El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@Día Mundial para la Prevención del Abuso Infantil

Niños encuestados revelan cifras alarmantes sobre violencia en los colegios

El pasado año, ocho niños murieron por violencia de género    Durante la niñez y sobre todo la adolescencia, los estudiantes […]

El pasado año, ocho niños murieron por violencia de género 

 

Durante la niñez y sobre todo la adolescencia, los estudiantes pasan por procesos difíciles y se combina la dinámica del hogar, con la del colegio y diversos cambios que experimenta el cuerpo de manera inevitable. En esta etapa suelen surgir actitudes que antes no veíamos en los niños; acciones que suelen salir a la luz cuando están en clase o el receso del colegio. En esos momentos nacen los victimarios y las víctimas de la violencia escolar, que aunque tiene diversos orígenes, sus consecuencias son las mismas y afectan para toda la vida a quienes lo viven.

En España, más de la mitad de los niños asegura haber sufrido algún tipo de humillación o violencia en el colegio, de acuerdo a datos de la primera encuesta sobre violencia contra la infancia elaborada por la ONG Save the Children, con menores de entre 10 y 17 años. Muchos de los casos nunca se conocieron porque los menores suelen ocultar o negar que esto pasa por temor a ser castigados por sus agresores.

Este tipo de violencia infantil no solo queda entre los pasillos de cada institución, en la actualidad llega a través de las redes sociales, donde continúa acechando a sus víctimas. En internet, los agresores encuentran una manera práctica, sencilla y eficaz de continuar con la violencia psicológica. En muchos casos los padres ignoran que estos sucede.

El director general de Save the Children, Andrés Conde, ha advertido sobre la necesidad de visibilizar la violencia sobre la infancia que, asegura, permanece oculta en la sociedad a la que solo llegan los casos en los que el menor pierde la vida.

Según la encuesta de la ONG, más de la mitad de los infantes ha sufrido por burlas, rumores o golpes. Asimismo, uno de cada cuatro ha participado en algún tipo de acto de violencia o humillación a otros compañeros.

Te podría interesar: Existen 37 millones de niños y niñas en situación de trabajo infantil peligroso

No es un juego de niños

Sobre el tema, Conde apunta que “el acoso en el ámbito escolar es una forma de violencia entre iguales, no es un juego de niños y tiene consecuencias muy graves en su salud física y mental, llegando en ocasiones al suicidio”. La situación no enciende las alarmas de los padres hasta que es demasiado tarde. Es importante que tomen en cuenta los otros canales alternativos (más allá del colegio) que usan los niños agresores.

Otro dato importante que reveló el estudio de Save the Children es que se da más violencia física entre los chicos (sobre todo entre los más pequeños) que entre las chicas, entre las que es más frecuente el maltrato psicológico.

Por otro lado, el cuestionario arrojó que este tipo de violencia podría afectar especialmente a cierto grupo de niños. El 64% de los menores cree que son los niños con sobrepeso o gafas los que más lo sufren; el 47% cree que son los que tienen problema o discapacidad; y el 42% opina que también lo sufren los menores con distinta orientación sexual.

La no atención a este tipo de datos puede ser fatal. El pasado año, ocho niños murieron por violencia de género y 24 quedaron huérfanos por el asesinato de sus madres a manos de sus parejas o exparejas. La violencia machista deja daños psicológicos a veces irreparables en los menores.

El patrón de conducta de los niños que agreden muchas veces viene de casa. Crecen en hogares donde la violencia es común; por una parte pueden ver como normal ser víctimas o por lo contrario, asumir el rol del agresor.

29 agosto, 2018

El pasado año, ocho niños murieron por violencia de género 

 

Durante la niñez y sobre todo la adolescencia, los estudiantes pasan por procesos difíciles y se combina la dinámica del hogar, con la del colegio y diversos cambios que experimenta el cuerpo de manera inevitable. En esta etapa suelen surgir actitudes que antes no veíamos en los niños; acciones que suelen salir a la luz cuando están en clase o el receso del colegio. En esos momentos nacen los victimarios y las víctimas de la violencia escolar, que aunque tiene diversos orígenes, sus consecuencias son las mismas y afectan para toda la vida a quienes lo viven.

En España, más de la mitad de los niños asegura haber sufrido algún tipo de humillación o violencia en el colegio, de acuerdo a datos de la primera encuesta sobre violencia contra la infancia elaborada por la ONG Save the Children, con menores de entre 10 y 17 años. Muchos de los casos nunca se conocieron porque los menores suelen ocultar o negar que esto pasa por temor a ser castigados por sus agresores.

Este tipo de violencia infantil no solo queda entre los pasillos de cada institución, en la actualidad llega a través de las redes sociales, donde continúa acechando a sus víctimas. En internet, los agresores encuentran una manera práctica, sencilla y eficaz de continuar con la violencia psicológica. En muchos casos los padres ignoran que estos sucede.

El director general de Save the Children, Andrés Conde, ha advertido sobre la necesidad de visibilizar la violencia sobre la infancia que, asegura, permanece oculta en la sociedad a la que solo llegan los casos en los que el menor pierde la vida.

Según la encuesta de la ONG, más de la mitad de los infantes ha sufrido por burlas, rumores o golpes. Asimismo, uno de cada cuatro ha participado en algún tipo de acto de violencia o humillación a otros compañeros.

Te podría interesar: Existen 37 millones de niños y niñas en situación de trabajo infantil peligroso

No es un juego de niños

Sobre el tema, Conde apunta que “el acoso en el ámbito escolar es una forma de violencia entre iguales, no es un juego de niños y tiene consecuencias muy graves en su salud física y mental, llegando en ocasiones al suicidio”. La situación no enciende las alarmas de los padres hasta que es demasiado tarde. Es importante que tomen en cuenta los otros canales alternativos (más allá del colegio) que usan los niños agresores.

Otro dato importante que reveló el estudio de Save the Children es que se da más violencia física entre los chicos (sobre todo entre los más pequeños) que entre las chicas, entre las que es más frecuente el maltrato psicológico.

Por otro lado, el cuestionario arrojó que este tipo de violencia podría afectar especialmente a cierto grupo de niños. El 64% de los menores cree que son los niños con sobrepeso o gafas los que más lo sufren; el 47% cree que son los que tienen problema o discapacidad; y el 42% opina que también lo sufren los menores con distinta orientación sexual.

La no atención a este tipo de datos puede ser fatal. El pasado año, ocho niños murieron por violencia de género y 24 quedaron huérfanos por el asesinato de sus madres a manos de sus parejas o exparejas. La violencia machista deja daños psicológicos a veces irreparables en los menores.

El patrón de conducta de los niños que agreden muchas veces viene de casa. Crecen en hogares donde la violencia es común; por una parte pueden ver como normal ser víctimas o por lo contrario, asumir el rol del agresor.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *