El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial para la Prevención del Abuso Infantil

Negociar con “la mafia” para emigrar a España: la travesía en moto de agua

En el año 2017 llegaron a España casi 28.349 migrantes En Marruecos hay una escena que se repite diariamente: jóvenes […]

En el año 2017 llegaron a España casi 28.349 migrantes

En Marruecos hay una escena que se repite diariamente: jóvenes conversando con los nuevos “coyotes”  del Estrecho para sellar acuerdo. Todos tienen un objetivo en común: llegar a España con vida para salir adelante y ayudar a su familia.

Ahora, para arribar al país de forma más rápida, han decido utilizar la vía marítima. Desde Asilah, una pequeña ciudad en la costa atlántica del norte de Marruecos, Ahmed, que acaba de cumplir los 20 años, cuenta que se posee una adquisición. Se trata de “¡Una jet sky Yamaha sin documentación!”, según detalló. “La encontré en internet por 6.000 dirhams (540 euros), en buen estado pero sin motor, ya me encargo yo de encontrar uno potente. Tiene que ser así para que la policía no siga el rastro”, dijo.

Las confesiones no cesan. “La semana que viene voy a subir a España un niño de Beni Melal (al sur del reino) por 56.000 dirhams (5.000 euros)”, narra otro chico, quien nació en Ceuta y acaba de volver de Tánger de cerrar un negocio.

Te podría interesar: ¡Por mar y tierra! Inmigrantes subsaharianos saltan a España

La semana pasada un chaval, de 16 años, se fue Alhucemas a Tarifa. Salió desde la playa de Alcazarseguir (a 34 kilómetros de Ceuta) cuando a la Marina Real Marroquí le tocaba el cambio de turno. El precio del viaje: 4.600 euros. “Ahora tengo dos chicos apuntados para que les lleve a la península. Y uno más que está intentando conseguir el dinero. Si no, por 2.000 euros, a lo mejor le puedo dejar cerca de Ceuta y que vaya nadando”, revela Hakim, hombre que se ha convertido en uno de los nuevos “coyotes”.

“Eso sí que es una mafia. Desde Marruecos estos chicos o sus familias ya tienen contratado a un hombre que les espera con un coche donde digan y les lleva hasta el norte”, cuenta el chico de 16 años de Alhucemas que ya está en el País Vasco.  De este modo, fue al centro de menores de La Línea de la Concepción y un par de días después apareció en Bilbao.

Sin embargo, alegan que no funcionan como una mafia, que cada uno se busca la vida en conseguir sus herramientas (motos acuáticas) y hacer los contactos.

El joven de Ceuta, que comenta que él se fue a estudiar a Cádiz pero que se complicó su futuro cuando la policía le pilló descargando hachís, y tuvo que volver a Marruecos después de estar unos meses en prisión, explica: “Somos como los nuevos coyotes que pasan a gente de México a Estados Unidos. Solo que cobramos mucho menos”.

En este sentido, agrega: “Aquí en el norte cada vez hay más chicos que ahorran un poco de dinero para comprarse una moto de agua. Saben que a partir de este mes con lo que se saquen pasando inmigrantes a España pueden vivir dos o tres años”.

La situación ha sido denotada por  ha el investigador y arabista José Carlos Cabrera, que ha estado los últimos años trabajando como mediador intercultural con más de 6.000 menores magrebíes que han cruzado a las costas andaluzas.

Cabrera indica: “Estos hombres les esperan en Tarifa y les suben hasta Madrid, el País Vasco o Barcelona. Está todo muy estructurado, con un circuito muy claro, sofisticado y rápido”.

A la par, sentencia: “Lo de las motos de agua es un fenómeno que empezó hace dos años y que el verano pasado se disparó. Normalmente el conductor suele llevar a dos chicos y la mayoría que van son menores de edad de zonas muy rurales de Marruecos. Muchos salen con dinero de sus casas, que les dan sus familiares vendiendo todas sus posesiones porque este transporte es mucho más seguro que ir en una patera. Ahora, al centro de la Línea, están llegando de media dos menores cada día”.

Fuentes de la Guardia Civil confirman el aumento de llegadas de inmigrantes a sus costas mediante motos acuáticas. “Nosotros tenemos patrullas marinas que intentan perseguir a estos traficantes de personas. Pero no tenemos los medios ni el personal necesario para controlar sus movimientos”, aseguran.

Conforme al incremento en la utilización de motos acuáticas,  La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía también ha alertado, colocando como ejemplo  lo ocurrido en Ceuta el verano pasado, cuando entraron 27 inmigrantes de esta manera.

En el año 2017 llegaron a España casi 28.349 migrantes, de los cuales el 14 % eran menores, dejando en evidencia un cifra que registró un alza del 60 % respecto al 2016, o que supuso el colapso de los centros de acogida y el descontrol de sus registros y movimientos por parte de las administraciones, según un informe reciente de la Organización No Gubernamental (ONG) Save the Children.

22 junio, 2018

En el año 2017 llegaron a España casi 28.349 migrantes

En Marruecos hay una escena que se repite diariamente: jóvenes conversando con los nuevos “coyotes”  del Estrecho para sellar acuerdo. Todos tienen un objetivo en común: llegar a España con vida para salir adelante y ayudar a su familia.

Ahora, para arribar al país de forma más rápida, han decido utilizar la vía marítima. Desde Asilah, una pequeña ciudad en la costa atlántica del norte de Marruecos, Ahmed, que acaba de cumplir los 20 años, cuenta que se posee una adquisición. Se trata de “¡Una jet sky Yamaha sin documentación!”, según detalló. “La encontré en internet por 6.000 dirhams (540 euros), en buen estado pero sin motor, ya me encargo yo de encontrar uno potente. Tiene que ser así para que la policía no siga el rastro”, dijo.

Las confesiones no cesan. “La semana que viene voy a subir a España un niño de Beni Melal (al sur del reino) por 56.000 dirhams (5.000 euros)”, narra otro chico, quien nació en Ceuta y acaba de volver de Tánger de cerrar un negocio.

Te podría interesar: ¡Por mar y tierra! Inmigrantes subsaharianos saltan a España

La semana pasada un chaval, de 16 años, se fue Alhucemas a Tarifa. Salió desde la playa de Alcazarseguir (a 34 kilómetros de Ceuta) cuando a la Marina Real Marroquí le tocaba el cambio de turno. El precio del viaje: 4.600 euros. “Ahora tengo dos chicos apuntados para que les lleve a la península. Y uno más que está intentando conseguir el dinero. Si no, por 2.000 euros, a lo mejor le puedo dejar cerca de Ceuta y que vaya nadando”, revela Hakim, hombre que se ha convertido en uno de los nuevos “coyotes”.

“Eso sí que es una mafia. Desde Marruecos estos chicos o sus familias ya tienen contratado a un hombre que les espera con un coche donde digan y les lleva hasta el norte”, cuenta el chico de 16 años de Alhucemas que ya está en el País Vasco.  De este modo, fue al centro de menores de La Línea de la Concepción y un par de días después apareció en Bilbao.

Sin embargo, alegan que no funcionan como una mafia, que cada uno se busca la vida en conseguir sus herramientas (motos acuáticas) y hacer los contactos.

El joven de Ceuta, que comenta que él se fue a estudiar a Cádiz pero que se complicó su futuro cuando la policía le pilló descargando hachís, y tuvo que volver a Marruecos después de estar unos meses en prisión, explica: “Somos como los nuevos coyotes que pasan a gente de México a Estados Unidos. Solo que cobramos mucho menos”.

En este sentido, agrega: “Aquí en el norte cada vez hay más chicos que ahorran un poco de dinero para comprarse una moto de agua. Saben que a partir de este mes con lo que se saquen pasando inmigrantes a España pueden vivir dos o tres años”.

La situación ha sido denotada por  ha el investigador y arabista José Carlos Cabrera, que ha estado los últimos años trabajando como mediador intercultural con más de 6.000 menores magrebíes que han cruzado a las costas andaluzas.

Cabrera indica: “Estos hombres les esperan en Tarifa y les suben hasta Madrid, el País Vasco o Barcelona. Está todo muy estructurado, con un circuito muy claro, sofisticado y rápido”.

A la par, sentencia: “Lo de las motos de agua es un fenómeno que empezó hace dos años y que el verano pasado se disparó. Normalmente el conductor suele llevar a dos chicos y la mayoría que van son menores de edad de zonas muy rurales de Marruecos. Muchos salen con dinero de sus casas, que les dan sus familiares vendiendo todas sus posesiones porque este transporte es mucho más seguro que ir en una patera. Ahora, al centro de la Línea, están llegando de media dos menores cada día”.

Fuentes de la Guardia Civil confirman el aumento de llegadas de inmigrantes a sus costas mediante motos acuáticas. “Nosotros tenemos patrullas marinas que intentan perseguir a estos traficantes de personas. Pero no tenemos los medios ni el personal necesario para controlar sus movimientos”, aseguran.

Conforme al incremento en la utilización de motos acuáticas,  La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía también ha alertado, colocando como ejemplo  lo ocurrido en Ceuta el verano pasado, cuando entraron 27 inmigrantes de esta manera.

En el año 2017 llegaron a España casi 28.349 migrantes, de los cuales el 14 % eran menores, dejando en evidencia un cifra que registró un alza del 60 % respecto al 2016, o que supuso el colapso de los centros de acogida y el descontrol de sus registros y movimientos por parte de las administraciones, según un informe reciente de la Organización No Gubernamental (ONG) Save the Children.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *