El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Sin recursos: España cuenta con primer campo para refugiados

Al centro cerrado de acogida han trasladado más de 500 refugiados   Tal como se estipuló el pasado 23 de […]

Al centro cerrado de acogida han trasladado más de 500 refugiados

 

Tal como se estipuló el pasado 23 de junio en Paris por Pedro Sánchez y Emmanuel Macron, España abrió su primer centro de acogida temporal de Inmigrantes en Crinavis; cerca de la localidad de San Roque. Un punto estratégico establecido por el Ministerio del Interior para recibir a inmigrantes que deciden tomar la ruta a España por el Mediterráneo. Pero lejos de celebrar, distintas asociaciones y entidades dedicadas a la atención de inmigrantes, critican el hecho de que este centro sigue padeciendo lo que otros lugares temporales: pocos recursos y personal.

Desde el 2014, la situación de inmigrantes ha sido difícil para el Gobierno español y desde que Italia decidió cerrar sus puertas, el país ha quedado acorralado como único destino. El Ejecutivo ha asumido una posición solidaria de cara la denominada crisis migratoria que preocupa a España y la Unión Europea. Los centros de acogida, para determinar el destino de muchos viajeros irregulares, es una de las propuestas.

A este primer centro cerrado de acogida, han trasladado a más de 500 inmigrantes que antes se encontraban en el polideportivo de Los Cortijos. Y con ellos, según las declaraciones de algunos, también llegó el caos y la falta de recursos. Una situación que podría ser peor a medida que sigan llegando refugiados.

Es la perspectiva de Andrés de la Peña de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA). “Todo son parches. Conforme van quemando un polideportivo se mueve a los inmigrantes a otro. Es una improvisación absoluta”, denunció.

“Si la Administración hubiese tomado conciencia antes, quizás ahora no estaríamos tan desbordados”, dice por su parte, José Encinas, representante de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

La vista de este centro de acogida de Crinavis no es alentadora. Se trata de una tiendas improvisadas sobre un terreno sin asfaltar, similar a la Grecia del campo de 2016. Su mayor objetivo es que menos personas lleguen a los puertos de Algeciras, Tarifa o Barbate. “Las condiciones en las que está esta gente son inhumanas”, afirma Pepe Villahoz, de la asociación Algeciras Acoge. “Lo peor de todo es que ni siquiera saben qué va a pasar con ellos”, destaca.

Historia repetida

De acuerdo a los representantes de diversas organizaciones, la gran responsabilidad de esta situación han sido las Administraciones por no crear protocolos ni recursos para este tipo de modalidad.

“En noviembre se cumplen 30 años desde que apareció el primer cadáver de un inmigrante en la costa de Tarifa. ¿No ha habido tiempo desde entonces para buscar una solución al problema?”, se pregunta Villahoz.

“Éste no es un fenómeno nuevo. En 2014, ya tuvimos un repunte similar y la situación que se vivía aquí era la misma que ahora. Esto va a seguir pasando”, confirma Encinas, al mismo tiempo que alerta de que la situación en la zona empieza a ser “preocupante” para las fuerzas de seguridad porque “se encuentran desbordadas” ante la falta de agentes.

Te podría interesar: Los centros de acogidas a inmigrantes en España están saturados

Los vecinos de la zona, que también deben formar parte de las acciones para contrarrestar la situación, también rechazan lo que deben vivir los inmigrantes. “Todos hemos sido inmigrantes alguna vez, es nuestra historia. Tengo 55 años y con todo lo que he vivido esto es absolutamente inhumano. Cuando vengo con mis hijos y mi mujer tengo que evitar pasar porque se nos encoge el corazón”, relata Moisés, un vecino de la localidad de San Roque, que tampoco oculta que hay vecinos que se posicionan en contra de los propios inmigrantes. “Eso es algo inevitable, siempre va a haber discursos de odio hacia ellos, pero no podemos olvidar que son personas que huyen de guerras o de situaciones duras”.

Mientras llegan cada día más inmigrantes, los refugiados, vecinos y asociaciones solo esperan que el Gobierno esté tomando en cuenta las necesidades que se viven en este primer centro de acogida cerrado para que realmente ocupe el lugar que se desea en la historia de cada viajero irregular.

6 agosto, 2018

Al centro cerrado de acogida han trasladado más de 500 refugiados

 

Tal como se estipuló el pasado 23 de junio en Paris por Pedro Sánchez y Emmanuel Macron, España abrió su primer centro de acogida temporal de Inmigrantes en Crinavis; cerca de la localidad de San Roque. Un punto estratégico establecido por el Ministerio del Interior para recibir a inmigrantes que deciden tomar la ruta a España por el Mediterráneo. Pero lejos de celebrar, distintas asociaciones y entidades dedicadas a la atención de inmigrantes, critican el hecho de que este centro sigue padeciendo lo que otros lugares temporales: pocos recursos y personal.

Desde el 2014, la situación de inmigrantes ha sido difícil para el Gobierno español y desde que Italia decidió cerrar sus puertas, el país ha quedado acorralado como único destino. El Ejecutivo ha asumido una posición solidaria de cara la denominada crisis migratoria que preocupa a España y la Unión Europea. Los centros de acogida, para determinar el destino de muchos viajeros irregulares, es una de las propuestas.

A este primer centro cerrado de acogida, han trasladado a más de 500 inmigrantes que antes se encontraban en el polideportivo de Los Cortijos. Y con ellos, según las declaraciones de algunos, también llegó el caos y la falta de recursos. Una situación que podría ser peor a medida que sigan llegando refugiados.

Es la perspectiva de Andrés de la Peña de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA). “Todo son parches. Conforme van quemando un polideportivo se mueve a los inmigrantes a otro. Es una improvisación absoluta”, denunció.

“Si la Administración hubiese tomado conciencia antes, quizás ahora no estaríamos tan desbordados”, dice por su parte, José Encinas, representante de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

La vista de este centro de acogida de Crinavis no es alentadora. Se trata de una tiendas improvisadas sobre un terreno sin asfaltar, similar a la Grecia del campo de 2016. Su mayor objetivo es que menos personas lleguen a los puertos de Algeciras, Tarifa o Barbate. “Las condiciones en las que está esta gente son inhumanas”, afirma Pepe Villahoz, de la asociación Algeciras Acoge. “Lo peor de todo es que ni siquiera saben qué va a pasar con ellos”, destaca.

Historia repetida

De acuerdo a los representantes de diversas organizaciones, la gran responsabilidad de esta situación han sido las Administraciones por no crear protocolos ni recursos para este tipo de modalidad.

“En noviembre se cumplen 30 años desde que apareció el primer cadáver de un inmigrante en la costa de Tarifa. ¿No ha habido tiempo desde entonces para buscar una solución al problema?”, se pregunta Villahoz.

“Éste no es un fenómeno nuevo. En 2014, ya tuvimos un repunte similar y la situación que se vivía aquí era la misma que ahora. Esto va a seguir pasando”, confirma Encinas, al mismo tiempo que alerta de que la situación en la zona empieza a ser “preocupante” para las fuerzas de seguridad porque “se encuentran desbordadas” ante la falta de agentes.

Te podría interesar: Los centros de acogidas a inmigrantes en España están saturados

Los vecinos de la zona, que también deben formar parte de las acciones para contrarrestar la situación, también rechazan lo que deben vivir los inmigrantes. “Todos hemos sido inmigrantes alguna vez, es nuestra historia. Tengo 55 años y con todo lo que he vivido esto es absolutamente inhumano. Cuando vengo con mis hijos y mi mujer tengo que evitar pasar porque se nos encoge el corazón”, relata Moisés, un vecino de la localidad de San Roque, que tampoco oculta que hay vecinos que se posicionan en contra de los propios inmigrantes. “Eso es algo inevitable, siempre va a haber discursos de odio hacia ellos, pero no podemos olvidar que son personas que huyen de guerras o de situaciones duras”.

Mientras llegan cada día más inmigrantes, los refugiados, vecinos y asociaciones solo esperan que el Gobierno esté tomando en cuenta las necesidades que se viven en este primer centro de acogida cerrado para que realmente ocupe el lugar que se desea en la historia de cada viajero irregular.

Sugerencias
Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Tips para dormir mejor en estos tiempos de locos

 Solo el 30% de los españoles duerme entre siete y nueve horas seguidas que es el rango perfecto para dar […]

Mitos del cerebro que muchas personas creen

 El cerebro funciona como un ordenador   Existe muchos mitos en cuanto al cerebro, ¿Qué solo usamos el 10 % […]

Los alimentos orgánicos ayudan a mejorar la salud de personas

Estudios apuntan a que la ingesta de alimentos orgánicos pueden reducir en un 25% los riesgos de cáncer   La […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *