El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Las almejas de agua dulce en peligro crítico de extinción

Expertos ofrecen recomendaciones para proteger a este grupo de especies tan importantes que son las depuradoras naturales  de los ríos. […]

Expertos ofrecen recomendaciones para proteger a este grupo de especies tan importantes que son las depuradoras naturales  de los ríos.

 

En el año 1996 se había planteado la posibilidad que la almeja de agua dulce estuviese extinguida, diez años después  Zaragoza se consideró que sería el último refugio de este animal, sin embargo, ahora, por medio de un estudio se ha localizado una población en Francia que sitúa la presencia de 100.000 unidades.

“Esta cifra, aunque esperanzadora, esconde una trampa: apenas se han encontrado individuos jóvenes, que son los que pueden asegurar su supervivencia”, detallan en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

Asimismo, el Gobierno declaró oficialmente en peligro crítico de extinción a la almeja de agua dulces e igualmente a otras seis especies.

Una investigación presentada por 26 investigadores europeos, afirma que las especies invasoras, las modificaciones en los cursos de agua con presas y azudes, el abuso de los fertilizantes, el cambio climático o la desaparición de los bancos de peces son algunas de las amenazas a las que se enfrentan las náyades o almejas de agua dulce.

Por otra parte, para el estudio de la situación de las náyades en Europa, los investigadores, entre los que hay personal del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y algunas Universidades españolas, ofrecen recomendaciones para proteger a este grupo de especies tan importantes como amenazadas.

 

Te puede interesar: Los peces invasores se apoderan del Río Danubio y hacen extinguir otras especies nativas

 

Cabe destacar, que hay más de 5.000 ejemplares de náyade auricularia, esta parece vivir en el Canal Imperial de Aragón (Zaragoza), un canal construido en el siglo XVIII. Además, se conocen pequeñas poblaciones como el cauce principal del río Ebro en Aragón y Tarragona, y en el Canal de Tauste (Aragón y Navarra).

Asimismo, se destacó que la población del Ebro es la única que queda en el sistema de drenaje del mar Mediterráneo, “aunque apenas se han encontrado unos pocos individuos jóvenes, de aproximadamente 10-15 años”, en los canales Imperial y de Tauste, recalcan desde el MNCN.

Filtran las masas de agua, es por ello que las convierte en las depuradoras naturales de los hábitats acuáticos. “Pese a tener un papel de vital importancia y posiblemente por lo discreto de su existencia, casi nadie tiene presente que están entre las especies más amenazadas del planeta”. “Debemos tomar medidas porque la extinción de estos pequeños depuradores naturales supondría un fuerte impacto en los hábitats acuáticos”, continúa.

Desde el museo afirman que el encontrar fragmentos de conchas en ocho yacimientos arqueológicos ibéricos datados entre 5.000 y 400 años a. C. ha permitido confirmar que se encuentran en las cuencas de los ríos Duero, Ebro, Tajo y Guadalquivir.

“Es probable que siempre haya sido una especie rara en España, pero está claro que su distribución fue mucho más amplia que la actual”, recalcan desde el MNCN. De igual manera, en zaragozana de Sástago el nácar de la náyade auricularia se utilizaba en la decoración de los cuchillos y navajas fabricados.

“Los artesanos preferían el nácar de náyades vivas, ya que las conchas vacías no eran adecuadas para transformarlas en cachas de mangos. La fabricación de un cuchillo requería, como mínimo, dos o tres vulvas”, afirman.

25 octubre, 2018

Expertos ofrecen recomendaciones para proteger a este grupo de especies tan importantes que son las depuradoras naturales  de los ríos.

 

En el año 1996 se había planteado la posibilidad que la almeja de agua dulce estuviese extinguida, diez años después  Zaragoza se consideró que sería el último refugio de este animal, sin embargo, ahora, por medio de un estudio se ha localizado una población en Francia que sitúa la presencia de 100.000 unidades.

“Esta cifra, aunque esperanzadora, esconde una trampa: apenas se han encontrado individuos jóvenes, que son los que pueden asegurar su supervivencia”, detallan en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

Asimismo, el Gobierno declaró oficialmente en peligro crítico de extinción a la almeja de agua dulces e igualmente a otras seis especies.

Una investigación presentada por 26 investigadores europeos, afirma que las especies invasoras, las modificaciones en los cursos de agua con presas y azudes, el abuso de los fertilizantes, el cambio climático o la desaparición de los bancos de peces son algunas de las amenazas a las que se enfrentan las náyades o almejas de agua dulce.

Por otra parte, para el estudio de la situación de las náyades en Europa, los investigadores, entre los que hay personal del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y algunas Universidades españolas, ofrecen recomendaciones para proteger a este grupo de especies tan importantes como amenazadas.

 

Te puede interesar: Los peces invasores se apoderan del Río Danubio y hacen extinguir otras especies nativas

 

Cabe destacar, que hay más de 5.000 ejemplares de náyade auricularia, esta parece vivir en el Canal Imperial de Aragón (Zaragoza), un canal construido en el siglo XVIII. Además, se conocen pequeñas poblaciones como el cauce principal del río Ebro en Aragón y Tarragona, y en el Canal de Tauste (Aragón y Navarra).

Asimismo, se destacó que la población del Ebro es la única que queda en el sistema de drenaje del mar Mediterráneo, “aunque apenas se han encontrado unos pocos individuos jóvenes, de aproximadamente 10-15 años”, en los canales Imperial y de Tauste, recalcan desde el MNCN.

Filtran las masas de agua, es por ello que las convierte en las depuradoras naturales de los hábitats acuáticos. “Pese a tener un papel de vital importancia y posiblemente por lo discreto de su existencia, casi nadie tiene presente que están entre las especies más amenazadas del planeta”. “Debemos tomar medidas porque la extinción de estos pequeños depuradores naturales supondría un fuerte impacto en los hábitats acuáticos”, continúa.

Desde el museo afirman que el encontrar fragmentos de conchas en ocho yacimientos arqueológicos ibéricos datados entre 5.000 y 400 años a. C. ha permitido confirmar que se encuentran en las cuencas de los ríos Duero, Ebro, Tajo y Guadalquivir.

“Es probable que siempre haya sido una especie rara en España, pero está claro que su distribución fue mucho más amplia que la actual”, recalcan desde el MNCN. De igual manera, en zaragozana de Sástago el nácar de la náyade auricularia se utilizaba en la decoración de los cuchillos y navajas fabricados.

“Los artesanos preferían el nácar de náyades vivas, ya que las conchas vacías no eran adecuadas para transformarlas en cachas de mangos. La fabricación de un cuchillo requería, como mínimo, dos o tres vulvas”, afirman.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *