El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@

“Postureos” solidarios para ligar en las redes sociales

Cada vez más gente sube fotos haciendo buenas acciones para ligar y así obtener mejores resultados.  Las RRSS en general […]

Cada vez más gente sube fotos haciendo buenas acciones para ligar y así obtener mejores resultados. 

Las RRSS en general e Instagram en particular suponen un reto visual llenos de fotografías con filtros infinitos, desayunos con aguacate que ahora está de moda, morritos, consejos de gente probablemente con más faltas de ortografía que quien los lee, en fin reyes de su casa que quieren ser reyes del mundo. Hay quienes incluso se atreven a puntuar a gente, lugares o sitios como si fueran auténticos expertos… Como diría mi madre “Consejos vendo que para mi no tengo”.

La forma de ligar también se transformó con la aparición de Tinder que nos ponía fácil chatear con todas las personas con la que hicieras match, con todas las personas que según los algoritmos introducidos por esta red social indicaban que te ibas a llevar bien. El postureo solidario de la foto haciendo una buena labor social ahora se usa para ligar. Como sacar a pasear a tu sobrinito pequeño para fardar de que eres un tiazo…

Humanitarians of Tinder lleva cuatro años recogiendo a diario las fotos de usuarios aleatorios de la aplicación. Su punto en común: todos ellos, hombres o mujeres, muestran en sus perfiles lo buenas personas que son. Como si fueran influencers repartiendo gafas de sol en África, los solteros suben a la red social fotos con niños de poblados africanos, bien de forma cariñosa, bien dándoles clase en aulas abarrotadas… Pero, ¿es oro todo lo que parece?

«En Tinder, Facebook y demás redes sociales tampoco es que se mienta tanto como se podría mentir en una discoteca», asegura el profesor de la Universitat Oberta de Catalunya y sociólogo de las emociones, Francesc Núñez. «Todo el mundo tiene versiones de uno mismo para venderse cuando liga», afirma.

Para Núñez, este mostrarse solidario en las páginas de ligar tiene mucho que ver con uno de los términos de moda: la posverdad. «Una de las características principales de las redes sociales es que puedes editar la imagen: organizarla, vestirla bien y publicarla. Editar lo que muestras de ti da margen de acción… En estas webs y aplicaciones de ligoteo se generan ficciones, posverdad. No consiste tanto en mentir como en que te creas tu propia propaganda».

Te puede interesar: Las personas solidarias ligan más y tienen más sexo

El verbo clave en estas redes sociales es «vender»: las relaciones y las personas se entienden como si fueran productos en el gran mercado de la carne: «Somos conscientes de que somos mercancía, que nos van a comprar, por lo que hay que venderse», reflexiona el sociólogo. Aunque sin caer en la mentira. Si el recurso es para ligotear en un momento y de manera instrumental (como sucedería en una discoteca), entonces esta falsedad puede ser comprensible, mientras que para una relación a largo plazo se prima la confianza.

En el Facebook de la página web podemos ver alguna de las capturas de estos perfiles de Tinder. Una de ellas, el perfil de un casco azul de las Naciones Unidas dando de beber a un niño y los comentarios no dejan lugar duda: «Estoy horrorizada», «¿Qué cojones?», etc. La estrategia de enternecer los corazones puede no ser tan efectiva como pueda parecer.

Este recurso a «embellecer el historial» o mostrarnos de una manera más favorable no es exclusivo de los millenials o de las nuevas generaciones nativas digitales.

«Para ellos es más natural, es algo dado por descontado», explica el profesor Núñez. «Sin embargo, los mayores, quienes no están ahí desde siempre, adoptan unas prácticas similares, aunque las viven con más contradicciones y su éxito depende de su capacidad adaptativa».

Como si se tratara de una foto del delicioso plato que estás a punto de subir a tu cuenta de Instagram, los perfiles de este tipo de redes se construyen como escaparates de la mejor parte de nosotros mismos, bien con fotos cuquis con mascotas, en el gimnasio o bien construyendo un pozo en África. Todo vale si al final gustas.

4 diciembre, 2018

Cada vez más gente sube fotos haciendo buenas acciones para ligar y así obtener mejores resultados. 

Las RRSS en general e Instagram en particular suponen un reto visual llenos de fotografías con filtros infinitos, desayunos con aguacate que ahora está de moda, morritos, consejos de gente probablemente con más faltas de ortografía que quien los lee, en fin reyes de su casa que quieren ser reyes del mundo. Hay quienes incluso se atreven a puntuar a gente, lugares o sitios como si fueran auténticos expertos… Como diría mi madre “Consejos vendo que para mi no tengo”.

La forma de ligar también se transformó con la aparición de Tinder que nos ponía fácil chatear con todas las personas con la que hicieras match, con todas las personas que según los algoritmos introducidos por esta red social indicaban que te ibas a llevar bien. El postureo solidario de la foto haciendo una buena labor social ahora se usa para ligar. Como sacar a pasear a tu sobrinito pequeño para fardar de que eres un tiazo…

Humanitarians of Tinder lleva cuatro años recogiendo a diario las fotos de usuarios aleatorios de la aplicación. Su punto en común: todos ellos, hombres o mujeres, muestran en sus perfiles lo buenas personas que son. Como si fueran influencers repartiendo gafas de sol en África, los solteros suben a la red social fotos con niños de poblados africanos, bien de forma cariñosa, bien dándoles clase en aulas abarrotadas… Pero, ¿es oro todo lo que parece?

«En Tinder, Facebook y demás redes sociales tampoco es que se mienta tanto como se podría mentir en una discoteca», asegura el profesor de la Universitat Oberta de Catalunya y sociólogo de las emociones, Francesc Núñez. «Todo el mundo tiene versiones de uno mismo para venderse cuando liga», afirma.

Para Núñez, este mostrarse solidario en las páginas de ligar tiene mucho que ver con uno de los términos de moda: la posverdad. «Una de las características principales de las redes sociales es que puedes editar la imagen: organizarla, vestirla bien y publicarla. Editar lo que muestras de ti da margen de acción… En estas webs y aplicaciones de ligoteo se generan ficciones, posverdad. No consiste tanto en mentir como en que te creas tu propia propaganda».

Te puede interesar: Las personas solidarias ligan más y tienen más sexo

El verbo clave en estas redes sociales es «vender»: las relaciones y las personas se entienden como si fueran productos en el gran mercado de la carne: «Somos conscientes de que somos mercancía, que nos van a comprar, por lo que hay que venderse», reflexiona el sociólogo. Aunque sin caer en la mentira. Si el recurso es para ligotear en un momento y de manera instrumental (como sucedería en una discoteca), entonces esta falsedad puede ser comprensible, mientras que para una relación a largo plazo se prima la confianza.

En el Facebook de la página web podemos ver alguna de las capturas de estos perfiles de Tinder. Una de ellas, el perfil de un casco azul de las Naciones Unidas dando de beber a un niño y los comentarios no dejan lugar duda: «Estoy horrorizada», «¿Qué cojones?», etc. La estrategia de enternecer los corazones puede no ser tan efectiva como pueda parecer.

Este recurso a «embellecer el historial» o mostrarnos de una manera más favorable no es exclusivo de los millenials o de las nuevas generaciones nativas digitales.

«Para ellos es más natural, es algo dado por descontado», explica el profesor Núñez. «Sin embargo, los mayores, quienes no están ahí desde siempre, adoptan unas prácticas similares, aunque las viven con más contradicciones y su éxito depende de su capacidad adaptativa».

Como si se tratara de una foto del delicioso plato que estás a punto de subir a tu cuenta de Instagram, los perfiles de este tipo de redes se construyen como escaparates de la mejor parte de nosotros mismos, bien con fotos cuquis con mascotas, en el gimnasio o bien construyendo un pozo en África. Todo vale si al final gustas.

Sugerencias
¿Qué hacer para despegar a los niños de las pantallas?

Es común ver que los infantes se resistan a que los padres vean qué está haciendo, la irregularidad en el […]

Tres recetas fáciles con aguacate para las “escapadas” a la playa

Elecciones deliciosas, nutritivas y sencillas con aguacate para no permanecer en la rutina de los mismos platos de siempre Si […]

El cigarro electrónico no es seguro, de acuerdo a los neumónologos

Una de las razones de mayor peso para afirmar que el cigarro electrónico no es seguro, es que tiene la […]

Este verano te damos las claves para prevenir cistitis

Si tomas mucha agua, tratas de que la zona urogenital no esté húmeda, y evitas los jabones aromatizados, podrás prevenir […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *