El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial de la Diabetes

Mientras más calor, más violencia machista en España

Estudio revela que una ola de calor en Madrid motiva la violencia de género   Los primeros estudios que vincularon […]

Estudio revela que una ola de calor en Madrid motiva la violencia de género

 

Los primeros estudios que vincularon el calor y la violencia machista se publicaron en Estados Unidos en el año 1986. Aparentemente, las altas temperaturas contribuyen al colapso durante situaciones de estrés que de no ser controladas, llevan a la violencia entre las parejas. En muchos casos, la mujer sale gravemente herida o muere. Un estudio más reciente comprobó esta teoría en Madrid, entre otras variables que influyen en las elevadas estadísticas de este delito.

El trabajo firmado por expertas en violencia de género, especialistas en epidemiología y psicólogos de Policía y Guardia Civil reveló el pasado lunes que

“tres días después de que se produzca una ola de calor en Madrid el riesgo de feminicidio aumenta un 40%”.

Durante los meses de mayo a septiembre entre los años 2008 y 2016, los especialistas estudiaron este comportamiento en la Comunidad de Madrid. En este periodo se registraron 23 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, 38.000 denuncias policiales por violencia de género y 61.000 llamadas al teléfono 016 de atención a víctimas de malos tratos.

La investigación concluye que  “por cada grado en que la temperatura máxima diaria supera el umbral de 34 grados los feminicidios dentro de la pareja aumentan un 28,8% respecto a la media”.

Según la socióloga Carmen Vives, coautora del estudio y presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología, fue hallada una relación entre las temperaturas máximas y los feminicidios que es lo suficientemente significativa como para tenerla en cuenta en los protocolos de alerta y protección cuando haya olas de calor. Las olas de calor aumentarían ese riesgo al “disparar el estrés y la irritabilidad dentro de una pareja en la que ya existe un conflicto”, explica Vives, que insiste en que el culpable final es “el machismo y el patriarcado”.

Otros factores de riesgo

Aunada a esta importante revelación, Vives también destaca otras variables que ponen en riesgo a una mujer que puede ser víctima de violencia de genero o ser asesinada por su pareja. De acuerdo a un estudio publicado en el año 2016 sobre el perfil socio demográfico del feminicidio en España, los expertos señalan que “en relación con los factores de riesgo individuales, se ha observado que el riesgo de feminicidio se asocia con ser inmigrante, pertenecer a una minoría étnica, tener una pareja o ex pareja desempleada y el consumo de alcohol o drogas por uno o ambos miembros de la pareja”.

Esta conclusión forma parte, como todas las demás, de un creciente movimiento científico para identificar los factores que incrementan el riesgo que tiene una mujer de sufrir violencia de género o de ser asesinada por su pareja.

 

Te podría interesar: En España la violencia de género va en peligro de ascenso

 

De esta manera se comprobó que el 40% de las mujeres asesinadas en España eran inmigrantes, procedentes sobre todo de Ecuador, Marruecos y Bolivia. Más allá de posibles efectos culturales, Vives recuerda que “ser inmigrante y no contar con el apoyo de tu familia o una red social es una barrera cuando te encuentras con una situación de violencia y quieres salir de ella”. Las mujeres inmigrantes expuestas a la violencia de pareja “tienen un riesgo cinco veces mayor de ser asesinadas que las mujeres españolas”, subraya Vives. Sus estudios también han mostrado que las mujeres expuestas a la violencia de pareja en entornos rurales tienen el triple de riesgo de ser asesinadas que las que viven en núcleos urbanos.

Finalmente, el objetivo de estos hallazgos es diseñar campañas de prevención específicas para las zonas y colectivos detectados de alto riesgo. “En España, como en el resto del mundo, el homicidio perpetrado por la pareja o ex pareja sentimental es la principal causa de muerte violenta en el caso de las mujeres. Aunque es un fenómeno con bajas tasas de prevalencia, despierta una gran alarma social pero, paradójicamente, son escasos los estudios sistematizados realizados en nuestro país para conocer mejor la naturaleza de esta forma de criminalidad, los patrones, tendencias y elementos clave que permitan elaborar estrategias de intervención encaminadas a reducir e incluso erradicar el fenómeno”, destacan González y López Ossorio  en el Anuarios de Psicología Jurídica de 2018.

 

 

 

 

 

 

 

 

24 julio, 2018

Estudio revela que una ola de calor en Madrid motiva la violencia de género

 

Los primeros estudios que vincularon el calor y la violencia machista se publicaron en Estados Unidos en el año 1986. Aparentemente, las altas temperaturas contribuyen al colapso durante situaciones de estrés que de no ser controladas, llevan a la violencia entre las parejas. En muchos casos, la mujer sale gravemente herida o muere. Un estudio más reciente comprobó esta teoría en Madrid, entre otras variables que influyen en las elevadas estadísticas de este delito.

El trabajo firmado por expertas en violencia de género, especialistas en epidemiología y psicólogos de Policía y Guardia Civil reveló el pasado lunes que

“tres días después de que se produzca una ola de calor en Madrid el riesgo de feminicidio aumenta un 40%”.

Durante los meses de mayo a septiembre entre los años 2008 y 2016, los especialistas estudiaron este comportamiento en la Comunidad de Madrid. En este periodo se registraron 23 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, 38.000 denuncias policiales por violencia de género y 61.000 llamadas al teléfono 016 de atención a víctimas de malos tratos.

La investigación concluye que  “por cada grado en que la temperatura máxima diaria supera el umbral de 34 grados los feminicidios dentro de la pareja aumentan un 28,8% respecto a la media”.

Según la socióloga Carmen Vives, coautora del estudio y presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología, fue hallada una relación entre las temperaturas máximas y los feminicidios que es lo suficientemente significativa como para tenerla en cuenta en los protocolos de alerta y protección cuando haya olas de calor. Las olas de calor aumentarían ese riesgo al “disparar el estrés y la irritabilidad dentro de una pareja en la que ya existe un conflicto”, explica Vives, que insiste en que el culpable final es “el machismo y el patriarcado”.

Otros factores de riesgo

Aunada a esta importante revelación, Vives también destaca otras variables que ponen en riesgo a una mujer que puede ser víctima de violencia de genero o ser asesinada por su pareja. De acuerdo a un estudio publicado en el año 2016 sobre el perfil socio demográfico del feminicidio en España, los expertos señalan que “en relación con los factores de riesgo individuales, se ha observado que el riesgo de feminicidio se asocia con ser inmigrante, pertenecer a una minoría étnica, tener una pareja o ex pareja desempleada y el consumo de alcohol o drogas por uno o ambos miembros de la pareja”.

Esta conclusión forma parte, como todas las demás, de un creciente movimiento científico para identificar los factores que incrementan el riesgo que tiene una mujer de sufrir violencia de género o de ser asesinada por su pareja.

 

Te podría interesar: En España la violencia de género va en peligro de ascenso

 

De esta manera se comprobó que el 40% de las mujeres asesinadas en España eran inmigrantes, procedentes sobre todo de Ecuador, Marruecos y Bolivia. Más allá de posibles efectos culturales, Vives recuerda que “ser inmigrante y no contar con el apoyo de tu familia o una red social es una barrera cuando te encuentras con una situación de violencia y quieres salir de ella”. Las mujeres inmigrantes expuestas a la violencia de pareja “tienen un riesgo cinco veces mayor de ser asesinadas que las mujeres españolas”, subraya Vives. Sus estudios también han mostrado que las mujeres expuestas a la violencia de pareja en entornos rurales tienen el triple de riesgo de ser asesinadas que las que viven en núcleos urbanos.

Finalmente, el objetivo de estos hallazgos es diseñar campañas de prevención específicas para las zonas y colectivos detectados de alto riesgo. “En España, como en el resto del mundo, el homicidio perpetrado por la pareja o ex pareja sentimental es la principal causa de muerte violenta en el caso de las mujeres. Aunque es un fenómeno con bajas tasas de prevalencia, despierta una gran alarma social pero, paradójicamente, son escasos los estudios sistematizados realizados en nuestro país para conocer mejor la naturaleza de esta forma de criminalidad, los patrones, tendencias y elementos clave que permitan elaborar estrategias de intervención encaminadas a reducir e incluso erradicar el fenómeno”, destacan González y López Ossorio  en el Anuarios de Psicología Jurídica de 2018.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sugerencias
Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *