El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

La publicitaria que recorrió 3.800 kilómetros en India por la emancipación de la mujer

Entre los años 2007 y 2014 se reportó una media de cuatro violaciones por hora en India   Ser mujer […]

Entre los años 2007 y 2014 se reportó una media de cuatro violaciones por hora en India

 

Ser mujer en India se ha convertido en todo un reto debido al enquistado machismo que se alimenta de tradiciones religiosas. La mujer es vista como un objeto para procrear, más que como una persona, así que muchas han perdido su derecho a trabajar o simplemente a vivir con tranquilidad en su casa. Para hacer frente a este problema, el Gobierno ha cambiado ciertas legislaciones, sin embargo, nada que realmente llegue a la raíz del problema. Quien se ha acercado más a las bases y soluciones concretas ha sido la publicitaria Srishtri Bakshi. Se propuso recorrer 3.800 kilómetros por la independencia de las mujeres. El camino está dividido en regiones del país y diferentes períodos, además, va acompañado de un programa on line a través del cual enseña a las mujeres sus derechos y formas en las que pueden lograr su emancipación. 

El patriarcado

Las diferentes formas de violencia han provocado la muerte de unas 63 millones de indias. Entre los años 2007 y 2014 se reportó una media de cuatro violaciones por hora. Srishtri Bakshi se ayuda del ejemplo de un granjero que casaba a su hija de 12 años ante su incapacidad para protegerla de los jóvenes solteros de la aldea. “Este hombre reconocía que era un error. Pero no podía trabajar el campo para alimentar al resto de su familia por miedo a que su hija fuese asaltada”.

Aunque muchos indios ya son conscientes del problema, no hay inversión social ni judicial para atacar el problema que amenaza a la población femenina. El mayor problema es la mentalidad patriarcal, desde donde surgen el aborto selectivo de fetos femeninos, el matrimonio infantil, los ataques con ácido, la violencia ligada a la dote matrimonial o la mutilación genital femenina.

#BillónDePasosPorLaMujer

Bakshi, de 30 años, asegura que caminar es la mejor forma de llegar a la gente. La publicitaria logró reunir a mil personas en una marcha nocturna por las calles de Bombay en mayo de 2018, como ya hiciese en Delhi. “Los recorridos de noche simbolizan que avanzamos hacia la meta de reconquistar las calles. Para que las mujeres vuelvan a casa sin miedo”, explica la joven que vive en Hong Kong desde hace cinco años. Su motivación: la normalización de la violencia machista en su país.

Ocho meses de recorridos de 25 kilómetros al día a través de 12 estados diferentes organizando más de cien talleres para 800 mujeres cada uno. Un trayecto en el que interactuó con 85.000 personas con el objetivo de mostrar las diferencias de género que afectan al país y empoderar a la mujer. “Hay que viajar para conocer la raíz de los problemas”, razona. 

Te podría interesar: El Programa de Early Intervention atiende a niños con problemas neurológicos en la India

Empower Woman

Gracias a un programa de ayudas de la agencia de Naciones Unidas para la mujer, que tiene como objetivo que las mujeres consigan su mayor potencial económico transformando a los propios ciudadanos en defensores, agentes de cambio y líderes en sus comunidades, el proyecto de Srishtri Bakshi implantó un sistema de educación digital y financiera.

“El acceso a Internet en los pueblos es reducido. Pero no es tanto ese el problema, sino cómo dedican el tiempo”, explica Bakshi, que sienta su idea en un estudio que demuestra que la población rural de India pasa una media de cuatro horas en la Red, duplicando la media en las ciudades. 

Mujeres empoderadas 

La disposición de recursos en internet ha tocado la vida de muchas mujeres en India. Suchitra, por ejemplo, quien consumía miles de vídeos de cocina por YouTube, abandonó su Bengal Occidental natal, huyendo de la violencia doméstica, para montar un exitoso restaurante en su nueva residencia, desde donde incluso envía dinero a su familia. También está el caso de la joven que no podía salir de casa en Tamil Nadul. Aprovechando su aislamiento y algunas nociones de costura, Sheeba Rishi enviaba fotos de sus telas a sus amigas por WhatsApp. En pocos meses, el grupo llegó a tener unos 1.500 miembros y las ventas le han permitido abrir su propio negocio con un capital que alcanza hoy los 4.000 euros.

“Ante un centenar de mujeres en Cachemira, una joven musulmana dijo que ya no tenía miedo de que su padre la casase porque ahora sabía hacer negocios por Internet y quería ser independiente”, explica Bakshi sobre uno de los últimos talleres que hizo antes de acabar su viaje por el subcontinente. En cierta forma, nunca caminó sola. Además de los cientos de personas que la acompañaron en algunos trayectos, Bakshi y su equipo crearon una aplicación móvil para fomentar la imprescindible participación. “Aunque sé que mucha gente quería contribuir, no podía esperar que dejasen sus rutinas de lado para caminar conmigo durante 230 días. Así que buscamos una solución millenial para involucrar a todos”.

Así nació CrossBow Miles, una app que ofrece acceso virtual a diferentes proyectos que ayudan a la emancipación de la mujer. La aplicación digital permite a los usuarios promocionarlos caminando para ellos. “Por ejemplo, cada 50.000 pasos ayudan a la educación de una niña. Es un apadrinamiento virtual orientado a la sensibilización. Cuando los particulares completan sus retos, les enviamos un resumen visualmente atractivo en vez de los tradicionales y largos informes anuales que, normalmente, nadie lee”, explica Srishtri Bakshi.

Ya la caminata terminó pero Bakshi asegura que el aprendizaje va a perdurar para siempre. Apunta que no da por terminada su misión. La organización que dirige, está trabajando en proyectos que incluyan la participación gubernamental y así hacer posible aplicar soluciones locales a problemas que existen en varias zonas del país, sobre todo rurales.

31 agosto, 2018

Entre los años 2007 y 2014 se reportó una media de cuatro violaciones por hora en India

 

Ser mujer en India se ha convertido en todo un reto debido al enquistado machismo que se alimenta de tradiciones religiosas. La mujer es vista como un objeto para procrear, más que como una persona, así que muchas han perdido su derecho a trabajar o simplemente a vivir con tranquilidad en su casa. Para hacer frente a este problema, el Gobierno ha cambiado ciertas legislaciones, sin embargo, nada que realmente llegue a la raíz del problema. Quien se ha acercado más a las bases y soluciones concretas ha sido la publicitaria Srishtri Bakshi. Se propuso recorrer 3.800 kilómetros por la independencia de las mujeres. El camino está dividido en regiones del país y diferentes períodos, además, va acompañado de un programa on line a través del cual enseña a las mujeres sus derechos y formas en las que pueden lograr su emancipación. 

El patriarcado

Las diferentes formas de violencia han provocado la muerte de unas 63 millones de indias. Entre los años 2007 y 2014 se reportó una media de cuatro violaciones por hora. Srishtri Bakshi se ayuda del ejemplo de un granjero que casaba a su hija de 12 años ante su incapacidad para protegerla de los jóvenes solteros de la aldea. “Este hombre reconocía que era un error. Pero no podía trabajar el campo para alimentar al resto de su familia por miedo a que su hija fuese asaltada”.

Aunque muchos indios ya son conscientes del problema, no hay inversión social ni judicial para atacar el problema que amenaza a la población femenina. El mayor problema es la mentalidad patriarcal, desde donde surgen el aborto selectivo de fetos femeninos, el matrimonio infantil, los ataques con ácido, la violencia ligada a la dote matrimonial o la mutilación genital femenina.

#BillónDePasosPorLaMujer

Bakshi, de 30 años, asegura que caminar es la mejor forma de llegar a la gente. La publicitaria logró reunir a mil personas en una marcha nocturna por las calles de Bombay en mayo de 2018, como ya hiciese en Delhi. “Los recorridos de noche simbolizan que avanzamos hacia la meta de reconquistar las calles. Para que las mujeres vuelvan a casa sin miedo”, explica la joven que vive en Hong Kong desde hace cinco años. Su motivación: la normalización de la violencia machista en su país.

Ocho meses de recorridos de 25 kilómetros al día a través de 12 estados diferentes organizando más de cien talleres para 800 mujeres cada uno. Un trayecto en el que interactuó con 85.000 personas con el objetivo de mostrar las diferencias de género que afectan al país y empoderar a la mujer. “Hay que viajar para conocer la raíz de los problemas”, razona. 

Te podría interesar: El Programa de Early Intervention atiende a niños con problemas neurológicos en la India

Empower Woman

Gracias a un programa de ayudas de la agencia de Naciones Unidas para la mujer, que tiene como objetivo que las mujeres consigan su mayor potencial económico transformando a los propios ciudadanos en defensores, agentes de cambio y líderes en sus comunidades, el proyecto de Srishtri Bakshi implantó un sistema de educación digital y financiera.

“El acceso a Internet en los pueblos es reducido. Pero no es tanto ese el problema, sino cómo dedican el tiempo”, explica Bakshi, que sienta su idea en un estudio que demuestra que la población rural de India pasa una media de cuatro horas en la Red, duplicando la media en las ciudades. 

Mujeres empoderadas 

La disposición de recursos en internet ha tocado la vida de muchas mujeres en India. Suchitra, por ejemplo, quien consumía miles de vídeos de cocina por YouTube, abandonó su Bengal Occidental natal, huyendo de la violencia doméstica, para montar un exitoso restaurante en su nueva residencia, desde donde incluso envía dinero a su familia. También está el caso de la joven que no podía salir de casa en Tamil Nadul. Aprovechando su aislamiento y algunas nociones de costura, Sheeba Rishi enviaba fotos de sus telas a sus amigas por WhatsApp. En pocos meses, el grupo llegó a tener unos 1.500 miembros y las ventas le han permitido abrir su propio negocio con un capital que alcanza hoy los 4.000 euros.

“Ante un centenar de mujeres en Cachemira, una joven musulmana dijo que ya no tenía miedo de que su padre la casase porque ahora sabía hacer negocios por Internet y quería ser independiente”, explica Bakshi sobre uno de los últimos talleres que hizo antes de acabar su viaje por el subcontinente. En cierta forma, nunca caminó sola. Además de los cientos de personas que la acompañaron en algunos trayectos, Bakshi y su equipo crearon una aplicación móvil para fomentar la imprescindible participación. “Aunque sé que mucha gente quería contribuir, no podía esperar que dejasen sus rutinas de lado para caminar conmigo durante 230 días. Así que buscamos una solución millenial para involucrar a todos”.

Así nació CrossBow Miles, una app que ofrece acceso virtual a diferentes proyectos que ayudan a la emancipación de la mujer. La aplicación digital permite a los usuarios promocionarlos caminando para ellos. “Por ejemplo, cada 50.000 pasos ayudan a la educación de una niña. Es un apadrinamiento virtual orientado a la sensibilización. Cuando los particulares completan sus retos, les enviamos un resumen visualmente atractivo en vez de los tradicionales y largos informes anuales que, normalmente, nadie lee”, explica Srishtri Bakshi.

Ya la caminata terminó pero Bakshi asegura que el aprendizaje va a perdurar para siempre. Apunta que no da por terminada su misión. La organización que dirige, está trabajando en proyectos que incluyan la participación gubernamental y así hacer posible aplicar soluciones locales a problemas que existen en varias zonas del país, sobre todo rurales.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *