El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Silla de ruedas con tecnología ingeniosa para niños con parálisis cerebral se fabrica por tan solo 300 euros

Las grandes ideas nacen de la necesidad de cubrir mayores necesidades.   Las buenas ideas son de aplaudir, más si […]

Las grandes ideas nacen de la necesidad de cubrir mayores necesidades.

 

Las buenas ideas son de aplaudir, más si son ingeniosas y para beneficio de los niños, tal es el caso de la silla de ruedas creada con materiales de ferretería, muy ingeniosa y mucho más económica que las hechas con materiales más ingeniosos y de tecnología avanzada, pero con un muy buen funcionamiento.

Este maravilloso invento fue creado por Jonathan Ramírez de 31 años de edad, ingeniero industrial quien creó el prototipo y que luego 9 personas más se han unido para continuar desarrollando más prototipos, un equipo de ingenieros, fisioterapeutas y rehabilitadores participantes en el laboratorio de Innovación Ciudadana de Argentina, organizado por la Secretaría General Iberoamericana y el Gobierno de la Provincia de Santa Fe.

Ramírez asegura que con el éxito de esta silla de ruedas se ha generado mucha demanda, el fin es poder brindarle a los niños con discapacidad una forma de movilizarse mucho mejor que con una silla de ruedas convencional, pues esta silla adaptada mejora la postura y le permite movilizarse con más libertad, aún y cuando tiene una discapacidad motora.

Al poder estar de pie supone beneficios fisiológicos como: ayuda a expandir la caja torácica y mejora la respiración, además sus huesos se fortalecen y se evitan ulceras por presión, estas aparecen cuando se mantiene siempre la misma postura.

Gracias a este invento la vida de un pequeño niño de 5 años con parálisis cerebral, Thiago, de Argentina, ha cambiado pues no solo está hecha a su medida, sino que tiene un mecanismo que le eleva hasta una posición vertical, esto además de que le brinda beneficios a su salud le permite interactuar mejor con otros niños.

Se encendió la bombilla y con ello esperanzas de una mejor calidad de vida

La idea ya estaba presente en sus cabezas, pero necesitaban a una familia que estuviera dispuesta a que unos extraños probasen el prototipo con su hijo o hija, aún era inexistente físicamente, por ello, necesitaban de alguien para crear la silla que se adaptaría a su primer usuario.

Fue en el Instituto de lucha Anti poliomielítica y Rehabilitación del Lisado de Rosario donde encontraron a Thiago, sus padres y los terapeutas se mostraron muy receptivos y así comenzó la historia con estas sillas de ruedas, ahora el invento ha sido donado a ILAR, la institución donde el niño recibe rehabilitación.

Lo bueno es que este invento está libre de licencias y puede ser usado por otros niños con este problema o de una organización similar, la meta de Ramírez, es que este prototipo se pueda hacer en masas y sean muchos pequeños más como Thiago que puedan beneficiarse  de esta silla de bidestación.

Cómo imaginar que una silla de ruedas fabricada con materiales de ferretería económicos, sumado a mucho ingenio y ganas de ayudar a quienes más lo necesite pudiera traer tanta alegría y esperanza para los niños con parálisis cerebral o que tengan algún tipo de problemas como este.

Sillas con una tecnología parecida a ésta tienen un coste de entre 2000 a 5000 euros, la silla creada por Ramírez fue fabricada con tan solo 300 euros y con materiales de ferretería, ¿sorprendente?, sí mucho, ¿beneficiosa e ingeniosa? También.

 

19 noviembre, 2018

Las grandes ideas nacen de la necesidad de cubrir mayores necesidades.

 

Las buenas ideas son de aplaudir, más si son ingeniosas y para beneficio de los niños, tal es el caso de la silla de ruedas creada con materiales de ferretería, muy ingeniosa y mucho más económica que las hechas con materiales más ingeniosos y de tecnología avanzada, pero con un muy buen funcionamiento.

Este maravilloso invento fue creado por Jonathan Ramírez de 31 años de edad, ingeniero industrial quien creó el prototipo y que luego 9 personas más se han unido para continuar desarrollando más prototipos, un equipo de ingenieros, fisioterapeutas y rehabilitadores participantes en el laboratorio de Innovación Ciudadana de Argentina, organizado por la Secretaría General Iberoamericana y el Gobierno de la Provincia de Santa Fe.

Ramírez asegura que con el éxito de esta silla de ruedas se ha generado mucha demanda, el fin es poder brindarle a los niños con discapacidad una forma de movilizarse mucho mejor que con una silla de ruedas convencional, pues esta silla adaptada mejora la postura y le permite movilizarse con más libertad, aún y cuando tiene una discapacidad motora.

Al poder estar de pie supone beneficios fisiológicos como: ayuda a expandir la caja torácica y mejora la respiración, además sus huesos se fortalecen y se evitan ulceras por presión, estas aparecen cuando se mantiene siempre la misma postura.

Gracias a este invento la vida de un pequeño niño de 5 años con parálisis cerebral, Thiago, de Argentina, ha cambiado pues no solo está hecha a su medida, sino que tiene un mecanismo que le eleva hasta una posición vertical, esto además de que le brinda beneficios a su salud le permite interactuar mejor con otros niños.

Se encendió la bombilla y con ello esperanzas de una mejor calidad de vida

La idea ya estaba presente en sus cabezas, pero necesitaban a una familia que estuviera dispuesta a que unos extraños probasen el prototipo con su hijo o hija, aún era inexistente físicamente, por ello, necesitaban de alguien para crear la silla que se adaptaría a su primer usuario.

Fue en el Instituto de lucha Anti poliomielítica y Rehabilitación del Lisado de Rosario donde encontraron a Thiago, sus padres y los terapeutas se mostraron muy receptivos y así comenzó la historia con estas sillas de ruedas, ahora el invento ha sido donado a ILAR, la institución donde el niño recibe rehabilitación.

Lo bueno es que este invento está libre de licencias y puede ser usado por otros niños con este problema o de una organización similar, la meta de Ramírez, es que este prototipo se pueda hacer en masas y sean muchos pequeños más como Thiago que puedan beneficiarse  de esta silla de bidestación.

Cómo imaginar que una silla de ruedas fabricada con materiales de ferretería económicos, sumado a mucho ingenio y ganas de ayudar a quienes más lo necesite pudiera traer tanta alegría y esperanza para los niños con parálisis cerebral o que tengan algún tipo de problemas como este.

Sillas con una tecnología parecida a ésta tienen un coste de entre 2000 a 5000 euros, la silla creada por Ramírez fue fabricada con tan solo 300 euros y con materiales de ferretería, ¿sorprendente?, sí mucho, ¿beneficiosa e ingeniosa? También.

 

Sugerencias
¿Pensar podría quemar calorías?

Expertos recomiendan pensar y caminar, pensar y correr, pensar y entrenar, pensar y hacer pesas, para tener una salud adecuada […]

Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *