El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

La violencia contra los niños: el pan de cada día en Bogotá

El número de menores violentados se elevó este año Bogotá, capital de Colombia, amaneció conmocionada y estremecida la madrugada del martes […]

El número de menores violentados se elevó este año

Bogotá, capital de Colombia, amaneció conmocionada y estremecida la madrugada del martes luego del fallecimiento de dos menores a manos de su padre. La violencia contra los más pequeños se deja entrever a diario en esa zona extensa de gran altitud.

De acuerdo a versiones oficiales, después de herir con arma blanca a los niños, de ocho y 12 años, el sujeto, de 39, se hizo un corte en el cuello y se lanzó del sexto piso del edificio donde vivía, ubicado en un conjunto del barrio Patio Bonito, en la localidad de Kennedy, al suroccidente de tal ciudad, acabando con su vida al llegar a un centro asistencial.

Se conoció que el hombre habría atentado contra los menores por un pleito con su expareja, la madre de los niños, quien manifestó su intención de llevárselos a España, donde reside desde hace siete años.

Antes que el supuesto asesino se quitara la vida, los habitantes del sector avisaron a las autoridades competentes el suceso.

El jefe de investigación criminal de la Policía de Infancia y Adolescencia en Bogotá, el mayor Luis Miguel Morales, narró: “Las investigaciones señalan que el domingo en la tarde, los menores estuvieron con su mamá, quien le expresó al hombre el deseo de llevarse a sus hijos a España. Al parecer, eso fue lo que desencadenó este lamentable hecho”.

El crimen no es el primero. El 29 de abril pasado una pequeña de tres años murió por varias agresiones y sufrió abuso sexual, en el centro de la región.

Te podría interesar: Se cansaron de la violencia contra menores: ONGs exigen nueva normativa

A su vez, evoca otro caso en un conjunto residencial del municipio de Soacha, donde otra menor, también de tres años, falleció porque su padrastro le propinó una golpiza.

Los mencionados asesinatos exhiben cómo la violencia contra los niños persiste en el territorio más grande de Colombia.

De hecho, en la capital hay reportes de 26 niños y adolescentes asesinados. Hasta mayo pasado fallecieron de forma violenta 289 menores, alrededor de dos cada día en la región noroccidental de América del Sur, conforme a cifras Medicina Legal.

La entidad advierte que el número de menores violentados en el año 2018 se elevó a 4.538, un aumento del 10 %, en relación a los casos ocurridos hasta mayo de 2017, cuando se contaban 4.107, y basándose en datos del maltrato infantil.

Todo pasa por educación y por la creencia que tienen los padres de creerse los dueños de sus hijos, e incluso de sus parejas, subrayó el profesor Eduardo Villar, director de la maestría en intervención en sistemas humanos de la Universidad Central.

No obstante, hizo énfasis en la complejidad para identificar y prevenir la violencia contra los menores, ante estas situaciones.

Asimismo, da cuenta de casos de manipulación y coacción que terminan influyendo en la violencia intrafamiliar.

Villar detalló: “Aduciendo que velan por el bien de sus hijos, muchos padres terminan justificando agresión y maltrato. Se trata de un tipo de violencia sutil que parece estar permitido en las familias y en nuestra cultura, por la disculpa o la idea de que están educando al otro”.

A fin de erradicar la violencia contra los niños, insta a trabajar en prevención y educación, pero no solo en menores, sino igualmente en los adultos, para que identifiquen entre ellos las malas prácticas.

11 julio, 2018

El número de menores violentados se elevó este año

Bogotá, capital de Colombia, amaneció conmocionada y estremecida la madrugada del martes luego del fallecimiento de dos menores a manos de su padre. La violencia contra los más pequeños se deja entrever a diario en esa zona extensa de gran altitud.

De acuerdo a versiones oficiales, después de herir con arma blanca a los niños, de ocho y 12 años, el sujeto, de 39, se hizo un corte en el cuello y se lanzó del sexto piso del edificio donde vivía, ubicado en un conjunto del barrio Patio Bonito, en la localidad de Kennedy, al suroccidente de tal ciudad, acabando con su vida al llegar a un centro asistencial.

Se conoció que el hombre habría atentado contra los menores por un pleito con su expareja, la madre de los niños, quien manifestó su intención de llevárselos a España, donde reside desde hace siete años.

Antes que el supuesto asesino se quitara la vida, los habitantes del sector avisaron a las autoridades competentes el suceso.

El jefe de investigación criminal de la Policía de Infancia y Adolescencia en Bogotá, el mayor Luis Miguel Morales, narró: “Las investigaciones señalan que el domingo en la tarde, los menores estuvieron con su mamá, quien le expresó al hombre el deseo de llevarse a sus hijos a España. Al parecer, eso fue lo que desencadenó este lamentable hecho”.

El crimen no es el primero. El 29 de abril pasado una pequeña de tres años murió por varias agresiones y sufrió abuso sexual, en el centro de la región.

Te podría interesar: Se cansaron de la violencia contra menores: ONGs exigen nueva normativa

A su vez, evoca otro caso en un conjunto residencial del municipio de Soacha, donde otra menor, también de tres años, falleció porque su padrastro le propinó una golpiza.

Los mencionados asesinatos exhiben cómo la violencia contra los niños persiste en el territorio más grande de Colombia.

De hecho, en la capital hay reportes de 26 niños y adolescentes asesinados. Hasta mayo pasado fallecieron de forma violenta 289 menores, alrededor de dos cada día en la región noroccidental de América del Sur, conforme a cifras Medicina Legal.

La entidad advierte que el número de menores violentados en el año 2018 se elevó a 4.538, un aumento del 10 %, en relación a los casos ocurridos hasta mayo de 2017, cuando se contaban 4.107, y basándose en datos del maltrato infantil.

Todo pasa por educación y por la creencia que tienen los padres de creerse los dueños de sus hijos, e incluso de sus parejas, subrayó el profesor Eduardo Villar, director de la maestría en intervención en sistemas humanos de la Universidad Central.

No obstante, hizo énfasis en la complejidad para identificar y prevenir la violencia contra los menores, ante estas situaciones.

Asimismo, da cuenta de casos de manipulación y coacción que terminan influyendo en la violencia intrafamiliar.

Villar detalló: “Aduciendo que velan por el bien de sus hijos, muchos padres terminan justificando agresión y maltrato. Se trata de un tipo de violencia sutil que parece estar permitido en las familias y en nuestra cultura, por la disculpa o la idea de que están educando al otro”.

A fin de erradicar la violencia contra los niños, insta a trabajar en prevención y educación, pero no solo en menores, sino igualmente en los adultos, para que identifiquen entre ellos las malas prácticas.

Sugerencias
El cambio en la alimentación es uno de los desafíos al iniciar el año

Se debe dar la bienvenida a los alimentos verdes La alimentación es uno de los deseos a mejorar en las […]

Conoce algunos consejos para conducir por carreteras con hielo

La precaución y la calma son fundamentales para evitar incidentes Conducir por carreteras con hielo requiere extrema precaución. Más cuando […]

Los botones te pueden ayudar con la coordinación de la vista y las manos

Actualmente se han puesto muy de moda las pulseras hechas con botones de nácar o de metal, según su tamaño […]

¡No te quedes callad@! Hazlo público en comodenunciar.com

La plataforma que llega para ayudar a las personas más vulnerables a todo tipo de violencia ¿Pasas miedo al volver […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *