El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Las mujeres adictas al alcohol y otras sustancias retrasan su recuperación por miedo a los estigmas

Muchas mujeres se esconden tras sus problemas de adicción, por miedo a los estigmas sociales que les rodean en medio […]

Muchas mujeres se esconden tras sus problemas de adicción, por miedo a los estigmas sociales que les rodean en medio de “una sociedad machista”ocasionando retraso en su recuperación

 

En muchas oportunidades y en diferentes ocasiones las mujeres consumidoras de alcohol, drogas u otras sustancias estupefacientes, por miedo al señalamiento, o al qué dirán los demás de su caso, dejan de ir a centros asistenciales en búsqueda de ayuda y liberarse de sus malos hábitos.

Bien es sabido que se vive en una sociedad machista, como ellas mismas reconocen, en donde al hombre no se le critica tanto al verlo en este tipo de lugares. Esto hace que las féminas se escondan en su problema y se retrasen en la búsqueda de ayuda.

La información fue rescatada  entre las declaraciones ofrecidas por las pacientes que asisten al centro asistencial Patim de Castellón. Ellas proponen al gobierno que se promueva una educación en género y que esta información sea brindada desde los distintos colegios. También sugieren que se les apoye en cuanto a recursos económicos y que a su vez haya programas de formación para esas mujeres que sufren este tipo de situación y que además tienen la responsabilidad de un menor a su cargo.

Una de las mujeres que busca protección en este centro y es adicta a la cocaína expresa que “La sociedad no juzga de la misma manera a una mujer que toma alcohol u otras drogas que a un hombre, porque también están muy arraigadas las percepciones machistas en el consumo “Esta razón tan explícita de la mujer, da a entender que estuvo intentando compartir su situación, pero por miedo a los estigmas se alejaba de su propia recuperación.

 

Te puede interesar: Violencia de género: 22 españolas asesinadas en 2018

 

Maribel es una jóven mujer de 43 años y hace apenas unos días que inició su tratamiento en la fundación Patim. Como ella son miles las que se esconden para no ser mal vistas ni ridiculizadas públicamente. Vale la pena dar una vuelta por estos centros y notar que en ellos la mayoría de los visitantes son hombres y quizá lo más extraño del hecho es que hayan sido motivados por mujeres.

Se conoce que del 100 % de los pacientes del Centro Asistencia Patim, solo el 14% son mujeres. Por otro lado, Patim es una organización especializada en el tratamiento de adicciones tóxicas y no tóxicas, de inserción laboral de colectivos en riesgo de exclusión y de intervención en otros comportamientos como violencia de género.

Cabe resaltar que las mujeres por los estereotipos sociales, tardan entre seis, siete o más años que los hombres en iniciar un tratamiento en centros especializados. Estos estereotipos y estigmas sociales en las apreciaciones de ellas mismas son los más fuertes factores que retrasan la decisión de pedir ayuda y esto hace que haya más mujeres enfermas sin manifestar su estado.

Según algunos estudios, la adicción al alcohol supera al cannabis y a la cocaína. Se determina que son más las mujeres que los hombres quienes lo consumen. Estos datos son demostrados en los registros que llevan los profesionales sobre los pacientes de la comunidad terapéutica al momento de celebrar los 33 años de servicio de esta institución que cuenta con varios centros en la capital de La Plana y Valencia. En sus páginas se evidencia la precocidad en el consumo y se habla de niñas de entre 11 y 14 años que ya son consumidoras.

http://www.patim.org/

20 agosto, 2018

Muchas mujeres se esconden tras sus problemas de adicción, por miedo a los estigmas sociales que les rodean en medio de “una sociedad machista”ocasionando retraso en su recuperación

 

En muchas oportunidades y en diferentes ocasiones las mujeres consumidoras de alcohol, drogas u otras sustancias estupefacientes, por miedo al señalamiento, o al qué dirán los demás de su caso, dejan de ir a centros asistenciales en búsqueda de ayuda y liberarse de sus malos hábitos.

Bien es sabido que se vive en una sociedad machista, como ellas mismas reconocen, en donde al hombre no se le critica tanto al verlo en este tipo de lugares. Esto hace que las féminas se escondan en su problema y se retrasen en la búsqueda de ayuda.

La información fue rescatada  entre las declaraciones ofrecidas por las pacientes que asisten al centro asistencial Patim de Castellón. Ellas proponen al gobierno que se promueva una educación en género y que esta información sea brindada desde los distintos colegios. También sugieren que se les apoye en cuanto a recursos económicos y que a su vez haya programas de formación para esas mujeres que sufren este tipo de situación y que además tienen la responsabilidad de un menor a su cargo.

Una de las mujeres que busca protección en este centro y es adicta a la cocaína expresa que “La sociedad no juzga de la misma manera a una mujer que toma alcohol u otras drogas que a un hombre, porque también están muy arraigadas las percepciones machistas en el consumo “Esta razón tan explícita de la mujer, da a entender que estuvo intentando compartir su situación, pero por miedo a los estigmas se alejaba de su propia recuperación.

 

Te puede interesar: Violencia de género: 22 españolas asesinadas en 2018

 

Maribel es una jóven mujer de 43 años y hace apenas unos días que inició su tratamiento en la fundación Patim. Como ella son miles las que se esconden para no ser mal vistas ni ridiculizadas públicamente. Vale la pena dar una vuelta por estos centros y notar que en ellos la mayoría de los visitantes son hombres y quizá lo más extraño del hecho es que hayan sido motivados por mujeres.

Se conoce que del 100 % de los pacientes del Centro Asistencia Patim, solo el 14% son mujeres. Por otro lado, Patim es una organización especializada en el tratamiento de adicciones tóxicas y no tóxicas, de inserción laboral de colectivos en riesgo de exclusión y de intervención en otros comportamientos como violencia de género.

Cabe resaltar que las mujeres por los estereotipos sociales, tardan entre seis, siete o más años que los hombres en iniciar un tratamiento en centros especializados. Estos estereotipos y estigmas sociales en las apreciaciones de ellas mismas son los más fuertes factores que retrasan la decisión de pedir ayuda y esto hace que haya más mujeres enfermas sin manifestar su estado.

Según algunos estudios, la adicción al alcohol supera al cannabis y a la cocaína. Se determina que son más las mujeres que los hombres quienes lo consumen. Estos datos son demostrados en los registros que llevan los profesionales sobre los pacientes de la comunidad terapéutica al momento de celebrar los 33 años de servicio de esta institución que cuenta con varios centros en la capital de La Plana y Valencia. En sus páginas se evidencia la precocidad en el consumo y se habla de niñas de entre 11 y 14 años que ya son consumidoras.

http://www.patim.org/

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *