El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@11 de diciembre, Día Internacional de las Montañas

Niños sin agua y sin comida en el Sáhara: un crimen llamado agonía

El Sáhara es un asesino rápido que deja pocas evidencias Algunos sobreviven. La mayoría muere. En el desierto del Sahara, […]

El Sáhara es un asesino rápido que deja pocas evidencias

Algunos sobreviven. La mayoría muere. En el desierto del Sahara, en los últimos 14 meses, Argelia ha abandonado a más de 13.000 migrantes: niños y mujeres sin agua ni comida, y obligados a caminar bajo un sol ardiente. 

Frente a temperaturas elevadas de hasta 48 grados, es posible divisar a los cientos de migrantes expulsados en el horizonte.

De casi 25 sobrevivientes, casi todos relataron que personas de sus grupos simplemente desaparecieron en el Sáhara. En Níger, hacia donde van gran parte de los inmigrantes, los afortunados cruzan 15 kilómetros por un territorio desolado y llegan a la aldea fronteriza de Assamaka. Mientras, otros vagan sin rumbo durante días hasta que un equipo de rescate de la Organización de Naciones Unidas (ONU) logra encontrarlos. 

Janet Kamara, una mujer que estaba embarazada en pleno desierto, contó que en ese momento, cuando ella se encontraba en ese bioma, “todos iban a su suerte”. “Había mujeres muertas tiradas, hombres… Otras personas se pierden en el desierto porque no conocen el camino”.

En concordancia con Kamara, otro migrante  narró que pasó al menos dos noches en el desierto antes de que su grupo fuera rescatado, aunque manifestó haber perdido la noción del tiempo. Esto, con una voz carente de emociones, ya que perdió a su hijo. 

Te podría interesar: Niños rehúsan vivir en Melilla por malos tratos y condiciones precarias

Argelia ha incrementado las expulsiones de personas después que la Unión Europea (UE) renovó sus exigencias a los países del norte de África para que impidan a migrantes dirigirse a Europa por el mar Mediterráneo o por las fronteras de los enclaves españoles, desde octubre del año pasado.

El bloque está enterado de las acciones de Argelia. Los “países soberanos” pueden expulsar a migrantes si cumplen con el derecho internacional. A diferencia de Níger, Argelia no obtiene recursos de la UE para enfrentar la crisis por las migraciones, pese que recibió una asistencia europea de 111,3 millones de 2014 a 2017, sintetizó un portavoz de la UE. 

El número de personas que cruzan hasta Níger va en en alza desde que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) comenzó un control en mayo del año 2017, con 135 personas abandonadas, y 2.888 en abril de 2018. En total, según la OIM, 11.276 hombres, mujeres y niños han sobrevivido a la marcha. No obstante, Argelia se niega a dar a conocer cifras de expulsiones involuntarias.

Alrededor de 2.500 migrantes fueron obligados a dirigirse en circunstancias similares a la vecina Mali y se desconoce cuántos sucumbieron en el proceso. 

Tras ser apiñados en camiones de carga para trasladarlos durante horas hasta un lugar conocido como Punto Cero, son abandonados  en el desierto y les indican la dirección a Níger. Caminan, a veces a punta de pistola, según los testimonios de diversos inmigrantes.

Aliou Kande, un senegalés de 18 años, aseveró que “había gente que ya no podía. Se sentaron y los dejamos. Sufrían demasiado”.

Casi una docena de personas se rindieron y cayeron en la arena. Un grupo de 1.000 migrantes habían caminado desde las 8 de la mañana a las 7 de la noche, agregó. A la par, precisó: “Nos arrojaron al desierto, sin nuestros teléfonos, sin dinero”.

La OIM calcula que por cada migrante que se sabe que ha muerto por cruzar el Mediterráneo, dos desaparecieron en el desierto, lo que suma posiblemente unos 30.000 desde 2014. El Sahara es un asesino rápido que deja pocas evidencias, pero deja ver la agonía que sufren, sobre todo, los niños

27 junio, 2018

El Sáhara es un asesino rápido que deja pocas evidencias

Algunos sobreviven. La mayoría muere. En el desierto del Sahara, en los últimos 14 meses, Argelia ha abandonado a más de 13.000 migrantes: niños y mujeres sin agua ni comida, y obligados a caminar bajo un sol ardiente. 

Frente a temperaturas elevadas de hasta 48 grados, es posible divisar a los cientos de migrantes expulsados en el horizonte.

De casi 25 sobrevivientes, casi todos relataron que personas de sus grupos simplemente desaparecieron en el Sáhara. En Níger, hacia donde van gran parte de los inmigrantes, los afortunados cruzan 15 kilómetros por un territorio desolado y llegan a la aldea fronteriza de Assamaka. Mientras, otros vagan sin rumbo durante días hasta que un equipo de rescate de la Organización de Naciones Unidas (ONU) logra encontrarlos. 

Janet Kamara, una mujer que estaba embarazada en pleno desierto, contó que en ese momento, cuando ella se encontraba en ese bioma, “todos iban a su suerte”. “Había mujeres muertas tiradas, hombres… Otras personas se pierden en el desierto porque no conocen el camino”.

En concordancia con Kamara, otro migrante  narró que pasó al menos dos noches en el desierto antes de que su grupo fuera rescatado, aunque manifestó haber perdido la noción del tiempo. Esto, con una voz carente de emociones, ya que perdió a su hijo. 

Te podría interesar: Niños rehúsan vivir en Melilla por malos tratos y condiciones precarias

Argelia ha incrementado las expulsiones de personas después que la Unión Europea (UE) renovó sus exigencias a los países del norte de África para que impidan a migrantes dirigirse a Europa por el mar Mediterráneo o por las fronteras de los enclaves españoles, desde octubre del año pasado.

El bloque está enterado de las acciones de Argelia. Los “países soberanos” pueden expulsar a migrantes si cumplen con el derecho internacional. A diferencia de Níger, Argelia no obtiene recursos de la UE para enfrentar la crisis por las migraciones, pese que recibió una asistencia europea de 111,3 millones de 2014 a 2017, sintetizó un portavoz de la UE. 

El número de personas que cruzan hasta Níger va en en alza desde que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) comenzó un control en mayo del año 2017, con 135 personas abandonadas, y 2.888 en abril de 2018. En total, según la OIM, 11.276 hombres, mujeres y niños han sobrevivido a la marcha. No obstante, Argelia se niega a dar a conocer cifras de expulsiones involuntarias.

Alrededor de 2.500 migrantes fueron obligados a dirigirse en circunstancias similares a la vecina Mali y se desconoce cuántos sucumbieron en el proceso. 

Tras ser apiñados en camiones de carga para trasladarlos durante horas hasta un lugar conocido como Punto Cero, son abandonados  en el desierto y les indican la dirección a Níger. Caminan, a veces a punta de pistola, según los testimonios de diversos inmigrantes.

Aliou Kande, un senegalés de 18 años, aseveró que “había gente que ya no podía. Se sentaron y los dejamos. Sufrían demasiado”.

Casi una docena de personas se rindieron y cayeron en la arena. Un grupo de 1.000 migrantes habían caminado desde las 8 de la mañana a las 7 de la noche, agregó. A la par, precisó: “Nos arrojaron al desierto, sin nuestros teléfonos, sin dinero”.

La OIM calcula que por cada migrante que se sabe que ha muerto por cruzar el Mediterráneo, dos desaparecieron en el desierto, lo que suma posiblemente unos 30.000 desde 2014. El Sahara es un asesino rápido que deja pocas evidencias, pero deja ver la agonía que sufren, sobre todo, los niños

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *