El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

El ejercicio podría sustituir medicamentos en adultos mayores

Toda persona mayor de 65 años puede entrenar durante una hora al día   Llegar a la tercera edad sin […]

Toda persona mayor de 65 años puede entrenar durante una hora al día

 

Llegar a la tercera edad sin ingerir un número determinado de medicamentos es posible en cierta medida, de acuerdo a lo expuesto por el especialista en geriatría del Hospital de la Cruz Roja de Gijón, Francisco Suárez, quien aseguró a inicios del mes de mayo que el ejercicio puede tener los mismos efectos que algunos medicamentos. La aseveración fue expuesta durante su participación en el 56 Congreso de la Sociedad Española de Rehabilitación Medicina Física (Samef) que concluyó el pasado 19 de mayo y contó con la participación de más de 600 especialistas.

 

Para Suárez, el ejercicio podría ayudar a prevenir enfermedades, reducir la mortalidad y evitar la aparición de diabetes, obesidad. Aumentando así la calidad de vida de los ancianos.

 

¿Es seguro?

Ante la posibilidad para los ancianos de ejercitarse, también surgen miedos a sufrir lesiones o algún accidente. Lo cierto es que toda persona mayor de 65 años puede ejercitarse, incluso si padece alguna enfermedad crónica.

 

Lo más recomendable es realizar cuatro tipos de ejercicios: de resistencia (para mejorar la respiración y frecuencia cardiaca) como caminar, trotar, bailar, montar bicicleta o subir escaleras. Ejercicios de fuerza para fortalecer los músculos como levantar pesar, usar bandas elásticas o hacer sentadillas.

 

Por otro lado se encuentran las rutinas de equilibrio para pararse en un pie y hacer taichi o yoga. Y el estiramiento de músculos que es posible con muchas de esas actividades.

 

En promedio, un anciano podría dedicar 30 minutos al día a cada ejercicio. Pueden trotar o caminar por una hora y entrenar la fuerza dos veces por semana. El equilibrio y flexibilidad puede entrenarse todos los días.

 

Todo esto acompañado de la asesoría de un médico. Más aún si la persona presenta mareos o dificultad para respirar, dolor en el pecho, hernias o coágulos de sangre.

 

Te podría interesar: ¿Está el planeta preparado para el envejecimiento de su población?

 

Miedo a las caídas

En su intervención, a mediados de mayo, el experto en geriatría ofreció también un dato interesante: la mitad de los mayores de 80 años sufre al menos una caída al año. En la mayoría de los casos, sin consecuencias. Sin embargo, si esa caída trae consigo una fractura de cadera las cosas se pueden complicar. Porque en un 40% de los casos, ésta puede derivar en una incapacidad para caminar de forma independiente. Además, «la mortalidad al año tras una fractura de cadera es del 20%», precisó. Y, con frecuencia, un episodio de estas características da lugar al denominado ‘síndrome de temor a caerse’ que para muchos ancianos se traduce en “el inicio de la discapacidad”.

 

Para este experto, “desde el sistema sanitario es posible intervenir, de forma multifactorial, para prevenir caídas”. Además de recomendar los ya citados ejercicio de fuerza y equilibrio, “conviene revisar la medicación que está tomando y valorar su adecuación”. También verificar las instalaciones físicas que rodean al abuelo y su dificultad para movilizarse.

24 mayo, 2018
Toda persona mayor de 65 años puede entrenar durante una hora al día

 

Llegar a la tercera edad sin ingerir un número determinado de medicamentos es posible en cierta medida, de acuerdo a lo expuesto por el especialista en geriatría del Hospital de la Cruz Roja de Gijón, Francisco Suárez, quien aseguró a inicios del mes de mayo que el ejercicio puede tener los mismos efectos que algunos medicamentos. La aseveración fue expuesta durante su participación en el 56 Congreso de la Sociedad Española de Rehabilitación Medicina Física (Samef) que concluyó el pasado 19 de mayo y contó con la participación de más de 600 especialistas.

 

Para Suárez, el ejercicio podría ayudar a prevenir enfermedades, reducir la mortalidad y evitar la aparición de diabetes, obesidad. Aumentando así la calidad de vida de los ancianos.

 

¿Es seguro?

Ante la posibilidad para los ancianos de ejercitarse, también surgen miedos a sufrir lesiones o algún accidente. Lo cierto es que toda persona mayor de 65 años puede ejercitarse, incluso si padece alguna enfermedad crónica.

 

Lo más recomendable es realizar cuatro tipos de ejercicios: de resistencia (para mejorar la respiración y frecuencia cardiaca) como caminar, trotar, bailar, montar bicicleta o subir escaleras. Ejercicios de fuerza para fortalecer los músculos como levantar pesar, usar bandas elásticas o hacer sentadillas.

 

Por otro lado se encuentran las rutinas de equilibrio para pararse en un pie y hacer taichi o yoga. Y el estiramiento de músculos que es posible con muchas de esas actividades.

 

En promedio, un anciano podría dedicar 30 minutos al día a cada ejercicio. Pueden trotar o caminar por una hora y entrenar la fuerza dos veces por semana. El equilibrio y flexibilidad puede entrenarse todos los días.

 

Todo esto acompañado de la asesoría de un médico. Más aún si la persona presenta mareos o dificultad para respirar, dolor en el pecho, hernias o coágulos de sangre.

 

Te podría interesar: ¿Está el planeta preparado para el envejecimiento de su población?

 

Miedo a las caídas

En su intervención, a mediados de mayo, el experto en geriatría ofreció también un dato interesante: la mitad de los mayores de 80 años sufre al menos una caída al año. En la mayoría de los casos, sin consecuencias. Sin embargo, si esa caída trae consigo una fractura de cadera las cosas se pueden complicar. Porque en un 40% de los casos, ésta puede derivar en una incapacidad para caminar de forma independiente. Además, «la mortalidad al año tras una fractura de cadera es del 20%», precisó. Y, con frecuencia, un episodio de estas características da lugar al denominado ‘síndrome de temor a caerse’ que para muchos ancianos se traduce en “el inicio de la discapacidad”.

 

Para este experto, “desde el sistema sanitario es posible intervenir, de forma multifactorial, para prevenir caídas”. Además de recomendar los ya citados ejercicio de fuerza y equilibrio, “conviene revisar la medicación que está tomando y valorar su adecuación”. También verificar las instalaciones físicas que rodean al abuelo y su dificultad para movilizarse.

Sugerencias
Lo que debes hacer y no hacer cuando tu teléfono se moja

Reacciona rápido pero con inteligencia Cuando tu teléfono se moja es normal que tu vida se venga a gris. El […]

El cambio en la alimentación es uno de los desafíos al iniciar el año

Se debe dar la bienvenida a los alimentos verdes La alimentación es uno de los deseos a mejorar en las […]

Conoce algunos consejos para conducir por carreteras con hielo

La precaución y la calma son fundamentales para evitar incidentes Conducir por carreteras con hielo requiere extrema precaución. Más cuando […]

Los botones te pueden ayudar con la coordinación de la vista y las manos

Actualmente se han puesto muy de moda las pulseras hechas con botones de nácar o de metal, según su tamaño […]

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *