El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@22 de marzo: Día Mundial del Agua

¡Por mar y tierra! Inmigrantes subsaharianos saltan a España

Casi todos los que están en los campamentos son hombres, muchos de ellos menores   Cada vez es más complicado […]

Casi todos los que están en los campamentos son hombres, muchos de ellos menores

 

Cada vez es más complicado llegar a España por aire, mar o tierra siendo inmigrantes. Sin embargo, vivir en un condiciones deplorables y en conflicto empuja a buscar nuevos senderos donde, mayormente, la vida está en juego.

De acuerdo a un reciente estudio realizado por Pew Center, un 40 % de los subsaharianos desea irse a otra nación. Desde el año 2010, 1.600 personas de la zona más pobre del planeta se instaló en Europa.

Tras un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en colaboración con el Centro de Investigación Agrícolo para el Desarrollo (Cirad), se conoció que el 75 % de los subsaharianos que abandonaron su hogar en el año 2017 se quedó en el continente.

En lo que va de década, la emigración desde el Áfria subsahariana al territorio nacional se incrementó  un 20 %.

Mientras el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, hablaba este jueves sobre su voluntad de retirar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla, jóvenes subsaharianos deambulan por el arcén en mira de un estrategia para llegar a España, puesto que algunos la semana pasada tuvieron la intención huir pero las las fuerzas auxiliares marroquíes evitaron la acción. Otros optaron por la valla de seis metros de altura que separa el reino alauí de la ciudad autónoma, pero les fue imposible.

Los subsaharianos del arcén lograban escapar de una furgoneta de la policía que les perseguía para llevarlos al desierto. Despupes de esto, bajaron hasta su refugio en la montaña, en el bosque de Beliones, a pocos kilómetros del alambrado fronterizo. Allí, en lo que ellos llaman la “Foret”, prevalecen decenas de campamentos de plásticos, mantas y tiendas de campaña donde aguardan su oportunidad para intentar cruzar a España.

Te podría interesar: Un grupo de 20 inmigrantes es acogido por algunas entidades en Jerez

Casi todos los que están en los campamentos son hombres, muchos de ellos menores. La mayoría ha recorrido un duro viaje desde Guinea, Camerún o Nigeria. Un joven guineano llamado Barry hacontado: “Estamos miles de personas atrapadas en los bosques. Cada vez es más complicado saltar y si nos ve la policía marroquí nos detiene”.

El jefe de la policía marroquí de la región de Tetuán, en voz baja, comenta que “cada vez están llegando al norte de Marruecos más inmigrantes. Todos los días salen pateras y tenemos que levantar la mano porque se está formando un tapón cerca de las fronteras que nos puede traer muchos problemas este verano”.

En mayo, pisaron las costas andaluzas 3.400 personas por vía marítima; en los últimos meses han muerto o desaparecido 235 migrantes. Por la vía terrestre, la de la valla de Ceuta, la cual ha sido saltada por 122 subsaharianos en lo que va de año, ha revelado la Cruz Roja.

La aldea de Taourirt, el punto de encuentro de los inmigrantes que viven entre 30 pequeños campamentos, ha denunciado: “Los emigrantes afirman que la semana pasada han muerto tres al intentar saltar. Afirman también que la Guardia Civil utilizó gases para bajarlos de las vallas. Afirman que a los caídos al suelo entre vallas los devolvían exánimes a Marruecos. Y todos subrayan la violencia con que los tratan las fuerzas auxiliares del ejército en el lado marroquí”.

Las fuerzas auxiliares han estado arrasando y quemando estos campamentos. El último salto masivo al triple vallado de Melilla fue en enero, cuando 209 inmigrantes consiguieron entrar en la ciudad autónoma, ha mencionado la Asociación Marroquí de Derechos Humanos.

21 junio, 2018

Casi todos los que están en los campamentos son hombres, muchos de ellos menores

 

Cada vez es más complicado llegar a España por aire, mar o tierra siendo inmigrantes. Sin embargo, vivir en un condiciones deplorables y en conflicto empuja a buscar nuevos senderos donde, mayormente, la vida está en juego.

De acuerdo a un reciente estudio realizado por Pew Center, un 40 % de los subsaharianos desea irse a otra nación. Desde el año 2010, 1.600 personas de la zona más pobre del planeta se instaló en Europa.

Tras un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en colaboración con el Centro de Investigación Agrícolo para el Desarrollo (Cirad), se conoció que el 75 % de los subsaharianos que abandonaron su hogar en el año 2017 se quedó en el continente.

En lo que va de década, la emigración desde el Áfria subsahariana al territorio nacional se incrementó  un 20 %.

Mientras el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, hablaba este jueves sobre su voluntad de retirar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla, jóvenes subsaharianos deambulan por el arcén en mira de un estrategia para llegar a España, puesto que algunos la semana pasada tuvieron la intención huir pero las las fuerzas auxiliares marroquíes evitaron la acción. Otros optaron por la valla de seis metros de altura que separa el reino alauí de la ciudad autónoma, pero les fue imposible.

Los subsaharianos del arcén lograban escapar de una furgoneta de la policía que les perseguía para llevarlos al desierto. Despupes de esto, bajaron hasta su refugio en la montaña, en el bosque de Beliones, a pocos kilómetros del alambrado fronterizo. Allí, en lo que ellos llaman la “Foret”, prevalecen decenas de campamentos de plásticos, mantas y tiendas de campaña donde aguardan su oportunidad para intentar cruzar a España.

Te podría interesar: Un grupo de 20 inmigrantes es acogido por algunas entidades en Jerez

Casi todos los que están en los campamentos son hombres, muchos de ellos menores. La mayoría ha recorrido un duro viaje desde Guinea, Camerún o Nigeria. Un joven guineano llamado Barry hacontado: “Estamos miles de personas atrapadas en los bosques. Cada vez es más complicado saltar y si nos ve la policía marroquí nos detiene”.

El jefe de la policía marroquí de la región de Tetuán, en voz baja, comenta que “cada vez están llegando al norte de Marruecos más inmigrantes. Todos los días salen pateras y tenemos que levantar la mano porque se está formando un tapón cerca de las fronteras que nos puede traer muchos problemas este verano”.

En mayo, pisaron las costas andaluzas 3.400 personas por vía marítima; en los últimos meses han muerto o desaparecido 235 migrantes. Por la vía terrestre, la de la valla de Ceuta, la cual ha sido saltada por 122 subsaharianos en lo que va de año, ha revelado la Cruz Roja.

La aldea de Taourirt, el punto de encuentro de los inmigrantes que viven entre 30 pequeños campamentos, ha denunciado: “Los emigrantes afirman que la semana pasada han muerto tres al intentar saltar. Afirman también que la Guardia Civil utilizó gases para bajarlos de las vallas. Afirman que a los caídos al suelo entre vallas los devolvían exánimes a Marruecos. Y todos subrayan la violencia con que los tratan las fuerzas auxiliares del ejército en el lado marroquí”.

Las fuerzas auxiliares han estado arrasando y quemando estos campamentos. El último salto masivo al triple vallado de Melilla fue en enero, cuando 209 inmigrantes consiguieron entrar en la ciudad autónoma, ha mencionado la Asociación Marroquí de Derechos Humanos.

Sugerencias
¿Qué hacer cuando se sospecha de violencia de género?

Sobrevivientes de distintas partes del mundo se unieron para lanzar un decálogo que incluye varios consejos sobre cómo actuar cuando […]

Tips para publicar fotos de tus hijos en las redes sociales de forma segura

La configuración adecuada de las aplicaciones permite controlar hasta dónde llega la información publicada Según un estudio realizado por McAffee […]

Limpia tu casa rápido con estos seis trucos

No te pierdas más segundos de tu fin de semana limpiando y limpiando Limpia tu casa sin tanto problema con […]

Ocho hábitos saludables que tienen mala fama

A partir de ahora podrás adquirir estos alimentos sin sentirte mal por ello Muchas investigaciones científicas han presentado estudios acerca […]

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *