El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@12 de febrero: Día Internacional contra el Uso de Niños Soldado

Una madre y su hijo con discapacidad viven en un trastero en Valencia

La mujer ha realizado múltiples peticiones de ayuda para encontrar un alquiler que pueda pagar, pero nunca recibe respuesta Una […]

La mujer ha realizado múltiples peticiones de ayuda para encontrar un alquiler que pueda pagar, pero nunca recibe respuesta

Una madre de 66 años y su hijo con discapacidad mental, de 33, se vieron obligados a vivir en un trastero en un barrio de Valencia, por no poder pagar un alquiler.

Desde el pasado octubre, Rosario Planas y su hijo se resguardaron en el trastero de cinco metros cuadrados, luego de que su vivienda alquilada fuera vendida.

La madre se quedó sin trabajo hace dos años tras romperse el tobillo, pero contaba con su pensión por discapacidad de 380 euros y los 366 que recibe por cuidar de su hijo. De esta manera, fue capaz de costear el alquiler de 370 euros hasta que el lugar fue vendido.

“Con el dinero que me quedaba tras abonar el alquiler pagaba la luz, el agua y el gas, y solía quedarme 50 euros para otros gastos”, relató.

Te puede interesar: Mujer mexicana condenada a una década en prisión por un aborto espontáneo

El caso fue puesto en manos de abogados, pero sin ningún resultado positivo para Planas y su hijo. Ambos debieron abandonar la vivienda el  pasado 4 de octubre.

De esta manera, la pequeña familia tuvo que refugiarse en un trastero “que sí podía pagar, porque solo me ofrecían alquileres de 500 o 600 euros”, monto que no podía asumir.

“La única solución fue ir al trastero. Tenemos que dormir en el pasillo en una cama hinchable sobre la que ponemos un nórdico”, explicó esta mujer.

Asimismo, reveló que ella y su hijo acuden todos los días a un comedor social del barrio de Orriols para comer algo caliente.

La ayuda que nunca llegó

Rosario Planas se separó a los 29 años y vivía con sus cuatro hijos. Actualmente, tres de ellos viven con amigos y ella se quedó con el hijo que sufre una discapacidad mental. Desde hace años acude todos los días al Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial a Personas con Trastorno Mental Grave (Creap).

Sin embargo, la respuesta a la petición de una “vivienda digna, un techo, con un alquiler de no más de 300 euros” ha sido nula. La madre ha indicado que no le importa el estado de la pieza: “soy manitas y reciclo hasta los muebles”.

Planas lleva consigo una bolsa con “más de doscientos papeles” de todas las peticiones de ayuda que ha hecho. Pese a las respuestas negativas, dice que mantiene la esperanza de poder tener una casa para estar junto a su familia.

El 15 de enero, un hostal del barrio de Torrefiel y una empresa de frutas escucharon sus súplicas y costearon su estancia en un hotel. Pero la solución es temporal.

Los sin hogar en España

El Instituto Nacional de Estadística indicó en noviembre del año pasado que hay 23.000 personas sin hogar en España. Mientras que la entidad católica Cáritas asegura que  atiende a unas 40.000 personas en situación de sinhogarismo.

Por otro lado, la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020 estima que la cifra real de personas en situación de sin hogar es de 33.275.

Una persona sin hogar no está empadronada y, por ende, pierde acceso a los servicios de salud, a la protección social y a derechos ciudadanos, como el voto.

21 enero, 2019

La mujer ha realizado múltiples peticiones de ayuda para encontrar un alquiler que pueda pagar, pero nunca recibe respuesta

Una madre de 66 años y su hijo con discapacidad mental, de 33, se vieron obligados a vivir en un trastero en un barrio de Valencia, por no poder pagar un alquiler.

Desde el pasado octubre, Rosario Planas y su hijo se resguardaron en el trastero de cinco metros cuadrados, luego de que su vivienda alquilada fuera vendida.

La madre se quedó sin trabajo hace dos años tras romperse el tobillo, pero contaba con su pensión por discapacidad de 380 euros y los 366 que recibe por cuidar de su hijo. De esta manera, fue capaz de costear el alquiler de 370 euros hasta que el lugar fue vendido.

“Con el dinero que me quedaba tras abonar el alquiler pagaba la luz, el agua y el gas, y solía quedarme 50 euros para otros gastos”, relató.

Te puede interesar: Mujer mexicana condenada a una década en prisión por un aborto espontáneo

El caso fue puesto en manos de abogados, pero sin ningún resultado positivo para Planas y su hijo. Ambos debieron abandonar la vivienda el  pasado 4 de octubre.

De esta manera, la pequeña familia tuvo que refugiarse en un trastero “que sí podía pagar, porque solo me ofrecían alquileres de 500 o 600 euros”, monto que no podía asumir.

“La única solución fue ir al trastero. Tenemos que dormir en el pasillo en una cama hinchable sobre la que ponemos un nórdico”, explicó esta mujer.

Asimismo, reveló que ella y su hijo acuden todos los días a un comedor social del barrio de Orriols para comer algo caliente.

La ayuda que nunca llegó

Rosario Planas se separó a los 29 años y vivía con sus cuatro hijos. Actualmente, tres de ellos viven con amigos y ella se quedó con el hijo que sufre una discapacidad mental. Desde hace años acude todos los días al Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial a Personas con Trastorno Mental Grave (Creap).

Sin embargo, la respuesta a la petición de una “vivienda digna, un techo, con un alquiler de no más de 300 euros” ha sido nula. La madre ha indicado que no le importa el estado de la pieza: “soy manitas y reciclo hasta los muebles”.

Planas lleva consigo una bolsa con “más de doscientos papeles” de todas las peticiones de ayuda que ha hecho. Pese a las respuestas negativas, dice que mantiene la esperanza de poder tener una casa para estar junto a su familia.

El 15 de enero, un hostal del barrio de Torrefiel y una empresa de frutas escucharon sus súplicas y costearon su estancia en un hotel. Pero la solución es temporal.

Los sin hogar en España

El Instituto Nacional de Estadística indicó en noviembre del año pasado que hay 23.000 personas sin hogar en España. Mientras que la entidad católica Cáritas asegura que  atiende a unas 40.000 personas en situación de sinhogarismo.

Por otro lado, la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020 estima que la cifra real de personas en situación de sin hogar es de 33.275.

Una persona sin hogar no está empadronada y, por ende, pierde acceso a los servicios de salud, a la protección social y a derechos ciudadanos, como el voto.

Sugerencias
¿Qué hacer cuando se sospecha de violencia de género?

Sobrevivientes de distintas partes del mundo se unieron para lanzar un decálogo que incluye varios consejos sobre cómo actuar cuando […]

Tips para publicar fotos de tus hijos en las redes sociales de forma segura

La configuración adecuada de las aplicaciones permite controlar hasta dónde llega la información publicada Según un estudio realizado por McAffee […]

Limpia tu casa rápido con estos seis trucos

No te pierdas más segundos de tu fin de semana limpiando y limpiando Limpia tu casa sin tanto problema con […]

Ocho hábitos saludables que tienen mala fama

A partir de ahora podrás adquirir estos alimentos sin sentirte mal por ello Muchas investigaciones científicas han presentado estudios acerca […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *