prisión de tres meses a cinco años para quienes mantengan relaciones sexuales con prostitutas que no ejercen libremente esa labor, cuando el cliente sea consciente de ello.

Por su parte, Holanda levantó la prohibición de los burdeles en el año 2000 y desde entonces tolera el trabajo sexual, pero deja en manos de los ayuntamientos la posibilidad de exigir un permiso para trabajar en el sector. Su centro neurálgico de la prostitución es el Barrio Rojo de Amsterdam. En países como Hungría y Letonia la prostitución es legal y está regulada, pero no los prostíbulos.

Suecia se convirtió en el año 1999 en el primer país del mundo en castigar por ley a los clientes de la prostitución, un modelo copiado años más tarde por países como Noruega, Irlanda, Francia e Islandia.

Nueva Zelanda la despenalizó totalmente en el año 2003 y estableció medidas más protectoras sin obligar a las profesionales del sexo a registrarse como tal.

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *