El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@22 de marzo: Día Mundial del Agua

El último ataque intolerable a los niños debería ser un punto de inflexión en la guerra de Yemen

Declaración de la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, después de la muerte de decenas de niños en un ataque […]

Declaración de la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, después de la muerte de decenas de niños en un ataque a un autobús escolar

 

“El terrible ataque a un autobús en Sa’ada, Yemen, que según los informes ha matado a decenas de niños, supone que la guerra brutal que sacude el país ha tocado fondo. La pregunta ahora es si también supondrá un punto de inflexión, ese que finalmente empuje a las partes en conflicto, al Consejo de Seguridad de la ONU y a la comunidad internacional a hacer lo correcto con los niños y poner punto final al conflicto.

UNICEF, entre otros, ha llamado reiteradamente a proteger a los niños y a que se respete el derecho internacional humanitario. Llamamiento que ha recibido como respuesta absoluta indiferencia. Desde 2015, casi 2.400 niños han sido asesinados y más de 3.600 han resultado heridos en Yemen. Miles de niños han visto cómo su vida ha quedado destruida de una manera u otra. Los ataques contra hospitales, escuelas e infraestructuras básicas son habituales.

El conflicto incesante, los ataques reiterados y las restricciones de acceso debido a la inseguridad y la violencia obstaculizan nuestra capacidad de llegar a los más vulnerables, entre ellos 11 millones de niños que necesitan asistencia humanitaria.

¿Cuántos niños más tienen que sufrir o morir antes de que aquellos con poder de actuación detengan esta calamidad?

En las últimas semanas, una instalación de agua y un centro de saneamiento apoyados por UNICEF en Hodeida -ambos esenciales para proporcionar a las familias acceso a agua potable y prevenir otro brote de cólera- han sido atacados y gravemente dañados, poniendo en riesgo la salud y el bienestar de cientos de miles de personas.

Cuesta creer que este sea todavía un mundo en el que los niños tienen que vivir con miedo a ser atacados, pero lo cierto es que así es. Sin embargo, no es una realidad inevitable. Las partes en conflicto y aquellos que tienen influencia sobre ellas, incluidos los miembros del Consejo de Seguridad, pueden y deben poner fin a esta catástrofe, por el bien de los niños de Yemen.

13 agosto, 2018

Declaración de la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, después de la muerte de decenas de niños en un ataque a un autobús escolar

 

“El terrible ataque a un autobús en Sa’ada, Yemen, que según los informes ha matado a decenas de niños, supone que la guerra brutal que sacude el país ha tocado fondo. La pregunta ahora es si también supondrá un punto de inflexión, ese que finalmente empuje a las partes en conflicto, al Consejo de Seguridad de la ONU y a la comunidad internacional a hacer lo correcto con los niños y poner punto final al conflicto.

UNICEF, entre otros, ha llamado reiteradamente a proteger a los niños y a que se respete el derecho internacional humanitario. Llamamiento que ha recibido como respuesta absoluta indiferencia. Desde 2015, casi 2.400 niños han sido asesinados y más de 3.600 han resultado heridos en Yemen. Miles de niños han visto cómo su vida ha quedado destruida de una manera u otra. Los ataques contra hospitales, escuelas e infraestructuras básicas son habituales.

El conflicto incesante, los ataques reiterados y las restricciones de acceso debido a la inseguridad y la violencia obstaculizan nuestra capacidad de llegar a los más vulnerables, entre ellos 11 millones de niños que necesitan asistencia humanitaria.

¿Cuántos niños más tienen que sufrir o morir antes de que aquellos con poder de actuación detengan esta calamidad?

En las últimas semanas, una instalación de agua y un centro de saneamiento apoyados por UNICEF en Hodeida -ambos esenciales para proporcionar a las familias acceso a agua potable y prevenir otro brote de cólera- han sido atacados y gravemente dañados, poniendo en riesgo la salud y el bienestar de cientos de miles de personas.

Cuesta creer que este sea todavía un mundo en el que los niños tienen que vivir con miedo a ser atacados, pero lo cierto es que así es. Sin embargo, no es una realidad inevitable. Las partes en conflicto y aquellos que tienen influencia sobre ellas, incluidos los miembros del Consejo de Seguridad, pueden y deben poner fin a esta catástrofe, por el bien de los niños de Yemen.

Sugerencias
¿Qué hacer cuando se sospecha de violencia de género?

Sobrevivientes de distintas partes del mundo se unieron para lanzar un decálogo que incluye varios consejos sobre cómo actuar cuando […]

Tips para publicar fotos de tus hijos en las redes sociales de forma segura

La configuración adecuada de las aplicaciones permite controlar hasta dónde llega la información publicada Según un estudio realizado por McAffee […]

Limpia tu casa rápido con estos seis trucos

No te pierdas más segundos de tu fin de semana limpiando y limpiando Limpia tu casa sin tanto problema con […]

Ocho hábitos saludables que tienen mala fama

A partir de ahora podrás adquirir estos alimentos sin sentirte mal por ello Muchas investigaciones científicas han presentado estudios acerca […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *