El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

La sombra del VIH surge en Sevilla por las amenazas del “chem sex”

Población con VIH podría aumentar en Sevilla por nueva tendencia   Las ya amenazantes infecciones de transmisión sexual (ITS) han […]

Población con VIH podría aumentar en Sevilla por nueva tendencia

 

Las ya amenazantes infecciones de transmisión sexual (ITS) han elevado sus niveles en Sevilla, sobre todo sífilis y clamidia. Tanto jóvenes como adultos están manteniendo relaciones sexuales con más gente en menos tiempo y con demasiada confianza, según los expertos. Pero además de las causas ya conocidas, como la facilidad de conocer nuevas personas a través de aplicaciones y el poco uso de preservativos, ha surgido una nueva tendencia denominada “chem sex” en la que los usuarios consumen una droga para aumentar sus deseos sexuales. El consumo es por medio de una inyección, lo que ha encendido las alarmas por un posible brote de VIH.

Aunque el virus del VIH no se ha visto en aumento, esta moda podría alterar los números negativamente. El “chem sex” o sexo químico ha llamado la atención de muchos jóvenes y no tan jóvenes que quieren experimentar algo nuevo en lo que respecta a las relaciones sexuales.

De acuerdo a Pompeyo Viciana, médico internista del hospital Virgen del Rocío, el uso de jeringuillas es lo que más preocupa. “Empezamos a ver este problema hace un año. Se están haciendo muchas fiestas en Sevilla y otras grandes ciudades españolas con un gran consumo estas sustancias. La tasa de infección del VIH por el intercambio de jeringuillas es de un 80 por ciento” explica uno de los mayores expertos andaluces en VIH e ITS.

Indica que a su consulta se acercan personas mayormente jóvenes y adolescentes que mantienen un estilo de vida convencional entre semana, pero que cuando llegan los días de descanso, aprovechan para practicar sexo con varias personas y a menudo sin protección, motivados por el uso de sustancias químicas. “Nos da pánico a los médicos porque nos recuerda a esa fase terrible del sida de los años ochenta del pasado siglo”, asegura.

La sombra del VIH en Sevilla

En la década de los 80, Sevilla alcanzó un pico de 500 personas infectadas al año por el VIH. En aquel entonces, la esperanza de vida de los enfermos era de unos seis meses. “Se me murieron muchos pacientes y no había solución”, relata este experto de prestigio internacional, autor de numerosos estudios y pionero del tratamiento de VIH en Sevilla. 

 Afortunadamente la situación pudo controlarse gracias al el hallazgo de nuevos medicamentos.

Hoy en día la realidad es otra. Existen medicamentos, campañas de prevención y especialistas en la materia. Pero en muchos casos, las ansias de experimentar son mayores que las de vivir.

“Tenemos un problema de posible contagio con una forma peligrosa de sexo, principalmente entre varones, que ya empieza a llegar a las consultas de los hospitales. Hay personas que pueden mantener catorce relaciones sexuales con personas diferentes en un fin de semana y esto puede ser una bomba de relojería” dice alarmado Viciana.

Te podría interesar: La respuesta frente al virus del SIDA ha sido efectiva, pero no lo suficiente

Con respecto a otras patologías, el doctor recuerda que “ha habido en Andalucía más de mil casos de hepatitis A en homosexuales que no han salido en los medios ni en ningún sitio porque no interesa alarmar a la población”.

Además, informó que en algunas ciudades españolas se han producido algunas muertes por la interacción entre fármacos del “chem sex” y drogas. De hecho, hace poco murió en Madrid un universitario que participaba en este tipo de fiestas que se celebran también en Sevilla, Málaga y Granada.

“Con la proliferación de webs y app de contactos y cierta relajación en la prevención, se está perdiendo la necesidad de protegerse de infecciones de transmisión sexual y el resultado empieza a llegar a nuestras consultas”.

Hoy por hoy, unas 2.500 personas infectadas llevan su control en el Virgen del Rocío, pero el número que se estima en toda la capital supera los 6.000. En Andalucía hay unas 18.000 personas en tratamiento: Sevilla, Málaga y Granada lideran las estadísticas regionales de esta enfermedad y son las tres únicas provincias andaluzas donde hay clínicas de ITS donde cualquier persona se puede hacer las pruebas del VIH de forma anónima. 

Es necesario ponerlas en toda Andalucía por la tendencia creciente de estas infecciones”, advierte Viciana.

Solo 18.000 andaluces toman medicamentos contra el sida que tiene un costo de 100 millones de euros al año aproximadamente. Se calcula que hace cinco años había unos 3.000 pacientes menos pero el coste era de unos 130 millones. Cada enfermo, con el abaratamiento de los fármacos, cuesta ahora al sistema público unos 500 euros al mes.

 

 

 

 

 

19 agosto, 2018

Población con VIH podría aumentar en Sevilla por nueva tendencia

 

Las ya amenazantes infecciones de transmisión sexual (ITS) han elevado sus niveles en Sevilla, sobre todo sífilis y clamidia. Tanto jóvenes como adultos están manteniendo relaciones sexuales con más gente en menos tiempo y con demasiada confianza, según los expertos. Pero además de las causas ya conocidas, como la facilidad de conocer nuevas personas a través de aplicaciones y el poco uso de preservativos, ha surgido una nueva tendencia denominada “chem sex” en la que los usuarios consumen una droga para aumentar sus deseos sexuales. El consumo es por medio de una inyección, lo que ha encendido las alarmas por un posible brote de VIH.

Aunque el virus del VIH no se ha visto en aumento, esta moda podría alterar los números negativamente. El “chem sex” o sexo químico ha llamado la atención de muchos jóvenes y no tan jóvenes que quieren experimentar algo nuevo en lo que respecta a las relaciones sexuales.

De acuerdo a Pompeyo Viciana, médico internista del hospital Virgen del Rocío, el uso de jeringuillas es lo que más preocupa. “Empezamos a ver este problema hace un año. Se están haciendo muchas fiestas en Sevilla y otras grandes ciudades españolas con un gran consumo estas sustancias. La tasa de infección del VIH por el intercambio de jeringuillas es de un 80 por ciento” explica uno de los mayores expertos andaluces en VIH e ITS.

Indica que a su consulta se acercan personas mayormente jóvenes y adolescentes que mantienen un estilo de vida convencional entre semana, pero que cuando llegan los días de descanso, aprovechan para practicar sexo con varias personas y a menudo sin protección, motivados por el uso de sustancias químicas. “Nos da pánico a los médicos porque nos recuerda a esa fase terrible del sida de los años ochenta del pasado siglo”, asegura.

La sombra del VIH en Sevilla

En la década de los 80, Sevilla alcanzó un pico de 500 personas infectadas al año por el VIH. En aquel entonces, la esperanza de vida de los enfermos era de unos seis meses. “Se me murieron muchos pacientes y no había solución”, relata este experto de prestigio internacional, autor de numerosos estudios y pionero del tratamiento de VIH en Sevilla. 

 Afortunadamente la situación pudo controlarse gracias al el hallazgo de nuevos medicamentos.

Hoy en día la realidad es otra. Existen medicamentos, campañas de prevención y especialistas en la materia. Pero en muchos casos, las ansias de experimentar son mayores que las de vivir.

“Tenemos un problema de posible contagio con una forma peligrosa de sexo, principalmente entre varones, que ya empieza a llegar a las consultas de los hospitales. Hay personas que pueden mantener catorce relaciones sexuales con personas diferentes en un fin de semana y esto puede ser una bomba de relojería” dice alarmado Viciana.

Te podría interesar: La respuesta frente al virus del SIDA ha sido efectiva, pero no lo suficiente

Con respecto a otras patologías, el doctor recuerda que “ha habido en Andalucía más de mil casos de hepatitis A en homosexuales que no han salido en los medios ni en ningún sitio porque no interesa alarmar a la población”.

Además, informó que en algunas ciudades españolas se han producido algunas muertes por la interacción entre fármacos del “chem sex” y drogas. De hecho, hace poco murió en Madrid un universitario que participaba en este tipo de fiestas que se celebran también en Sevilla, Málaga y Granada.

“Con la proliferación de webs y app de contactos y cierta relajación en la prevención, se está perdiendo la necesidad de protegerse de infecciones de transmisión sexual y el resultado empieza a llegar a nuestras consultas”.

Hoy por hoy, unas 2.500 personas infectadas llevan su control en el Virgen del Rocío, pero el número que se estima en toda la capital supera los 6.000. En Andalucía hay unas 18.000 personas en tratamiento: Sevilla, Málaga y Granada lideran las estadísticas regionales de esta enfermedad y son las tres únicas provincias andaluzas donde hay clínicas de ITS donde cualquier persona se puede hacer las pruebas del VIH de forma anónima. 

Es necesario ponerlas en toda Andalucía por la tendencia creciente de estas infecciones”, advierte Viciana.

Solo 18.000 andaluces toman medicamentos contra el sida que tiene un costo de 100 millones de euros al año aproximadamente. Se calcula que hace cinco años había unos 3.000 pacientes menos pero el coste era de unos 130 millones. Cada enfermo, con el abaratamiento de los fármacos, cuesta ahora al sistema público unos 500 euros al mes.

 

 

 

 

 

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *