El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@18 de febrero de 2019

Los niños de Mali sufren las peores consecuencias del conflicto en medio de la creciente inseguridad

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore, pide que se invierta más en infancia en su primera visita a […]

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore, pide que se invierta más en infancia en su primera visita a Mali

 

 

El deterioro de las condiciones de seguridad en Mali está privando a los niños de la oportunidad de sobrevivir, aprender y desarrollarse, ha explicado UNICEF.

 

“Los niños de Mali sufren en silencio y sin que el mundo les preste atención”, ha explicado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore, durante su visita al país. “En medio de la creciente violencia, cada vez más niños tienen hambre, dejan de ir a la escuela o mueren en sus primeros días de vida”.

 

Más de 850.000 niños menores de cinco años están en riesgo de sufrir desnutrición global aguda este año, incluyendo 274.000 que se enfrentan a la desnutrición aguda grave y al riesgo de muerte. Esta cifra representa un incremento del 34% y se debe principalmente a la creciente inseguridad alimentaria que se da en distintas zonas del país.

 

Los niveles de desnutrición aguda son los más altos de las zonas del norte afectadas por el conflicto, superando el 15% de Tombuctú, donde el interés limitado de los donantes dificulta la adquisición de alimento terapéutico suficiente, fundamental para curar a los niños desnutridos.

 

Más de un millón de niños en Mali no recibe educación primaria, un 30% más que en 2009. Hasta la fecha, 750 escuelas permanecen cerradas en áreas del norte y el centro del país debido a la inseguridad, lo que afecta a 300.000 niños en edad escolar. Otro millón de niños no recibe educación secundaria.

 

En Mali, 1 de cada 28 recién nacidos muere en su primer mes de vida, convirtiéndolo en uno de los 10 países del mundo con peores índices de mortalidad neonatal. También la mortalidad materna es una de las más altas a nivel global: 1 de cada 27 mujeres está en riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo.

 

Durante su visita a la capital del país, Fore subrayó la importancia de la consolidación de la paz y la cohesión social, incluyendo la inclusión en condiciones de igualdad de las niñas en el sistema educativo, la atención médica y la protección, como condiciones esenciales para la paz y el desarrollo.

 

“Si queremos un futuro mejor para los niños de Mali, tenemos que invertir desde hoy en su bienestar”, dijo Fore durante su visita a un colegio local a las afueras de Bamako. “Debemos poner a los niños en el centro de nuestras políticas y de nuestros esfuerzos por la consolidación de la paz. Su supervivencia y su futuro dependen de ello”.

 

Te podría interesar: Unicef en el comité de Madrid: hay un problema estructural con la infancia

 

El trabajo con aliados y mediante cinco oficinas de terreno, algunas en áreas en conflicto, UNICEF está sirviendo para proporcionar atención sanitaria, agua y saneamiento, nutrición, educación y protección a los niños que se encuentran en comunidades aisladas, a pesar de que la inseguridad dificulta la capacidad de respuesta.

 

Aún así, los fondos siguen siendo escasos. Casi el 80% de los 37 millones de dólares (unos 32 millones de euros) que UNICEF necesita para dar respuesta humanitaria sigue sin financiación. UNICEF necesita recursos adicionales con urgencia para proporcionar a los niños de Mali la ayuda que necesitan para sobrevivir.

1 junio, 2018
La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore, pide que se invierta más en infancia en su primera visita a Mali

 

 

El deterioro de las condiciones de seguridad en Mali está privando a los niños de la oportunidad de sobrevivir, aprender y desarrollarse, ha explicado UNICEF.

 

“Los niños de Mali sufren en silencio y sin que el mundo les preste atención”, ha explicado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore, durante su visita al país. “En medio de la creciente violencia, cada vez más niños tienen hambre, dejan de ir a la escuela o mueren en sus primeros días de vida”.

 

Más de 850.000 niños menores de cinco años están en riesgo de sufrir desnutrición global aguda este año, incluyendo 274.000 que se enfrentan a la desnutrición aguda grave y al riesgo de muerte. Esta cifra representa un incremento del 34% y se debe principalmente a la creciente inseguridad alimentaria que se da en distintas zonas del país.

 

Los niveles de desnutrición aguda son los más altos de las zonas del norte afectadas por el conflicto, superando el 15% de Tombuctú, donde el interés limitado de los donantes dificulta la adquisición de alimento terapéutico suficiente, fundamental para curar a los niños desnutridos.

 

Más de un millón de niños en Mali no recibe educación primaria, un 30% más que en 2009. Hasta la fecha, 750 escuelas permanecen cerradas en áreas del norte y el centro del país debido a la inseguridad, lo que afecta a 300.000 niños en edad escolar. Otro millón de niños no recibe educación secundaria.

 

En Mali, 1 de cada 28 recién nacidos muere en su primer mes de vida, convirtiéndolo en uno de los 10 países del mundo con peores índices de mortalidad neonatal. También la mortalidad materna es una de las más altas a nivel global: 1 de cada 27 mujeres está en riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo.

 

Durante su visita a la capital del país, Fore subrayó la importancia de la consolidación de la paz y la cohesión social, incluyendo la inclusión en condiciones de igualdad de las niñas en el sistema educativo, la atención médica y la protección, como condiciones esenciales para la paz y el desarrollo.

 

“Si queremos un futuro mejor para los niños de Mali, tenemos que invertir desde hoy en su bienestar”, dijo Fore durante su visita a un colegio local a las afueras de Bamako. “Debemos poner a los niños en el centro de nuestras políticas y de nuestros esfuerzos por la consolidación de la paz. Su supervivencia y su futuro dependen de ello”.

 

Te podría interesar: Unicef en el comité de Madrid: hay un problema estructural con la infancia

 

El trabajo con aliados y mediante cinco oficinas de terreno, algunas en áreas en conflicto, UNICEF está sirviendo para proporcionar atención sanitaria, agua y saneamiento, nutrición, educación y protección a los niños que se encuentran en comunidades aisladas, a pesar de que la inseguridad dificulta la capacidad de respuesta.

 

Aún así, los fondos siguen siendo escasos. Casi el 80% de los 37 millones de dólares (unos 32 millones de euros) que UNICEF necesita para dar respuesta humanitaria sigue sin financiación. UNICEF necesita recursos adicionales con urgencia para proporcionar a los niños de Mali la ayuda que necesitan para sobrevivir.

Sugerencias
¿Qué hacer cuando se sospecha de violencia de género?

Sobrevivientes de distintas partes del mundo se unieron para lanzar un decálogo que incluye varios consejos sobre cómo actuar cuando […]

Tips para publicar fotos de tus hijos en las redes sociales de forma segura

La configuración adecuada de las aplicaciones permite controlar hasta dónde llega la información publicada Según un estudio realizado por McAffee […]

Limpia tu casa rápido con estos seis trucos

No te pierdas más segundos de tu fin de semana limpiando y limpiando Limpia tu casa sin tanto problema con […]

Ocho hábitos saludables que tienen mala fama

A partir de ahora podrás adquirir estos alimentos sin sentirte mal por ello Muchas investigaciones científicas han presentado estudios acerca […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *