El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

Una familia pretendía practicar mutilación genital femenina a una niña de Mollerussa y los Mossos pudieron evitarlo

La OMS condena la mutilación genital por los riesgos que implica    Agentes de la Generalitat lograron impedir que se […]

La OMS condena la mutilación genital por los riesgos que implica 

 

Agentes de la Generalitat lograron impedir que se realizara el procedimiento de Mutilación Genital Femenina (MGF) a una niña que nació en España, concretamente  en Mollerussa (Lleida). Esta práctica es totalmente ilegal en el país, sin embargo, muchas familias continúan ejecutándola como parte de sus creencias religiosas y culturales.

La Mutilación Genital Femenina (MGF) es común en las regiones occidental, oriental y nororiental de África, en algunos países de Oriente Medio y Asia y entre migrantes de esas áreas. La práctica afecta a poblaciones de todo el mundo, pues el procedimiento es llevado a donde sus creyentes vayan. Sus motivos varían de acuerdo a la región y la época, pero siempre están ligados a las familias y comunidades. Más de 200 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido objeto de la MGF en los 30 países de África, Oriente Medio y Asia donde se concentra esta práctica.

En el caso específico de Mollerusa, se trató de una menor nacida en una familia de la República de Guinea (Guinea-Conakri), donde la MGF es bastante común. Los Mossos activaron un operativo al conocer que se haría lo propio con la niña española basándose en el protocolo establecido desde el año 2002 para estos casos. Procedieron a hablar con la familia para explicarles que la ablación genital no está permitida en España.

Ahora la niña debe someterse a un control pediátrico para poder comprobar que no se le sometió a la ablación antes y después del viaje a su país de origen, que todavía no tenían programado, aunque sí tenían intenciones de hacer.

Solo en Cataluña, durante el año pasado se detectaron un total de 132 casos de MGF gracias al protocolo para detectar y evitar esta práctica, según datos de la Generalitat. Además, en la actualidad hay 73 mesas locales que funcionan como reuniones entre profesionales de los servicios públicos que están en contacto directo con la población que podría ser practicante de la ablación. El objetivo del protocolo es detectar situaciones de riesgo, concretar el seguimiento de los casos y establecer las medidas que se tienen que llevar a cabo desde la primera sospecha.

La ablación sexual es ilegal en España de acuerdo a lo estipulado en el Código Penal castiga esta práctica con una pena de 6 a 12 años de prisión.

Te podría interesar: Más de 2.400 niños han muerto en Yemén desde el año 2015

Riegos para la salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los riesgos de la Mutilación Genital Femenina son amplios y sus complicaciones bastante probables; incluyen dolor intenso, hemorragia, inflamación de los tejidos genitales, fiebre, infecciones como el tétanos, problemas urinarios, lesiones de los tejidos genitales vecinos, estado de chock  e incluso la muerte.

La mutilación genital femenina tiene el único objetivo de moldear la conducta sexual de las niñas con el fin de que estén listas para la vida adulta y el matrimonio. El procedimiento se basa en la eliminación del clítoris para inhibir la posibilidad de sentir placer y así se mantengan vírgenes hasta contraer nupcias.

22 agosto, 2018

La OMS condena la mutilación genital por los riesgos que implica 

 

Agentes de la Generalitat lograron impedir que se realizara el procedimiento de Mutilación Genital Femenina (MGF) a una niña que nació en España, concretamente  en Mollerussa (Lleida). Esta práctica es totalmente ilegal en el país, sin embargo, muchas familias continúan ejecutándola como parte de sus creencias religiosas y culturales.

La Mutilación Genital Femenina (MGF) es común en las regiones occidental, oriental y nororiental de África, en algunos países de Oriente Medio y Asia y entre migrantes de esas áreas. La práctica afecta a poblaciones de todo el mundo, pues el procedimiento es llevado a donde sus creyentes vayan. Sus motivos varían de acuerdo a la región y la época, pero siempre están ligados a las familias y comunidades. Más de 200 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido objeto de la MGF en los 30 países de África, Oriente Medio y Asia donde se concentra esta práctica.

En el caso específico de Mollerusa, se trató de una menor nacida en una familia de la República de Guinea (Guinea-Conakri), donde la MGF es bastante común. Los Mossos activaron un operativo al conocer que se haría lo propio con la niña española basándose en el protocolo establecido desde el año 2002 para estos casos. Procedieron a hablar con la familia para explicarles que la ablación genital no está permitida en España.

Ahora la niña debe someterse a un control pediátrico para poder comprobar que no se le sometió a la ablación antes y después del viaje a su país de origen, que todavía no tenían programado, aunque sí tenían intenciones de hacer.

Solo en Cataluña, durante el año pasado se detectaron un total de 132 casos de MGF gracias al protocolo para detectar y evitar esta práctica, según datos de la Generalitat. Además, en la actualidad hay 73 mesas locales que funcionan como reuniones entre profesionales de los servicios públicos que están en contacto directo con la población que podría ser practicante de la ablación. El objetivo del protocolo es detectar situaciones de riesgo, concretar el seguimiento de los casos y establecer las medidas que se tienen que llevar a cabo desde la primera sospecha.

La ablación sexual es ilegal en España de acuerdo a lo estipulado en el Código Penal castiga esta práctica con una pena de 6 a 12 años de prisión.

Te podría interesar: Más de 2.400 niños han muerto en Yemén desde el año 2015

Riegos para la salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los riesgos de la Mutilación Genital Femenina son amplios y sus complicaciones bastante probables; incluyen dolor intenso, hemorragia, inflamación de los tejidos genitales, fiebre, infecciones como el tétanos, problemas urinarios, lesiones de los tejidos genitales vecinos, estado de chock  e incluso la muerte.

La mutilación genital femenina tiene el único objetivo de moldear la conducta sexual de las niñas con el fin de que estén listas para la vida adulta y el matrimonio. El procedimiento se basa en la eliminación del clítoris para inhibir la posibilidad de sentir placer y así se mantengan vírgenes hasta contraer nupcias.

Sugerencias
Libro de autoayuda: “Mamá, díceme que sí” experiencia de una madre en el desarrollo de su hijo autista

En la actualidad, ha surgido el tema del autismo, y se trata de una forma muy novelada, con personajes adultos, pero […]

Ideas para cambiar el plástico por otros productos menos dañinos del eco sistema

Todo parte de la imaginación y la conciencia de buscar productos que no causen tanto daño a nuestro planeta.   […]

Consejos para tratar la gastroenteritis juvenil

Con estos tips podrás cuidar la enfermedad de tu hijo, la cual se propaga rápidamente por su manera de relacionarse. […]

Dejar de desayunar es un mal hábito que se incrementa en las personas mayores

Con el paso de la edad la importancia del desayuno es igual, sigue siendo una comida indispensable para cubrir nuestras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *