El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Mujer da a luz a niña con útero trasplantado de un cadáver

Después del nacimiento por cesárea los médicos le extirparon el útero trasplantado   Una mujer dio a luz a un […]

Después del nacimiento por cesárea los médicos le extirparon el útero trasplantado

 

Una mujer dio a luz a un bebé sano, en Sao Paulo, Brasil, producto de un trasplante de útero de un cadáver. La madre tenía los ovarios intactos y ella producía óvulos; nació sin útero por una enfermedad congénita que afecta a una de cada 4.500 mujeres.

Según el testimonio, la operación duró aproximadamente más de 10 horas. Este trasplante de útero fue producto de una mujer de 45 años que falleció de un derrame cerebral. El procedimiento requería de una complicada cirugía y altas dosis de fármacos inmunosupresores, con la finalidad de evitar el rechazo. Siete meses después del injerto los médicos le implantaron a la paciente uno de sus óvulos previamente fecundados.

Tras este procedimiento, la madre tuvo una gestación normal y dio a luz una niña sana. Después del nacimiento por cesárea los médicos le extirparon el útero trasplantado para que no tuviera que seguir con la intensa medicación inmunosupresora.

Según los datos oficiales, se habían intentado 10 trasplantes con donantes fallecidas sin éxito. El equipo médico del Hospital das Clínicas de Sao Paulo, vinculado a la universidad de esa ciudad, considera que este logro facilitará “la adopción generalizada” de este tipo de trasplantes.

Te puede interesar: 17 de noviembre Día de la Prematuridad: #Pequeños luchadores

 

De igual manera, presentan que esta intervención no solo podría ayudar a mujeres infértiles por dolencias congénitas, sino también a otras a las que se les ha extirpado el órgano tras infecciones o tratamientos oncológicos, y para todas estas personas, las únicas opciones disponibles eran la adopción o el acceso a madres subrogadas. Hasta que en el año 2013 el equipo del ginecólogo Mats Brännström anunció el nacimiento del primer bebé por trasplante de útero entre vivas, destacan.

Sin embargo, advierten que el uso de órganos de cadáveres es una técnica  “muy reciente y se considera experimental en muchos países”.

“Se trata de un logro técnico que es muy cuestionable desde el punto de vista ético”, expresa Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). En el año 2016 el comité ético de esta organización analizó este tipo de procedimientos y los desechó porque plantean más riesgos para la madre y el embrión que beneficios, explica la responsable de la organización.

“En los casos de mujeres que nacen sin útero hacer esta intervención prima el derecho de la mujer a la maternidad, pero en nuestra opinión es más importante respetar el principio de no maleficencia [no hacer daño] y también la de hacer un uso adecuado de los recursos públicos”, resalta.

Por otro lado, los trasplantes realizados por el equipo sueco tenían un coste de unos 65.000 euros, aunque el coste de cada intervención varía mucho dependiendo de en qué país se realicen. En España este tipo de operación requiere la aprobación del hospital, la Comunidad Autónoma y la ONT.

“Probablemente esta técnica se extienda, incluso podría llegar a ser una rutina”, declaró César Díaz, ginecólogo del Instituto Valenciano de Infertilidad, una entidad privada. Asimismo, el médico trabaja ahora en Londres y asegura que tiene permisos para realizar dos trasplantes entre donantes y receptoras vivas en un ensayo que coordinará la Universidad de Oxford.

Para el ginecólogo, estos procedimientos son totalmente acordes con la ética médica y que “el número de pacientes que podrían beneficiarse de un trasplante es grande”.

 

6 diciembre, 2018

Después del nacimiento por cesárea los médicos le extirparon el útero trasplantado

 

Una mujer dio a luz a un bebé sano, en Sao Paulo, Brasil, producto de un trasplante de útero de un cadáver. La madre tenía los ovarios intactos y ella producía óvulos; nació sin útero por una enfermedad congénita que afecta a una de cada 4.500 mujeres.

Según el testimonio, la operación duró aproximadamente más de 10 horas. Este trasplante de útero fue producto de una mujer de 45 años que falleció de un derrame cerebral. El procedimiento requería de una complicada cirugía y altas dosis de fármacos inmunosupresores, con la finalidad de evitar el rechazo. Siete meses después del injerto los médicos le implantaron a la paciente uno de sus óvulos previamente fecundados.

Tras este procedimiento, la madre tuvo una gestación normal y dio a luz una niña sana. Después del nacimiento por cesárea los médicos le extirparon el útero trasplantado para que no tuviera que seguir con la intensa medicación inmunosupresora.

Según los datos oficiales, se habían intentado 10 trasplantes con donantes fallecidas sin éxito. El equipo médico del Hospital das Clínicas de Sao Paulo, vinculado a la universidad de esa ciudad, considera que este logro facilitará “la adopción generalizada” de este tipo de trasplantes.

Te puede interesar: 17 de noviembre Día de la Prematuridad: #Pequeños luchadores

 

De igual manera, presentan que esta intervención no solo podría ayudar a mujeres infértiles por dolencias congénitas, sino también a otras a las que se les ha extirpado el órgano tras infecciones o tratamientos oncológicos, y para todas estas personas, las únicas opciones disponibles eran la adopción o el acceso a madres subrogadas. Hasta que en el año 2013 el equipo del ginecólogo Mats Brännström anunció el nacimiento del primer bebé por trasplante de útero entre vivas, destacan.

Sin embargo, advierten que el uso de órganos de cadáveres es una técnica  “muy reciente y se considera experimental en muchos países”.

“Se trata de un logro técnico que es muy cuestionable desde el punto de vista ético”, expresa Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). En el año 2016 el comité ético de esta organización analizó este tipo de procedimientos y los desechó porque plantean más riesgos para la madre y el embrión que beneficios, explica la responsable de la organización.

“En los casos de mujeres que nacen sin útero hacer esta intervención prima el derecho de la mujer a la maternidad, pero en nuestra opinión es más importante respetar el principio de no maleficencia [no hacer daño] y también la de hacer un uso adecuado de los recursos públicos”, resalta.

Por otro lado, los trasplantes realizados por el equipo sueco tenían un coste de unos 65.000 euros, aunque el coste de cada intervención varía mucho dependiendo de en qué país se realicen. En España este tipo de operación requiere la aprobación del hospital, la Comunidad Autónoma y la ONT.

“Probablemente esta técnica se extienda, incluso podría llegar a ser una rutina”, declaró César Díaz, ginecólogo del Instituto Valenciano de Infertilidad, una entidad privada. Asimismo, el médico trabaja ahora en Londres y asegura que tiene permisos para realizar dos trasplantes entre donantes y receptoras vivas en un ensayo que coordinará la Universidad de Oxford.

Para el ginecólogo, estos procedimientos son totalmente acordes con la ética médica y que “el número de pacientes que podrían beneficiarse de un trasplante es grande”.

 

Sugerencias
El cambio en la alimentación es uno de los desafíos al iniciar el año

Se debe dar la bienvenida a los alimentos verdes La alimentación es uno de los deseos a mejorar en las […]

Conoce algunos consejos para conducir por carreteras con hielo

La precaución y la calma son fundamentales para evitar incidentes Conducir por carreteras con hielo requiere extrema precaución. Más cuando […]

Los botones te pueden ayudar con la coordinación de la vista y las manos

Actualmente se han puesto muy de moda las pulseras hechas con botones de nácar o de metal, según su tamaño […]

¡No te quedes callad@! Hazlo público en comodenunciar.com

La plataforma que llega para ayudar a las personas más vulnerables a todo tipo de violencia ¿Pasas miedo al volver […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *